26 de abril de 2018

"La niña del faro" - Jeanette Winterson



“Mi madre me llamó Silver, nací mitad metal precioso y mitad pirata”

Así se presenta la protagonista de esta bonita historia. Silver nació en un acantilado de Salts y ese lugar tan peculiar la marca para siempre.

“Hay quien se cría en una colina y hay quien se cría en el valle. La mayoría lo hace en el llano. Yo vine a la vida inclinada y así es como he vivido desde entonces.”

Salts es un pueblo vacío. Vive de sus costumbres y de su pasado. Nada en él está vivo.

“Salts, el pueblo donde nací, una concha azotada por el mar, orillada de arena y mordisqueada por las rocas. Ah, y un faro.”

Cuando Silver queda huérfana es al faro donde se tiene que ir a vivir pues es acogida por Pew, el anciano farero que se encarga de él.

“En la punta noreste del territorio escocés hay un lugar desierto y agrestre que en gaélico se conoce como Am Parbh.”

El faro se encuentra en el Cabo de la Ira, un refugio de gaviotas y sueños. En esa soledad y con la única compañía del viejo, Silver aprenderá a defenderse, a sobrevivir, pero sobre todo aprenderá a contar historias.

Pew es viejo, tan viejo como el faro. Pertenece a una estirpe de fareros que siempre se encargaron de vigilar un cabo traicionero y con mar siempre embravecido. Además, esa estirpe tiene una peculiaridad: todos son ciegos. Esa ceguera permite que Pew pueda apreciar cosas que escapan a la percepción de los demás.

A través de Pew, Silver conoce la historia del faro, cómo se decidió su construcción y su emplazamiento. A través de los recuerdos de Pew viajamos un siglo atrás y conocemos a la familia Dark, comerciantes de Bristol. Babel Dark se enamora de Molly, la hija de un tendero del pueblo. Pero se casa con otra mujer más acorde con su estatus social, y se instala en Salts como reverendo de la localidad. El carácter complejo e irascible de este personaje tendrá un peso específico en el devenir de toda la historia.

Enlazando diferentes líneas temporales se nos cuentan diferentes historias. En ellas aparecerán personajes reales como Robert Louis Stevenson o Darwin, y ficticios como la maestra Pinch –una mujer que describe el mundo de tal manera que se te quitan las ganas de conocerlo–. El pasado, el presente y la vida de estos personajes conforman un mosaico variado.
   
En realidad “La niña del faro” es una historia de historias. Es un homenaje a esa tradición de antaño cuando los más viejos de un lugar recitaban cuentos, mitad reales mitad fantasía, para transmitir de generación en generación el conocimiento de los acontecimientos como una manera de luchar contra el olvido.

A lo largo de todo el libro hay reflexiones muy interesantes. La gran carga simbólica que tiene un faro como punto de luz en la oscuridad y todo lo que supone esa referencia en la noche, es fuente de frases muy bonitas. Pero ciertas abstracciones se muestran algo filosóficas y he de reconocer que me llegué a perder en algún momento.

El libro va de más a menos. Es estupendo prácticamente en su totalidad, pero al final, cuando Silver ya es adulta, hay un salto en el tiempo que a mí me desconcertó y me dejó bastante descolocada. Además, hay algunas escenas que, en mi opinión, no venían a cuento, como introducir una especie de resumen del argumento de Tristán e Isolda. El libro termina divagando mucho y dejando flecos que me molestaron bastante y que me dejaron un regusto agridulce.

No obstante, es una lectura altamente recomendable. Hay reflexiones muy interesantes y contadas de una forma muy bella.

“Cada faro era una historia y los destellos eran las historias lanzadas al mar por encima de las olas a modo de señal, guía, consuelo y advertencia.”






26 comentarios:

  1. He visto este libro en Facebook, en Tarro-Libros y me ha llamado la atención. me gusta lo de los saltos temporales y que mezcle personajes ficticios y reales, aunque eso de que va de más a menos, me echa para atrás. Seguiré a la espera de ver más cosas o de que me tope con él.
    Has escogido unas citas preciosas. Eso de "mitad metal precioso y mitad pirata" me ha emocionado. Igual no está tan mal animarse con él.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque tenga esa pega del final yo te recomiendo que lo leas, porque todo lo que va antes es muy bueno. Hace unas reflexiones estupendas y yo llené hojas y hojas con frases que me llamaron la atención. Merece la pena.
      Si hice la película fue porque había tantas que había que ponerlas sí o sí.
      A mí los faros también me gustan, de día se les ve solitarios, en una punta de tierra, a veces en lo alto y tienen un no sé qué de tristeza. De noche me transmiten seguridad, tampoco sé muy bien por qué ya que yo no he pilotado un barco en mi vida.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  2. Qué pena lo del final, Paloma, porque al principio por lo que contabas tenía una buena pinta... la primera frase ya me ha impactado y me he dicho que este libro seguro que me gustaría. Opino como Rosa, se le puede dar una oportunidad.
    A mi también me gustan los faros, los reales y los que has puesto con tu firma. ¿¿Cómo hacéis cosas tan bonitas?? Es curioso, porque antes de venir a tu casa me he pasado por la de Chelo y siempre me fijo en la muñequita que adorna su firma... Yo he estado tanto tiempo sin buscar cosas para el blog que me siento "enlentecida". En fin, poco a poco.
    Me ha encantado tu post, Kirke. Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chari.
      A pesar de esa pega del final sigo recomendando el libro. Tú ya me conoces y sabes que cuando escribo sobre un libro cuento lo bueno y lo malo. El final estropea, a mi modo de ver, la novela, pero no tanto como para que no me gustara mucho. Como le comento a Rosa, tiene reflexiones estupendas que merecen leerse.
      En cuanto a la firma yo la hago con el Power Point, y luego la diapositiva la paso a formato .jpg La portada ya me la curro algo más con el Canva (una recomendación de otro bloguero, David Rubio).
      Un besote.

      Eliminar
  3. Tiene muy buena pinta esta reseña, lo peor esa variación del tiempo. Quizás si lo ve me animo a comprarlo para el verano. A mi me gustan los faros. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mamen.
      El libro merece leerse, no creo que defraude en general. He reseñado ese final, para mí, desconcertante y flojo; puede que haya otros lectores a los que no les importe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Yo creo que os enseñe mi cuadro del faro, creo recordar a tí pero tú reseña me lo ha recordado y lo que disfrute pintando el cuadro, siempre me han gustado los faros, en la Provincia de Alicante hay algunos y en unos lugares muy bonitos.
    La reseña esta muy bien, y el libro no pinta nada mal, pero eso de que va de mas a menos me hace dudar, de modo que me lo pensaré.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Tere.
      Por lo que estoy viendo, los faros nos gustan a muchos. Yo creo que ese simbolismo al que hago referencia en la reseña tiene mucho que ver. Si lees el libro verás cómo se habla de los faros en muchos sentidos, y con alegorías muy bonitas.
      Un beso grande.

      Eliminar
  5. Sin duda tiene que resultar una novela muy interesante. Me gustan las historias dentro de las historia, los mitos y leyendas contadas por los viejos lugareños y los recuerdos de una vida contados por el/la protagonista. Me ha hecho mucha gracia tu descripción de la maestra Pinch, que describe el mundo de tal manera que se te quitan las ganas de conocerlo, jajaja.
    Por desgracia, veo que vuelve a suceder lo que en muchos (demasiados) libros: el exceso de información que no viene a cuento y los finales precipitados. En fin, no todo tiene que ser perfecto, con tal de que la lectura resulte entretenida.
    Una estupenda reseña que invita a leer la historia de esa niña del faro.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, se me olvidó decirte que el montaje de vídeo que has hecho es estupendo y el tema musical de fondo excelente. Mark Knopfler, y antes Dire Straits, me encanta. Y ese Long road es una maravilla.
      Otro beso de propina.

      Eliminar
    2. Hola, Josep Mª
      La descripción de la señorita Pinch es más o menos como te la describe la protagonista, no ahondo más porque no quiero destripar nada, pero ese personaje se hace repelente y muy estirado, te quita las ganas de vivir.
      Lo de añadir un resumen de Tristán e Isolda me dejó descolocada, le di vueltas y vueltas por si era alguna alegoría, pero yo no le vi sentido. Ya me contarás, si te animas a leer el libro, si tú se lo encuentras.
      Estoy de acuerdo contigo en que algunas novelas precipitan el final, no sé si porque la editorial demanda el trabajo y se les echa el tiempo encima o porque se cansan de la historia y deciden acabar de cualquier manera. No lo entiendo. Pero también opino como tú, nada es perfecto, y esta novela a pesar del final merece una oportunidad porque es bastante buena.
      Me resulta curioso que digas lo de Mark Knopfler y Dire Straits, porque cuando fui a poner los créditos en el montaje dudé qué poner, el solista o el grupo. En internet a ese tema se lo ponen como de Knopfler pero yo juraría que cuando lo emitían en la radio el guitarrista estaba aún con los Dire.
      Gracias por los dos besos y me alegro que te haya gustado la mini-película (que sepas que tengo una pendiente para Irreal... pero dame tiempo, soy lenta pero segura).
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. ¿De qué me sonará a mí "La niña del faro"? ;-)
    Creo que me gustará, por todas esas reflexiones implícitas aunque digas que va de más a menos. A pesar de ello, que sea un conjunto de historias hace que me resulte atractivo.

    Yo dormí una noche en un faro, el de las islas Columbretes, y me has hecho evocarlo con tu reseña.

    Un beso muy fuerte, querida compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Chelo.
      ¡Dormiste en un faro! ¡Qué pasada!
      A estas alturas estoy comprobando que a todos nos fascinan los faros. Tienen mucha carga simbólica y creo que eso los hace especiales.
      Me alegra que te gustara esta reseña.
      Un beso grande, guapa.

      Eliminar
  7. Hace poquísimo que lo leí, y me pareció ante todo y con los peros (que los tiene) una lectura muy especial. Cierto es que el último tercio en una primera lectura me desorientó un poco, decidí leerlo seguido una segunda vez y lo aprecié de manera diferente.

    Un abrazo Paloma, me alegra que con todo te haya gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Mer.
      Antes de nada, he de agradecerte aquella reseña que hiciste sobre este libro porque me animó a leerlo. Y a pesar de esos peros, no me arrepiento. Me gustó mucho. Y si conocí la obra fue gracias a ti.
      Si a ti también te descolocó la parte final y luego no te resultó tan rara cuando lo volviste a leer, puede que tenga que hacer yo lo mismo. Aunque en mi caso dejaré pasar algo más de tiempo.
      Suelo apuntar en un cuaderno las frases que me gustan de un libro cuando lo leo. Con este llené un montón de páginas, prueba evidente de que me llamó mucho la atención y me gustó.
      Gracias, Mer, por presentarme esta novela tan original y tan cargada de mensaje.
      Un besote.

      Eliminar
  8. Hola Paloma coincido con tu opinión plenamente y a pesar de esas sensaciones agridulces que quedan es un libro que se tiene que leer, te deja con frases que te hacen pensar y apuntar para no olvidar. Y sí yo también empecé con una segunda lectura pero paré porque pensé que era mejor dejar pasar un tiempo y luego retomarlo.
    Los faros tienen ese qué de misterio, de historias vividas y no contadas y también ese simbolismo y función real (en el pasado) de iluminar el camino, vamos que es un lugar idóneo para qué aparezcan historias. ¡Vaya suerte la de Chelo!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Conxita.
      Sí que tiene mucho simbolismo los faros. Desde luego a mí me gustan también mucho.
      Este libro a pesar de los "peros" se puede leer perfectamente. Si los he reseñado ha sido porque ya sabes que yo no me callo nada, ja, ja, ja. Y porque me dio bastante rabia ya que el libro es precioso y podía haber quedado redondo.
      Una lectura recomendable de todas formas.
      Un besote.

      Eliminar
  9. Por cierto me encanta el vídeo y la canción elegida. ¿Cómo lo consigues? ¡¡¡¡Entrada y vídeo!!!!
    Feliz fin de semana para vosotros larguísimo ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un simple Power Point convertido en formato jpg y luego hecho película con una aplicación de Microsoft (Movie Maker), le añado música... y ya está.
      Es muy fácil, porque si consigo hacerlo yo no puede ser muy complicado, ja, ja, ja.
      Aquí tenemos un puente más largo por el día dos que también es fiesta, pero hace tanto frío que dan ganas de irse a esquiar a la sierra (ayer nevó en Guadarrama).
      Otro besote.

      Eliminar
  10. Este libro parece muy indicado para leer este verano a orillas del mar, cuando el grueso de la gente deja la playa y el bullicio es sustituido por un leve murmullo de fondo. Bueno, al menos es lo que me ha venido a la cabeza tras leer tu estupenda reseña, Paloma. Las divagaciones a mí también suelen molestarme cuando no veo que vengan a cuento, pero la verdad es que aún así el libro se me antoja interesante y agradable de leer. Además, los faros siempre tienen un encanto especial...

    Gracias por presentarme libro y autor :))

    Un beso y feliz puente de Mayo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Julia.
      Como dice Josep Mª, nada es perfecto. Este libro es muy bueno, tan solo el final lo empaña un poco, pero con todo y con eso merece leerse, además, hacerlo en las condiciones que tú comentas me parecen estupendas porque si algo queda de forma residual es esa tranquilidad al lado del mar, ese sosiego y soledad.
      Un beso y buen puente también para ti (aquí con frío invernal).

      Eliminar
  11. Parece un libro con mucho folclore. La verdad es que no lo conocía pero pinta bastante bien. El año pasado leí algunos libros ambientados en faros, como la Piel fría y La luz entre los océanos. Creo que es un buen recurso de ambientación. Los saltos temporales creo que si no se hacen bien, pueden agotar un poco, al menos a mí, que prefiero una saga familiar si voy a leer sobre diferentes épocas de una misma historia.
    Creo que la autora debe de ser muy fan de Tristán e Isolda jajaja y aprovecha cualquier ocasión para nombrarlo. Yo también soy una admiradora del libro, pero hay que saber cuando las cosas no vienen a cuento jajaj
    No descarto la lectura!! Ojalá no tuviera una lista tan larga de libros pendientes!!
    Un besote guapa, me ha gustado mucho tu reseña!! muaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María.
      Tienes razón con lo que comentas de los saltos temporales, hay que hacerlo muy bien para que el lector no se despiste porque se puede perder y no prestar atención. Durante la mayor parte de la novela no hay problema con esos saltos, es al final cuando se hace brusco. Tendré que hacer una segunda lectura más adelante.
      Un beso grande.

      Eliminar
  12. hola! amamos los faros y como somos de dar oportunidades sin pensarlo mucho y tu reseña es magnifica, alla vamos!abrazosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, búhos.
      Espero que el libro os guste tanto como a mí. Gracias por vuestro comentario.
      Un beso.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores