26 de marzo de 2018

La literatura norteamericana y yo



Aunque en esta publicación voy a hablar de tres libros vaya por delante que esto no es una reseña triple. Dado que los tres libros en cuestión están escritos por norteamericanos y que los tres me han dejado sensaciones parecidas –en diferentes grados pero en realidad la misma sensación– voy a reflexionar sobre la literatura norteamericana y yo.

Hace unos meses, en este mismo blog, comenté el desencuentro que hay entre el arte moderno y yo (Historia de un desencuentro), pues creo que algo parecido me pasa con la literatura estadounidense, o quizás sería más correcto decir “cierta” literatura de Estados Unidos. Podría argumentar varios motivos por los que no me llevo bien con algunos autores de aquel país, pero se puede resumir básicamente en uno: me aburro.

Los libros que a continuación comento exponen muy bien este problema que tengo yo. Iré de menos a más en cuanto a aceptación a la hora de leerlos.

"Música de cañerías" - Charles Bukowski

Había oído hablar mucho de Bukowski y casi nada bueno, pero siempre he pensado que cuando de opinar se trata lo mejor es hacerlo con conocimiento de causa así que me decidí a leer algo de él. Confieso que no lo hice espontáneamente, fue una sugerencia que surgió en el curso de escritura creativa que estoy realizando.

Mi primera toma de contacto –y casi que puedo asegurar que será la última– con este autor fue con una serie de relatos cortos. Debería decir sobre qué tratan más o menos estos relatos, pero no lo haré, entre otras cosas porque no sabría por donde empezar, o terminar. Lo que sí tengo claro es que, ahora que ya he leído a Bukowski, he de darle la razón a los que le ponen de vuelta y media, aunque quizás no por los mismos motivos.

De Bukowski se dice que es obsceno y procaz escribiendo. Es verdad, el lenguaje utilizado no es precisamente gazmoño. El primer relato que inicia este libro comienza con la siguiente frase: “Me envolví en una toalla el pene ensangrentado”, a lo que yo me dije, ‘empezamos bien’. Los vocablos “follar”, “hija de puta” y cosas así, abundan por doquier. Pero a mí esto no es lo que me molestó –acepto que cada autor se exprese con el vocabulario que más le guste–, lo que me incomodó fue la ausencia de argumento, los textos se suceden unos a otros y al final la pregunta que permanece es: ¿qué ha pasado?

 “Es maravilloso, pero ¿de qué está hablando?”

Sé que hay lectores que no buscan una historia cuando leen, que lo que les gusta es la forma de narrar lo que sea, aunque ‘lo que sea’ en realidad no sea nada. Yo no estoy en ese grupo. Pero es que, para mí, Bukowski tampoco escribe bien, y que conste que es mi opinión personal. Así que no le veo yo el mérito a este señor.

Dicen que Bukowski era alcohólico, que el lugar donde más tiempo pasaba era en un bar. Algo que se refleja en muchos de sus relatos –hay un personaje común en casi todos ellos, el barman–.

—¿Por qué bebes tanto?
—Porque me aburro mucho.

No sé hasta qué punto este diálogo de uno de los relatos es un sarcasmo del autor o una incitación para que sus lectores compartamos vicio con él. Desde luego yo estuve a punto de darme un par de lingotazos para combatir el sopor de tanto texto sin sentido.

"El guardián entre el centeno" - J. D. Salinger

De este libro se han escrito ríos de tinta, sobre todo desde que se supo que lo habían leído algunos asesinos famosos por atentar contra celebridades. Quizás imbuida por el morbo yo también quise leerlo, además varias veces. Las dos primeras no conseguí terminarlo. Como dicen que no hay dos sin tres y que a la tercera va la vencida, insistí tras leer la semblanza de la novela que hizo mi compañera Rosa Berros en su blog.

Esta tercera vez sí que lo terminé, pero más por una cuestión de amor propio que porque me gustara. Siento disentir con mi adorable amiga Rosa, pero a mí el libro me pareció un tostón. Las aventuras de Holden me resultaron insulsas y algo absurdas –el trajín que se trae con los cinco dólares de más que le quiere cobrar una prostituta me dejó flipando–.

No sé por qué exactamente llevaba encima este libro el asesino de John Lennon cuando perpetró el homicidio, pero que se pusiera a leerlo justo después de matar al ex Beatle fue un signo inequívoco de que era un tarado –como todos los asesinos, dicho sea de paso–. Supongo que cuando uno mata a alguien lo lógico es echar a correr y no pararse a leer por mucho que te guste el libro. Pero si encima el libro que se pone a leer es este… ya no entiendo nada.

"Sukkwan Island" - David Vann

Esta novela ha sido un exitazo en gran parte de Europa. El autor, David Vann, se basó en una traumática experiencia personal para escribirla. Parece ser que cuando tenía trece años su padre le invitó a pasar una larga temporada en Alaska. El niño se negó y su padre se suicidó dos semanas después. Para combatir el sentimiento de culpa, Vann escribió esta novela.

En ella un niño también de trece años, Roy, se va a Alaska con su padre, Jim. Una vez allí, en una isla deshabitada y con una climatología sumamente adversa, Jim empieza a dar muestras de inestabilidad mental que pone en peligro la vida de los dos. Con estas premisas se inicia una historia que de manera muy lenta, pero que muy lenta, llevará a un final sorprendente en la primera parte, para seguir con una segunda parte algo más movidita pero con un ritmo demasiado lento también.

Si digo que hay movimiento en la segunda parte es porque en la primera, con excepción de pescar salmón e ir detrás de un oso sumamente esquivo que les putea bastante, no ocurre na-da. Tan solo al final, entonces sí, de golpe y porrazo todo se da la vuelta. Supongo que es una técnica como otra cualquiera, pero tener que leerme cien páginas para encontrar acción… es un sacrificio que se me antoja excesivo.

***

Bukowski tiene firmes defensores, de hecho está considerado como un escritor muy influyente además de ser el principal representante del llamado realismo sucio. El guardián entre el centeno es todo un referente de la literatura norteamericana, y Sukkwan Island ha recibido críticas elogiosas por parte de medios prestigiosos; así que empiezo a sospechar que el problema lo tengo yo. Que no capto la esencia de cierta literatura norteamericana.

Porque en estas tres obras yo no vi lo que otros lectores argumentaron.  Tanto el libro de Bukowski como el de Vann fueron comentados en una mini-tertulia en el curso de escritura que estoy realizando y las supuestas excelsitudes de esas dos obras que allí ponderaron mis compañeros yo no las noté cuando leí los libros. 

Voy a tener que hacérmelo mirar.



26 comentarios:

  1. Hola, Paloma.
    Yo he intentando, hasta en dos ocasiones, leer El guardián entre el centeno pero no ha habido manera. En cuanto a las otras novelas que mencionas...las dejo pasar porque la lentitud se la dejo a los caracoles, jeje. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que El guardián entre el centeno es de esas obras que despiertan opiniones muy diferentes, o te encanta o no te gusta nada y tú y yo estamos en ese segundo grupo.
      Me parece que nuestro perfil lector nos demanda novelas con más argumento o con una historia más entretenida. A saber.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  2. Bueno, vayamos por partes y por referencias, ja, ja. Cualquiera que me conozca sabe que soy una enamorada de la literatura norteamericana y sigo creyendo que no te has cruzado con libros de los que han hecho que yo me enamore.
    De Bukowski leí un libro hace años. Me sonaba haber leído "Mujeres", pero no lo tenía apuntado en mi lista de leídos, así es que tiré de fichas de libros leídos (que también tengo) y allí estaba. Lo leí en el año 1995. La idea que me había dejado es que no me gustó mucho, y puede que por eso se me olvidara pasarlo a la lista.
    "El guardián entre el centeno" me gusta: creo que demuestra la rebeldía y la decepción ante la vida y la sociedad y, tal vez por eso les gusta a los psicópatas, pero tampoco es mi libro americano favorito.
    Al otro autor no lo conozco y Alaska, como Islandia, se me hace muy inhóspito como lugar de permanencia mientras leo una novela.
    Hay unos veinte autores norteamericanos (y no soy de las personas que más conocen) que te recomendaría antes que ninguno de esos.
    Buena entrada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente, y dado que EEUU es enorme, hay un montón de autores norteamericanos y por tanto un montón de estilos. Intentar aunar en una sola clasificación a todos ellos sería absurdo.
      Con esta publicación solo quería destacar que determinado tipo de literatura (he puesto norteamericana por darle un título pero luego he especificado como "cierta") es laureada por críticos y público y yo no me encuentro entre esos lectores. No conecto, no engancho con esas obras.
      Sé que hay otros escritores norteamericanos muy buenos, Hemingway, Scott Fitzgerald, y más. Los he leído y me han gustado. También sabía que me ibas a "regañar" (es brooooma). Por cierto, tengo pendiente tu recomendación de Irving.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Desde luego hay libros que te dejan frío e indiferente. Otros cuyos autores parecen estar tomándole el pelo al lector, y otros tediosos, aburridos, lentos.
    Soy de los que opina que hay muchos libros, tanto como colores y tonos, y que el tiempo es escaso como para abarcar géneros, autores y formas de escribir que no nos convencen. Estoy contigo en que la literatura norteamericana no es mi fuerte ni se encuentra entre mis preferencias.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque dentro de esa literatura norteamericana hay un montón de estilos, es verdad que habiendo tanto donde elegir cualquier lector puede disfrutar a poco que sepa elegir dentro de sus preferencias.
      En el caso de Bukowski tenía curiosidad por saber si era cierto todo lo malo que oí de él, y en el caso del guardián quería leerlo entero para saber si me enganchaba a la historia aunque fuera al final.
      Un beso, Javier.

      Eliminar
  4. Hola Paloma, no he tenido oportunidad de leer ninguno de estos libros, así que de momento me quedo con la experiencia de haberlos repasado a través de tu mirada crítica que por cierto me ha encantado. Respecto a la literatura norteamericana lo mejor que leído, ha sido a John Steinbeck. Supongo que luego está con lo que te topes, y en tu caso lógicamente tras tres decepciones, no es de extrañar el fondo de lo que expresas en tu texto.
    Te envió un fuerte abrazo y te deseo un feliz comienzo de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre mis lecturas no abundan los autores norteamericanos pero no todas fueron tan decepcionantes como estas que traigo aquí, las cosas como son. Estas tres obras representan para mí un ejemplo claro de cómo la crítica entendida y el éxito de un libro no siempre concuerdan con mis gustos. ¿De quién es la culpa? Supongo que de nadie, simplemente que cada lector tiene sus preferencias y yo no suelo coincidir con la mayoría en muchos casos.
      Gracias por tus deseos, Miguel, espero que esta semana te sea propicia. Un besote.

      Eliminar
  5. Es tan amplia y variada la literatura americana... Como el mismo país.
    Me encantó "El guardian entre el centeno", tanto que creí que le gustaría a todo el mundo y por eso el año pasado le dije a una profesora de Lengua que se lo recomendara a los alumnos. Y me hizo caso. No sé qué tal le fue la experiencia. A mi hijo adolescente se lo aconsejé antes y como le gustó me crecí. Ya veo que no todo el mundo piensa igual; pues tal vez no le gustó al alumnado.
    Respecto a Bukowski tengo una foto de joven acostada en la cama y en la mesilla de noche se aprecia la portada de "Mujeres". Ni idea, no me acuerdo de él.
    Del tercero que nombras no lo conozco.
    Pero por la obra de tantos otros como Willa Cather, Siri Hustvedt, Anne Tyler, Lionel Shriver,Edith Wharton, John Steinbeck, John Dos Passos, Joyce Carol Oates, Jonathan Franzen, Hemingway, Fitzgerald, Philip Roth,... quizá se merezca otra oportunidad esa literatura americana.
    Un abrazo, Paloma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Añado: Richard Ford, Richard Russo, John Irving, Michael Cunningham, Richard Yates, Henry James, William Faulkner, Toni Morrison, James Ellroy, Dennis Lehane, ... Y no pongo los más "negros". Y alguno más que no recuerdo.😂😂

      Eliminar
    2. Como ya le contesté a Rosa, evidentemente EEUU es muy grande y tiene muchos escritores con diferentes estilos. Aunque ya confieso aquí que de todos los que cita Rosa no conozco ni a la décima parte.
      Con esta publicación solo quería resaltar que mis gustos no siempre coinciden con el grueso de los lectores, que donde otros ven una maravilla yo no veo nada.
      Tendemos a pensar que un libro que nos gusta mucho le gustará a los demás y en mi caso no siempre es así. ¿Seré yo, que soy rarita? Pues no sé. Como científica me limito a constatar un hecho que observo y del que, de momento, no sé sacar conclusiones.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Jajaja me he reído con lo del salmón y el oso!! A mí el Guardián entre en centeno me gustó, aunque no es de mis preferidos. Respecto a Bukowski me psó algo parecido a ti, leí Pulp y dije: nunca más!! La historia es rara y además a mí sí me pone nerviosa tanta palabra vulgar. Y eso que no suelen molestarme los personajes malhablados, pero es que Pulp me superaba.
    Y sobre la última novela que comentas, ahora la descubro, aunque tengo que decir que el argumento es bueno jajaja al menos la idea.
    Veo que ya te han recomendado a varios escritores americanos, a mí suele gustarme la literatura americana. Philip Roth es mi preferido (Némesis es una de las novelas que más ha llegado a impresionarme). Y voy a añdir a Cormac McCarthy, Tennesse Williams, Elizabeth Strout, Truman Capote.
    Me ha encantado tu entrada!! Un besote, guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez más me superáis con vuestro conocimiento de los autores norteamericanos. Pero, una vez, más entre los que citas hay alguno que me decepcionó, por ejemplo, Truman Capote. A mí "A sangre fría" no me gustó, sé que decir esto es una herejía, pero es la verdad. Prefiero ser sincera que no hacerme la interesante y alardear de lo que no es cierto.
      Respecto a ese lenguaje soez característico de Bukowski yo creo que pudo ser original y ciertamente provocador en la época en que escribió sus novelas. Entiendo que era una manera de provocar y mostrar así disconformidad, pero hoy en día eso pierde fuerza por lo que la obra de este escritor solo se puede entender en los años en que escribió, y si un autor solo tiene sentido en un periodo corto de tiempo para mí pierde mucho valor. Llámame clásica o tarra, pero para mí una obra literaria para que sea buena debe trascender el tiempo.
      Un besote muy grande.

      Eliminar
    2. Por cierto, María, me da que a ti "Sukkwan Island" te gustaría.

      Eliminar
  7. Tienes todo el derecho a que no te gusten, faltaría más. Yo fui devoto de Bukowski, pero no de los relatos. Prefiero novelas como "Cartero" y especialmente "La senda del perdedor". Por cierto, su primer traductor fue Jorge Berlanga, hermano de Carlos Berlanga. Salinger me encanta, ya es cuestión de gustos. El del salmón lo dejo en cuarentena, de momento, jaja.
    Un post muy divertido, Paloma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás la elección de Música de cañerías no fue la más acertada para acercarme a Bukowski, pero tras esa experiencia tan aburrida no me han quedado ganas de insistir con este autor.
      No sabía lo del traductor, y a este respecto, cuando un libro escrito por un autor extranjero, no me termina de convencer siempre me queda la duda de si no será culpa del que ha traducido que el texto, que no haya sabido plasmar exactamente la forma de decir algo. Lo ideal sería entonces leer al autor en versión original, pero creo que lo voy a dejar pasar. Me falta espíritu para leer a Bukowski en inglés.
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar
  8. Yo también he pensado muchas veces que no estoy muy fino en esto de los gustos literarios, pues me ha ocurrido como a ti en muchas ocasiones. No le he visto la gracia, ni el mérito, a obras que me han alabado supuestos entendidos en la materia. En mi caso (creo que ya lo he contado en alguna otra ocasión) mi profesora del taller de escritura creativa también solía recomendarnos lecturas y autores. Cuando tratamos los relatos cortos, nos puso por las nubes a Raymond Carver, el no va más en este género literario y más concretamente su obra maestra "De qué hablamos cuando hablamos de amor". Incluso un día nos leyó uno de sus relatos y me pareció de lo más extraño. Aun así, pensé que bien valía la pena leer todo el libro para tener una idea completa. Me pareció lo mas insulso que he leído en mi vida. Relatos que, al terminarlos de leer, se te queda una cara de bobo, como que no has entendido donde ha querido ir a parar. Otro autor muy recomendado fue Murakami y su novela Tokio blues. Lo mismo de lo mismo. Pero aquí creo que la profe tuvo un lapsus, pues la describió como una obra muy sanguinaria, y de sangre nada de nada.
    De las tres obras que mencionas no conocía ninguna, pero sí a Bukowski y de oídas, y con no muy buenas referencias, por cierto. Y por lo que cuentas, no creo que se me ocurra leerle.
    Lo que no sabría decirte es si en tu caso podría aplicarse lo de que una flor no hace primavera (en este caso serían tres flores) o bien que para una muestra basta un botón.
    Un abrazo y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cierto sector amante de los relatos que valora mucho "que no se cuente nada". Si digo esto es porque, al igual que tu profesora, el mío alaba esos textos donde las palabras se suceden unas a otras para no llegar a ningún sitio. O extraen conclusiones de lo más peregrinas y que yo no veo por ningún lado. Cuando esto ocurre me viene a la memoria cierta escena (la conté en la publicación sobre el arte moderno y yo) donde vi en un museo un cuadro pintado todo de negro con un cuadrado también negro, mientras yo me preguntaba qué demonios era "eso" había dos personas a mi lado alabando con admiración la "fuerza interior del autor" que se veía ahí. No sé si es cuestión de gustos, de preparación artística (que yo no tengo) o de ser un snob de tomo y lomo.
      En fin, Josep Mº, hay un montón de buenos libros esperando en las estanterías y no merece la pena perder el tiempo con las cosas que no nos gustan por mucho que a otros les encanten. Una vez más se demuestra la premisa de para gustos los colores.
      Un abrazo y feliz Semana Santa.

      Eliminar
  9. Así me gusta, Paloma, desmontado y exponiendo con claridad tus opiniones respecto a ciertas modas. El de David Vann no lo conocía, pero desde luego el planteamiento de la historia no es que me vuelva loco. A Bukowsky, sí. Y comparto tu opinión. A veces se confunde escandalizar con personalidad o estilo que transmite. Yo leí dos, La máquina de follar y otro que no recuerdo. En ambos casos me pareció una bobada. Yo no me escandalizo por una palabrota o una escena fuerte, creo que he visto mucho terror serie B como para que me llame la atención eso solo. A mi me emociona una historia contada como se debe: Con su inicio, su trama y su final. Que a los personajes les pasen cosas y sufran por lo que les pasa, no porque el autor se detenga en sus paranoias de teta, caca y pedo.
    En cuanto a El Guardián, puff... creo que todavía estoy en la segunda lectura inacabada. Esta novela adquirió fama cuando un psicópata dijo que le gustaba, a partir de ahí se generó una especie de Leyenda urbana sobre su influencia en perturbados mentales. Y ese morbo creo que la sobrevaloró. Creo que es de esas novelas mucho más referenciadas y alabadas que realmente leídas.
    Dicho todo esto, reconozco que la novela norteamericana es uno de mis grandes referentes tanto en el género negro como en el de la ciencia ficción. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compruebo con cierto alivio que El guardián entre el centeno no solo no me gustó a mí, empezaba a creer que era yo un bicho raro.
      David, tú y yo tenemos un concepto de la novela muy parecido. Yo también busco en ese género que me cuenten una historia, e incluso en los relatos. Cuando leo quiero que me cuenten algo, que a los personajes les pase algo. Si esto no se da, por muy bien escrito que esté el texto, yo me aburro, no conecto y acabo con la sensación de que he perdido el tiempo.
      Evidentemente en la literatura norteamericana hay muy buenos escritores, pero otros que tan bien se les pondera están sobrevalorados y quizás haya cierto esnobismo en algunos sectores, aunque eso no quita que haya quien realmente ha disfrutado con esas lecturas.
      Gracias, David, un abrazo y disfruta de lo que queda de esta Semana Santa.

      Eliminar
  10. No he leído nada de los autores que mencionas y ya quizás no lo haga nunca, gracias a ti jajajaa. Bromas aparte creo que en literatura, como en tantas otras cosas, los gustos son algo muy personal. No creo que se pueda decir que a alguien el gusta toda la literatura americana o ninguna; habrá libros y libros...

    Yo confieso haber leído algunos libros que ha reseñado Rosa y cuya reseña me encantó, y luego los libros en sí o no me dijeron demasiado, o no conseguí ver todas las cosas que ella, o directamente me parecieron un tostón. Es lo malo que tiene hacer reseñas tan buenas, que a veces son mejores que las propias novelas.

    No creo que tengas que hacerte mirar nada. Lo que a uno no le gusta, no le gusta, y no pasa nada :))

    Una entrada muy tuya, Paloma, y muy sincera. Como siempre me has hecho sonreir con tu forma de decir las cosas.

    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Julia, es una cuestión de gustos y cuando un libro no gusta, pues no pasa nada. Lo que a mí me hace sospechar es que haya algunos que a mucha gente les encanta y a mí no, entonces empiezo a pensar si seré rarita, ja, ja, ja. Pero en realidad tampoco me preocupa demasiado, estoy acostumbrada a ser algo friqui.
      Escribir con humor o con sarcasmo es una manera de quitarme de encima la frustración de una mala lectura, parece que si lo veo así no tengo la sensación de haber perdido tanto el tiempo leyendo algo que no me ha gustado.
      Me alegra saber que mis "malas" lecturas han servido, al menos, para sacarte una sonrisa. Eso siempre está muy bien.
      Un beso fuerte, guapa.

      Eliminar
  11. He leído pocos libros de autores americanos y no puedo opinar. Si que por lo que he leído en tu blog, eres muy buena crítica y sabes distinguir de un libro bueno a malo. Yo solo distinguir entre me gusta o no me gusta. Leo más autores españoles y desde hace poco a nuestros autores conocidos de los blogs. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un reseñista, al fin y al cabo, lo que hace es plasmar su opinión sobre un libro y decir si le ha gustado o no.
      Al menos eso es lo que yo hago. No creo que haya libros buenos o malos, sino que gustan o no gustan. Cuando gustan a mucha gente creo que entonces puede decirse que es bueno, aunque ahora mismo me vienen a la mente unos cuantos que han gustado mucho y yo, personalmente, dudo bastante de su calidad.
      En fin, Mamen, que el lector es el que gobierna sus lecturas y que hay que leer lo que a uno le resulta placentero, independientemente de lo que se diga por ahí. Yo seguiré haciendo caso de las recomendaciones que me hagan las personas de las que me fío de su criterio, aunque en algunas ocasiones no coincidan con mis propias apreciaciones, pero tampoco pasa nada.
      Un besote grande.

      Eliminar
  12. Hola Paloma, me has hecho reír y me ha aliviado leerte, es tan agradable la frescura y la sinceridad de tu blog que es un placer leerte.

    Recuerdo que en un taller al que asistí nos hicieron leer un libro y aún hoy no he conseguido entender la razón para leerlo porque no lo comentamos nunca más que para decir que era una maravilla y que teníamos que aprender a escribir así. ¿Cómo? Yo no lo descubrí. Personalmente no me gustó nada de nada, me pareció un tostón ilegible y de lo más desagradable pero me quedé con la sensación de que "yo era la rarita" y que no entendía nada de nada de literatura. Mira soy más simple, un libro me gusta o no me gusta por lo que me está contando, por lo que me provoca, por lo que me hace sentir.

    Bukowski o Carver, un conocido me decía que los tenía que leer y los leí y no me gustaron por muy maestros que fueran y sus obras se tuvieran que leer pero como lectora no me gustaron nada de nada. ¿Volveré a leerlos? Depende, si me apetece les volveré a dar una oportunidad y si no me apetece no lo haré sin problemas, hay muchos libros por descubrir.
    El guardián del centeno es otro de los libros que se recomiendan en todos los talleres del mundo mundial y que está entre las obras que se tienen que leer, lo leí hace muchos años y no lo recuerdo, después de leerte de momento no me apetece hacer una relectura.

    No creo que tenga que ver con la literatura americana porque como bien comentas hay muchos autores, es más acertar con el libro y con el autor. Cada vez soy más depende también con la literatura, depende del momento, del autor, del libro, de mi misma... Intento no tener muchas expectativas en la lectura y así cuando me sorprenden, me encanta porque esos libros que se recomiendan tanto con frecuencia me producen lecturas frustrantes.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú te lo pasas bien leyendo este blog y yo me quedo mucho más tranquila leyendo vuestros comentarios. Compruebo con mucho alivio que no soy la única a la que no le gustaron ciertos libros y autores laureados por ahí.
      Lo de que en los talleres de escritura se recomienden lecturas digamos espesas o poco atractivas (por poner un calificativo suave) no sé si estará basado en alguna técnica docente que a mí se me escapa pero yo tampoco le veo mucho sentido.
      Opino igual que tú, Conxita, que un libro te gusta o no te gusta, por las sensaciones que te despiertan, o porque conectas con los personajes porque la forma de contar lo que sea te ha gustado. Y no hay que darle más vueltas. Lo de que el escritor esté consagrado o no, para mí es secundario. He leído mucho tostón de autores premiados y famosos y en cambio me he encontrado con auténticas joyas de escritores apenas conocidos.
      Un beso muy grande, guapa, en este lunes que creo es fiesta en Barcelona.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores