22 de enero de 2018

"El cuento de la criada"-Margaret Atwood

Esta novela es un relato de ciencia ficción distópica y feminista, o así la califican por otros foros más cultos que este blog. 

Reconozco que con esta presentación no me apetecía leer el libro. No me gustan las distopías —me deprimen mucho— y la ciencia ficción no es mi género favorito —suelo encontrar en este tipo de textos muchas incongruencias que me ponen muy nerviosa—. No obstante, ante la profusión de reseñas sobre este libro ya antiguo, se publicó en 1985, me animé a unirme al grupo de lectores. Craso error.

Debí fiarme de mis gustos particulares y dejarme de tendencias internautas.


En la República de Gilead hay un régimen totalitario con un sistema de castas muy definido, donde los hombres mandan y las mujeres tienen un papel servil. Hasta aquí el tema no parece muy futurista, de hecho bien podría tratarse de cualquier época pasada anterior al siglo XXI (y según qué países, que en algunos la cosa todavía no ha cambiado).

En esta república, y como suele ocurrir en todos los regímenes totalitarios, no hay libertad de expresión y el que quiere sacar los pies del tiesto es ejecutado con un procedimiento sumarísimo. Por supuesto, como en cualquier régimen totalitario que se precie, hay una resistencia y unos rebeldes que conjuran para acabar con esta situación de represión.

Por el momento, nada nuevo bajo el sol.

El papel que tienen las mujeres depende de su estatus fisiológico. Por razones que no se explican demasiado en la novela —o que no supe averiguar— muchas mujeres no pueden concebir o, si lo hacen, dan a luz seres deformes y con mutaciones genéticas. Las pocas que están sanas y pueden gestar sin riesgo de malformaciones fetales se denominan “criadas”, son propiedad de un hombre, el Comandante, que suele estar casado con otra mujer. Este copula con las criadas mediante un ritual donde está presente la propia esposa. En realidad es una violación en toda regla pero supeditada a la convención social establecida por los dirigentes de tan totalitaria república.

Es en este aspecto —la utilización de la mujer como un objeto sexual y reproductor— donde más incide la novela y la única nota original.

La protagonista, la criada Defred, cuenta su quehacer diario. Con una profusión de detalles que a mí me llegó a poner de los nervios, relata su presente y algunos jirones de su pasado. Estos retazos de su vida, antes de la república y antes de su condición de criada, se cuentan de manera tan confusa que muchas veces yo no tenía claro si aquello era el presente, el pasado o simplemente ella estaba alucinando (la que alucinaba siempre era yo).

La novela está llena de simbolismos: los capítulos que llevan la palabra “noche” son los dedicados a las reflexiones más profundas, y donde yo más me perdí, dicho sea de paso; los nombres de las criadas empiezan por “De” (“Of” en la versión original en inglés) para indicar posesión (Defred=De Fred, propiedad de Fred, esto no lo pillé hasta que me lo explicó una amiga); el rojo es el color de la fertilidad, por lo que las criadas van vestidas con ese color.

Margaret Atwood es una autora de Canadá (curiosamente los rebeldes a la república intentan escapar cruzando la frontera con este país), comprometida con la defensa del medio ambiente y una firme defensora de los derechos humanos y la libertad de expresión. Ella misma se define como una escritora feminista y esta novela es una buena prueba de ello. La crítica implícita a la sociedad machista impera en todo el texto y esto es lo único, para mí, que le da valor a la novela; lástima que la manera de exponer esta crítica no estuviera a la altura de tan loable propósito.

Durante toda la lectura anduve muy perdida. Esto no tiene por qué ser culpa del libro, una servidora tiene serias dificultades en centrarse con temas que no entiende y ante los que suele hacerse demasiadas preguntas. Y ante este libro me pregunté muchas cosas. La principal fue por qué no puede concebir la mayoría de las mujeres y por qué nacen niños con deformidades. 

Además, y si no fuera ya poco lo de andar perdida en toda la lectura, el ritmo es muy lento. La profusión de detalles (con unas descripciones demasiado “barrocas”) y la falta de acción —tan solo al final la cosa se mueve algo— me hicieron dar más de una cabezada. Me aburrí soberanamente.

Aun así, aguanté hasta el final para, en las últimas páginas, añadir otro disgusto más: el final no es cerrado, queda inconcluso. ¡Lo que me faltaba! Con lo poco que me gustan a mí los finales abiertos, porque yo soy de las que pide a un escritor que empiece una historia y que la acabe con un final bien definido. 

En resumen: una novela con una temática interesante pero mal desarrollada, con un argumento flojo y una narrativa tediosa. Una novela que invita a la reflexión por la denuncia y la crítica social que se hace y  que nos incita a hacernos muchas preguntas, aunque, por desgracia, de todas las que me hice predominó esta: ¿por qué perdí el tiempo leyendo esta novela?



42 comentarios:

  1. Creo que es la única reseña que no deja en buen lugar esta novela tan alabada en las redes sociales. Yo no tengo claro el que la vaya a leer porque he visto la serie y tienes razón al decir que su ritmo es lento (yo más bien diría que caracolero, jeje). Tampoco estoy segura de que vaya a ver la segunda temporada, que se estrena este año. Besos, reina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si esta reseña es la única negativa que hay por ahí, es posible que sea yo que no supe captar su calidad.
      La denuncia sobre la mujer como objeto sexual me pareció buena, pero la manera de contarlo no.
      Estoy por ver también la serie pero me da una pereza...
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  2. Lo bueno que tiene el Arte (la literatura forma parte de él) es que no despierta unanimidades. Es lo que más me gusta de él, que genere debate, discrepancia, opiniones tranquilamente enfrentadas.
    Veo, Paloma, que no te ha gustado esta novela de la Atwood. A mí me sucedió lo contrario. Sé que no es una novela al uso y eso hay a quienes disgusta, pero siempre es difícil y costoso aceptar lo diferente.
    Yo en la reseña que hice en mi blog expongo mi opinión y ahí manifiesto mi completa adhesión a esta novela y a esta escritora que suena mucho mucho como posible premio nobel.
    La serie televisiva me gustó también, pero entiendo que debe leerse primero la novela y luego ver la adaptación (entiendo a Marina Córdoba). ¿Hay segunda temporada? Bien, la veré seguro.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me disgustó que no fuera una novela al uso, aunque ya he confesado que las distopías me deprimen. Por ejemplo, "Cien años de soledad" tampoco es una novela al uso, pero me resultó una maravilla. Lo que no me gustó de este cuento de la criada fue la narración, la cadencia tan lenta al contar las cosas.
      Aunque, siempre le podemos echar la culpa al traductor. De hecho, ante la incomprensión de algunas expresiones que me resultaron barrocas y poco claras (por ej. 'pulgares codiciosos') me agencié una edición en versión original y pude comprobar que mi inglés sigue siendo muy básico y que el trabajo del traductor fue más que arduo.
      En esta novela me falló la forma, que no el fondo.
      Pero, de todas maneras, ya sabes, Juan Carlos: sobre gustos no hay nada escrito.
      Un beso grande.

      Eliminar
    2. En cuanto a lo de que la autora suena para el Premio Nobel no sé ni qué opinar. Pero teniendo en cuenta que hace dos años se lo dieron a Bob Dylan...

      Eliminar
  3. Hola! A mi me gustó bastante pero... Y si que sirva de precedentes... La serie está mil veces mejor!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si dices que la serie está mucho mejor puede que me anime a verla.
      Un abrazo, Beatriz.

      Eliminar
  4. ¡Hola! Es la primera reseña negativa que leo de este libro que tengo pendiente. Y encuentro lo que temía, porque he leído otros libros de Atwood y ninguno me gustó del todo. Por eso no me lancé a la oleada de lectura de esta novela y decidí esperar. En algún momento le daré una oportunidad a esta novela, pero con las expectativas bajas. De la serie, paso. Me indigno fácil y no creo que la aguante. Besos y gracias por la reseña sincera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que a la mayoría de los que han leído esta novela les ha gustado. Yo debo de ser la oveja negra. Pero en mis reseñas me gusta ser sincera y a mí no me gustó.
      No he leído nada de esta autora, este es el primer libro, no sabía cómo escribe y, desde luego, esta experiencia no me anima a repetir.
      Si te indignas fácil haces bien en no querer leer este cuento; el tema que trata es de enfadarse, el papel de la mujer en esa imaginaria república es denigrante.
      Un beso grande, Yani.

      Eliminar
  5. Hola, Kirke, te escribí hace un rato, pero algo debió de suceder que no lo veo. Nada, solo te dije que con tu reseña lograste llamarme la atención sobre la novela. He leído a Margaret Atwood y me ha gustado mucho, por eso me he quedado intrigada. Ya te contaré.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez que hay un comentario en el blog me llega un correo. Vi tu primer comentario en el móvil a través del correo pero cuando accedí al blog ¡no estaba! ¿Cosas de la informática y de los chapuzas de Blogger?
      Si te gusta la autora puede que esta novela no te decepcione. A mí, el estilo no me convenció, en cambio la temática, a pesar de la distopía, me gustó pero la manera de desarrollarla no.
      Ya me contarás qué te parece. Contrastar opiniones sobre un mismo libro es enriquecedor.
      Un beso grande, guapa.

      Eliminar
  6. He visto la serie de televisión y he de decir que, sin entusiasmarme, me gustó. También es cierto que no me quedaron ganas de leer la novela. He leído algunas novelas de la autora y he encontrado de todo. Algunas me han gustado mucho y otras me han resultado un poco tediosas. Esta tenía pinta de tediosa porque tampoco soy muy de distopías.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya has leído algo de la escritora tienes más elementos para juzgar que yo. A mí las distopías tampoco me gustan pero en este caso no fue un impedimento. La recreación de un mundo puritano y represivo es bastante buena y el papel de la mujer en ese mundo tiene mucho de crítica actual. Lo malo es que es tan lento, pero tan lento, que ni esa crítica fue capaz de mantener el interés.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  7. No conozco a la escritora , ni esta novela. De la serie tampoco he visto nada . O sea que si Paloma no le gustó y el tema de este tipo de sectas no me gustan. Asi que no me voy leer el libro. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, desde luego, sabiendo lo que sé ahora, no lo habría leído. Pero ya sabes que para juzgar bien lo mejor es la propia opinión.
      Una buena solución es ver la serie, Beatriz Morote dice que es mucho mejor que el libro.
      Un beso, Mamen.

      Eliminar
    2. No sé en qué cadena echan la serie, ¿Tú sabes dónde y cuándo la hechan?

      Eliminar
    3. No la emiten en ninguna cadena convencional. Está en internet, pero no sé de qué plataforma es. De Netflix seguro que no, y de HBO creo que tampoco.

      Eliminar
  8. Hola Paloma, genial ironía para empezar y terminar la reseña. La verdad es que es la tercera reseña que leo de esta novela y es como si la hubiera leído ya, ja,ja,ja. En lo personal me gusta el género de ciencia ficción y distópico, pero lo que no soporto es como bien explicas, son las descripciones infinitas que no aportan nada y mucho menos que la novela no se explique por sí misma y haya que especular con lo que quiere expresar la autora en este caso. Muy valiosa y valiente tu crítica al libro por ir a contracorriente y dejarlo bien clarito.
    Un abrazo y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te soy sincera, me dio bastante reparo escribir esta reseña. Había leído un montón de críticas sobre el libro y todas eran estupendas. Decir que no me gustó me hace sentir como un bicho raro, puede que lo sea. El caso es que me aburrí y no podía dejar de plasmarlo.
      Lo bueno es que entre los comentaristas van saliendo algunos que no les gusta el estilo de esta escritora, ya me siento menos rara. Aunque hay que reconocer que siguen ganando por goleada los que les gusta.
      De todas formas, no es la primera vez que me encuentro en el lado "oscuro", ja, ja, ja.
      Un abrazo, Miguel, que tengas un buen martes.

      Eliminar
  9. ¡Ains!! Y te leo justo cuando me compré el libro hará un par de semanas. De tanto escuchar hablar de esta novela no pude resistirme con la nueva edición que sacaron no hace mucho. Como será una de las lecturas del verano ya te contaré... De momento, tu reseña me previene respecto ese ritmo lento que, entre nosotros, también me pone nervioso. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Vaya por Dios, David! Si lo llego a saber me leo el libro antes para avisarte, ja, ja, ja. De todas formas, ten en cuenta que todo el mundo, menos yo, habla bien del libro, así que la probabilidad de que te guste es muy alta.
      Como comento en la propia reseña, que no me haya gustado no quiere decir que el libro sea malo, es que yo no pillé la calidad que todo el mundo alaba.
      Eso sí, creo que la lentitud a la que hago referencia es aceptada incluso por los que gustaron de su lectura. Para mí esto es un impedimento grave, a otros, en cambio, la lentitud no les supone un problema. Cuestión de gustos.
      Un abrazo fuerte, David.

      Eliminar
  10. Recuerdo haber leído otras reseñas de esta novela. Tampoco debieron de ser muy favorables porque el caso es que no está ni leída ni en mi lista de "pendientes". Tu reseña, en cambio, sí que la he disfrutado mucho. ¡Hasta para poner a parir, con perdón, un libro, sabes cómo hacernos sonreir! :))

    Gracias por ahorrarnos la pérdida de tiempo, Paloma. Dejaré este libro en el "limbo" :P

    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las reseñas que leí yo eran buenas, las cosas como son.
      El tema a tratar es peliagudo, y puede que la temática no resulte atractiva para ciertos lectores. De hecho, a mí eso de que fuera una distopía me desanimaba mucho.
      Al final, la recreación de un mundo deprimente y retrógrado (como suelen ser todas las distopías) no me desagradó, lo que no me gustó fue el estilo narrativo.
      En fin, con la cantidad de novelas que hay por ahí, no hace falta aburrirse con una que no nos atrae.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  11. Guapaaa!! Muy buena reseña, no siempre nos ha de gustar todo lo que leemos. A mí, en particular, sí me gustó esta novela, y bastante. De la serie solo he visto un par de capítulos, y la dejé. Coincido en que es un poquito lenta (aunque tú dirás exageradamente lenta jajajajaj) pero bueno, a mí sí me gustan las distopías y la ciencia ficción. De hecho ahora me estoy leyendo más novelas de la autora y todas me están gustando bastante :)) un besote y feliz martes!! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en lo que tú comentas está el "quid" de la cuestión. A ti te pareció lenta, sin más. A mí me pareció lenta, lenta, lenta, jajaja.
      Me decepcionó más porque el tema me pareció interesante, pero al no engancharme la manera de contarlo me aburrí y me quedé con la sensación de que se había desaprovechado una ocasión de relatar una buena historia.
      Lo siento, pero después de esta experiencia no me quedan ganas de repetir con esta autora, que ya veo que a ti te encanta. Cuestión de gustos.
      Un besote, María, y bienvenida.

      Eliminar
  12. Yo ya he aprendido a dejar a medias un libro que no me gusta. Me costó mogollón acostumbrarme a esta práctica, pero es lo mejor que se puede hacer si no quieres perder el tiempo y los nervios. Yo siempre exijo, tanto en la vida real como en la ficción, saber el por qué de las cosas. Por mucha fantasía que se le eche a un cuento, relato o novela, debe haber una explicación más o menos creíble para las cosas importantes que ocurren, como lo que tu mencionas.
    Siempre he pensado que por mucha ciencia ficción que haya en una historia, esta también debe tener sus reglas.
    No había oído hablar jamás de este libro pero me alegro de haber leído tu reseña porque, de este modo, si alguna vez me pasa por delante de las narices, no caeré en la tentación de leerlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que nuestra manía de querer saber el porqué de las cosas y qué origen tienen se deba a nuestra formación científica, estamos profesionalmente acostumbrados a buscar explicación a todo y cuando una historia no está bien fundamentada nos chirría, se nos queda coja. Ayer vi el primer capítulo de la serie de TV y muy de pasada decían algo sobre insecticidas y sustancias tóxicas que provocaban la infertilidad en las mujeres. Puede que en el libro también se dijera y a mí se me escapó en alguna de las cabezadas que di. En cualquier caso yo habría esperado más detalle al respecto.
      Yo también abandono libros con más asiduidad que hace unos años, el tiempo es oro y para lecturas obligadas ya tengo algunos libros científicos que me tengo que empollar. Si aguanté hasta el final con esta novela fue porque no era excesivamente larga y porque mantuve, ilusa de mí, la esperanza de que al final pasaría algo (algo pasó, pero poco).
      Haces bien en pasar del libro porque estoy casi convencida de que tú perteneces al grupo de los que no les gusta esta forma de escribir.
      Un abrazo, Josep Mª.

      Eliminar
  13. ¡¡¡¡Hola!!!!
    A mí si me gustan las distopías pero los finales que no son cerrados, sel libro no tiene continuación no me gustan.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro no tiene continuación casi seguro, pues se escribió en 1985, así que tiempo de seguir ha tenido de sobra.
      La que parece que sí tiene continuación es la serie de TV, creo que ya está la segunda temporada.
      Un beso, Mamen.

      Eliminar
    2. Perdona, Gemma, por rebautizarte.
      Mis disculpas.

      Eliminar
  14. No se porque motivo, hay libros que se ponen de moda después de muchos años de haberse escrito ¿Se trata de algún descubrimiento de lectores que después publicitan ese hallazgo inédito? ¿ Se tratará por el contrario de una estrategia de marketing para animar las ventas que en su día no tuvo? Creo que el caso de este, es la serie televisiva que ha hecho que los serie adictos busquen con ansia el libro para comparar, un libro y una autora que parece ser que en el momento de su publicación pasaron desapercibidos. no soy de mundos distópicos, ni de descripciones largas y ritmos lentos. A si que sintiéndolo mucho, esta lectura ni me tienta.
    Gracias ante todo por tu sinceridad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso el resurgir de esta novela supongo que se debe a la serie de TV. Desde luego si no hubiera sido por la profusión de reseñas que me encontré en la red sobre la novela no me hubiera enterado de su existencia.
      Mi instinto (básico) me dijo que no era una lectura apropiada para mí, pero me dejé llevar por las buenas críticas e hice mal. Lo curioso es que no me gustó no por el tema de la distopía, sino por la forma de contarla.
      Un beso grande.

      Eliminar
  15. Hola Paloma, qué sorpresa y cómo se agradece que digas lo que te parece. Yo aún no lo he leído pero tantos compañeros blogeros, grandes lectores, han hecho tan buenas reseñas que lo tengo en el ebook pero aún no le ha llegado el turno.
    Lo leeré porque ahora ya estoy intrigada, acostumbro a coincidir bastante en gustos con las lecturas que comentas, así que ya te contaré. Bueno tengo pendiente releer (lo haré) Cien años de soledad ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esta novela no deja indiferente, o te gusta mucho o no te gusta nada. Cuando se duda por tanta disparidad de opiniones (aunque la mía está en franca minoría) lo mejor es opinar por uno mismo.
      Ya me dirás qué te parece y en qué "bando" te posicionas, ja, ja, ja.
      Oye, que lo de releer Cien años de soledad no es imperativo, ¿vale? ;)
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  16. Sí que se habla mucho de esta novela, pero a mí tampoco me acaba de llamar la atención. Si quieres criticar la opresión que sufren muchas mujeres, ¿por qué inventar un futuro probable? ¿Es que no hay materia prima suficiente a lo largo y ancho del mundo? Que se lo pregunten a una niña afgana que quiera ir a la escuela o el prolapso uterino, una plaga en Nepal porque a las mujeres no se les deja recuperarse del parto. Eso por citar algunos ejemplos.
    Me viene a la cabeza una película, "La bicicleta verde", que habla de una madre y su hija (un poco terca y rebelde la niña, te va a gustar) y cómo tratan de encajar sus vidas en una sociedad machista y cerrada como es la saudí. Sin distopías, con ternura, con comprensión hacia esas mujeres que no están lobotomizadas ni mucho menos, pero han tenido la mala suerte de nacer allí.
    En fin, pasaré por esta vez.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente pensaba algo parecido a lo que tú comentas cuando empecé a leer la novela. Cuando se describe la situación de la mujer en esa república imaginaria me dije que había muchas repúblicas (y monarquías, como la saudí) nada ficticias donde el papel de la mujer es muy parecido.
      Es posible que para cierto público las cosas que ocurren lejos de su casa no le afecta (estoy pensando en el norteamericano) y si la acción se desarrolla en su propio país, aunque sea completamente fantástica, les impacte más.
      Intentaré ver la película 'La bicicleta verde', sobre todo para comprobar si la niña terca y rebelde me gusta (con esa presentación, seguro que sí).
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar
  17. No había leído anteriormente ninguna reseña ni, por tanto, había oído hablar de la novela. Como no me gustan las distopías ni la ciencia ficción, no me molesto ni en apuntarla, a pesar de haberlo pasado muy bien leyendo todos esos "tropezones" con los que te encontraste en tu lectura. Concienzuda eres un rato por haberla terminado después de los mismos ;-)

    Por cierto, sí he visto La bicicleta verde de la que te habla Josep Mª en su comentario. A mí me gustó mucho y estoy segura de que te pasará lo mismo.

    Kisses, Kirke!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé yo si Josep M. ha visto La bicicleta verde porque el que hace alusión a ella es Gerardo. Compruebo que por aquí no soy yo la única despistada que cambia los nombres, ja, ja, ja.
      Si a ti también te gustó esa peli me la apunto sin dudar.
      Lo de no abandonar una novela que me aburre no sé si es cuestión de ser concienzuda o medio boba, también te lo digo.
      Gracias, compañera, por tu visita.
      Besos mil

      Eliminar
  18. A pesar de los elogios hacia el libro y la autora que he leído en varias publicaciones, a mí no me acaba de picar la curiosidad. No soy mucho ni de ciencia ficción y pocas distopías he leído, creo que yo voy hacer caso de mi instinto y no voy a leerlo, además ahora cuento también con tu opinión para hacer fuerza.
    Un abrazo guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso tendría que haber hecho yo, hacer caso a mi instinto y no hacer pruebas arriesgadas. Pero a lo hecho, pecho. Aunque de todo se aprende.
      Un beso grande, Mer.

      Eliminar
    2. ¡Hola Paloma! Después de leer semejante reseña no se me ocurre ni comprarme ni buscar en una biblioteca ese libro. Casi nunca me dejo llevar por lo que demás recomiendan, tengo mi criterio propio. Aunque me guste la ciencia-ficción, nada como leer a Asimov, o cualquiera de los autores de antaño.

      Si he de ser sincera a mi me gusta el suspense, la intriga, el misterio.

      ¡Hasta la próxima! Un abrazo.

      Eliminar
    3. Yo también suelo guiarme por mi instinto, pero cuando se incide tanto sobre un libro y todos hablan tan bien de él, siento curiosidad aunque en este caso debería haber sido más cauta.
      Aunque yo también tengo mis preferencias, me gusta de vez en cuando cambiar de temática.
      Un abrazo, Lola.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores