17 de diciembre de 2017

Una visita muy especial


Quienes por aquí pasáis a menudo sabéis del amor platónico que siento por cierto escritor. He escrito mucho sobre él y no pierdo ocasión para manifestar mi querencia en cualquier momento. 

El año del cuarto centenario de su muerte me empeñé en la tarea de homenajearle en este blog como se merecía (para más información pinchar aquí) viendo el escaso interés de otros medios mucho más poderosos y más acordes con su calidad. Ese escritor es Miguel de Cervantes.

Además de ser una firme seguidora de su obra más universal, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, me siento unida con su localidad natal pues en Alcalá de Henares realicé mis estudios universitarios. 

En estas fechas tan proclives a las reuniones con la familia y los amigos yo también me sentí imbuida del espíritu navideño y me fui a visitar lugares a los que tengo mucho apego en dicha ciudad.

Me dispuse a viajar hasta allí y tuve la suerte de estar muy bien acompañada pues en el trayecto me encontré con él, con don Miguel. Iba en el mismo tren que yo, y en ese viaje también se encontraba don Quijote. Fue un recorrido muy ameno donde el genial escritor y su más famoso personaje nos entretuvieron a todos los pasajeros con sus ocurrencias.


Una vez en Alcalá de Henares visité la iglesia donde Miguel de Cervantes fue bautizado. A pesar de las muchas evidencias todavía hay algunos eruditos que cuestionan el lugar de nacimiento de este escritor, la mayoría para apropiarse de su procedencia y hacerlo originario del lugar de donde son ellos mismos. Como si haber nacido en el mismo sitio que un buen escritor les fuera a dar un plus de calidad a su profesión; qué tendrán que ver las churras con las merinas.

Iglesia de Santa María 

Quizás por eso en Alcalá se esfuerzan mucho en demostrar que Miguel fue bautizado allí –en la época de Cervantes no se registraban los nacimientos sino los bautizos– y por lo tanto de eso se deduce que el escritor nació también en la misma localidad. La iglesia que presume de haber sido el lugar de su bautismo es la iglesia de Santa María, en ella se muestra una réplica de la pila bautismal –la original fue destruida en la Guerra Civil– y se suministra al visitante una copia de la partida de bautismo.

Tuve ocasión de ver anteriormente el libro original en una exposición de la Biblioteca Nacional y, al igual que en aquella circunstancia, yo en esta copia no descifro nada. 

Por si la partida de bautismo no es suficiente prueba, también hay constancia de la casa donde vivió su infancia Miguel. Las escrituras demuestran que sus padres vivían allí cuando el escritor nació.


Y allí estuve, en la casa natal de Cervantes. Los muebles que en ella se encuentran no son los que su familia utilizó, pero los muros que la conforman sí. Las estancias son las mismas que Miguel disfrutó de niño.

Cuando visito lugares históricos pienso que el suelo que estoy pisando es el mismo que otros personajes pretéritos hollaron, que las paredes de un edificio son las mismas que cobijaron a otros muchos siglos atrás. Estos pensamientos me transportan en el tiempo de manera que me imagino a quienes allí antes vivieron en sus quehaceres diarios.




En esta ocasión me imaginé a Miguel correteando por el patio y por las galerías del piso superior, durmiendo en su cama, o comiendo con toda la familia, incluso aprendiendo sus primeras letras, esas que luego se convertirían en las mejores de la Literatura Universal. 





Subí las mismas escaleras que él subiría tantas veces. Me asomé al cuarto que posiblemente su padre utilizó para ejercer su profesión de cirujano y vi al pequeño Miguel asistiendo a las actividades de su progenitor, para muchos años después homenajearlo empleando una de sus herramientas –una bacía de barbero– para coronar la testa de don Quijote con su famoso yelmo de Mambrino. 


Me imaginé a su madre y a sus hermanas alrededor de un brasero, cosiendo y contando chismes. Quizá algunos sirvieron de inspiración para las historias de Miguel.


Me asomé a las mismas ventanas a las que él se asomaría. Me imaginé a Miguel soñando salir de allí para batallar por el rey en “la más alta ocasión que vieron los siglos, los pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros”, para vivir aventuras como espía de la corona o para viajar y conocer otros países (Las aventuras del ingenioso hidalgo don Miguel de Cervantes)

Recorriendo las habitaciones de aquella casa me sentí un poco más cerca de este ídolo mío. Recorriendo sus pasillos, tocando sus paredes, sentí la emoción de encontrarme en el mismo escenario donde vivió sus primeros años, donde el más grande escritor de nuestras letras inició su andadura por este mundo. 

Fue una visita muy especial.



NOTA: A la edad de cuatro años Miguel de Cervantes se trasladó a Valladolid con toda su familia, por lo que probablemente todo esto que he imaginado pertenece al mundo de las alucinaciones que una servidora tiene a veces. Pero como no soy historiadora y este blog es un rincón para la ensoñación me he permitido el lujo de fantasear como me vino en gana.



28 comentarios:

  1. Muy bueno Paloma, y claro que sí en tu blog mandas tú y fantaseas con tu adorado Cervantes como quieres, que para eso eres la jefa del blog.
    Me ha gustado mucho esta visita que nos has hecho y ese trayecto amenizado en el tren. Fantástico.
    Besos guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que fue una jornada muy bonita, el llamado "Tren de Cervantes" es una de esas iniciativas culturales que merece la pena vivir.
      Si, además, se añade la imaginación cuando se visitan determinados sitios, el divertimento está servido.
      Gracias, Conxita, por comprender mis "alucinaciones".
      Un besote muy grande, guapa.

      Eliminar
  2. Es conmovedor el amor y admiración que tienes por Cervantes y su obra, sobre todo "El quijote". Ya te he confesado en otra ocasión que me divertí y disfruté mucho con la primera parte de la obra, pero nunca he encontrado el momento de leer la segunda parte. Me gustó la primera, pero hay otros tipos de literatura, más actuales que me gustan mucho más y pasan por delante.
    Admiro tu incondicionalidad a ese autor y a esa obra.
    Y, por supuesto, en tu blog, sueñas e imaginas lo que te da la gana. Además ha sido precioso asistir a tus sueños y disfrutar con lo feliz que te hacen.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he sentido admiración por Cervantes, al principio era heredada de mi padre que siempre le tuvo (le tiene) como un referente de las letras españolas. Luego, cuando leí el Quijote me ratifiqué en esa admiración, y ahora cuando he indagado más sobre su vida para celebrar el cuarto centenario de su muerte, mi admiración se ha tornado en veneración absoluta.
      La verdad es que sí, que disfruté mucho paseando por su casa natal e imaginándome escenas con él.
      Un beso, amiga.

      Eliminar
  3. Pues para haber fantaseado te ha quedado divino. Casi he podido deambular de tu mano por sus estancias.
    Me imagino lo emocionada que te sentirías y es que debió ser toda una experiencia digna de contárnosla tal y como has hecho.
    Un post más a sumar a los que dedicas a ese importante caballero.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya vine denunciando en otras entradas a propósito del centenario de su muerte, creo que a Cervantes se le ha tratado injustamente siempre. En vida y después de muerto.
      Desde mi humilde blog he intentado corregir esto, y me ha confortado mucho saber que entre la población hay muchos que también le admiran y no le olvidan.
      Un besote grande, compañera.

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho pasear por las estancias donde nació tu querido y admirado Cervantes. Has hecho un post muy bonito. Me ha ilusionado verte así de contenta en la foto con tú hidalgo preferido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de fotografiarme con Cervantes no estaba en el guion, fue algo espontáneo que surgió cuando íbamos de camino a Alcalá. Fue una agradable sorpresa.
      Un abrazo, Mamen.

      Eliminar
  5. Pues me encantan tus fantasías, yo también pienso que estoy pisando el mismo suelo cuando visito algún lugar histórico.
    Me encanta tu visita especial.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que hayas disfrutado también con el relato de esta visita tan especial para mí.
      Un besote grande, Gemma.

      Eliminar
  6. Qué bonito e interesante. Pero confiesa la verdad, Paloma, en realidad fuiste allí para ver si te impregnabas, a través de las paredes que le vieron deambular y le oyeron hablar, cual psicofonía mental, de su erudición con la pluma :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué más quisiera yo que impregnarme de la mitad de la mitad de la mitad del buen escribir de Cervantes!
      No obstante, me puse en modo telepático pero creo que no funcionó. O el espíritu de Cervantes andaba por otros lugares o mi telepatía no era la correcta, ja, ja, ja.
      Muchas gracias por la visita, Josep Mª.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Paloma, leer El quijote por dos veces en mi vida ha sido quizás la experiencia más bella que he tenido en cuanto a literatura se refiere. Y bueno, como madrileño he tenido oportunidad de visitar Alcalá de Henares en varias ocasiones y me encanta. Su gastronomía es riquísima y he tenido la fortuna de comer en su Parador y desde luego es inolvidable. Como muy interesante me ha parecido la visita que has realizado a la casa natal de Cervantes y la imaginación que has puesto en su recorrido y en el propio texto.
    Un abrazo muy cervantino :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alcalá de Henares es una ciudad con mucho encanto. Reconozco que yo la empecé a conocer bien cuando ya fui adulta. Cuando era estudiante en la universidad me conocía algunos bares y mesones donde tomar cañas con los compañeros; luego, con el pasar de los años, me interesé más por su historia.
      La Hostería del Estudiante es muy bonita. Allí solo llegué a tomarme un café y porque invitaba el Decanato de Farmacia en una celebración de la patrona.
      Cervantes es mi debilidad, y todo lo que se refiere a él me gusta. Le tengo mucho cariño, al escritor y al personaje. El Quijote es la novela de aventuras que más me ha hecho disfrutar.
      Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  8. En La Mancha hemos hecho del Quijote una seña de identidad, y mira que Cervantes no anduvo por aquí más que de paso (porque Esquivias está en La Sagra y no en La Mancha). En Argamasilla de Alba hay una cueva donde al parecer estuvo preso y por allí vivía un caballero medio loco que pudo inspirar la figura del ingenioso hidalgo. La cueva de Montesinos atrae turistas en Ruidera y en El Toboso también se puede visitar... ¡la casa de Dulcinea! Con todo, si puedes estas navidades te lo recomiendo. Es un auténtico pueblo manchego, donde corre el viento por las calles, con sus conventos de clausura, rincones solitarios y un paisaje sobrecogedor. Además tienen un museo con ediciones del Quijote en varios idiomas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tenía ni idea de que hubiera una casa de Dulcinea, ¡cómo mola! Cuando pase por El Toboso la visitaré.
      Entiendo que todo lo que rodea al Quijote sea motivo de atracción. Si la gente va a un lugar porque ahí se rodó un episodio de Juego de Tronos, qué menos que hacer lo mismo con el escenario de la novela más universal.
      Tengo entre mis tareas pendientes el hacer un recorrido más o menos completo de diferentes localidades manchegas por donde pasó don Quijote. Algún día tengo que cumplir ese proyecto.
      Un abrazo, Gerardo.

      Eliminar
  9. ¡Que buena entrada Paloma! Me encanta la devoción que sientes por Cervantes. Las fotos son geniales, yo también habría aprovechado la oportunidad de hacérmelas!! Por cierto yo también me pongo a pensar que ese suelo lo pisaron otras personas mucho tiempo antes que yo!! Pensaba que yo era rara jajajaj pero veo que por fin puedo contarlo y que me entiendan!! Un besote guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que las que amamos la Historia cuando visitamos lugares con solera pensamos lo mismo. Yo suelo quedarme absorta mirando un lugar e imaginándome ese mismo sitio en la época en que se construyó.
      Lo malo es cuando a tu lado hay alguien que no piensa igual y solo se centra en lo que ve. Estando así en el coliseo de Roma, yo me imaginaba a los gladiadores dándose de mandobles, cuando una amiga que me acompañaba me soltó "Pues vaya birria, ¡está todo roto!" y se rompió el hechizo.
      Un besote, María. Gracias por tu visita.

      Eliminar
  10. Una entrada de lujo, Paloma. No solo por mostrarnos la casa del Escritor, con mayúsculas, sino por compartir tus sensaciones, tu pasión. Nos has transmitido lo que sentiste entre esos muros. Y es que hablar del Quijote es hacerlo una obra que su mera lectura nos hace escribir mejor, como si su talento se nos contagiara. Siempre es una excelente recomendación volver a leer Don Quijote.
    Con Cervantes pasa lo que con cualquier figura universal todos quieren apropiársela por aquello del orgullo local. Cuando precisamente son lo contrario, son universales.
    Un fuerte abrazo y FELIZ NAVIDAD!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú lo has dicho, David, Cervantes es universal. El lugar donde nació da lo mismo, porque sus letras y su obra es algo que nos pertenece a todos y que sea de una localidad u otra es lo de menos.
      Soy una fanática del Quijote. Me lo leí en su día y en la actualidad leo capítulos sueltos de vez en cuando, para recordar alguna de las aventuras de tan esperpéntico y entrañable personaje.
      Un abrazo, David, y Feliz Navidad también para ti.

      Eliminar
  11. Por supuesto, Paloma, también sé que eres una profunda admiradora de este insigne escritor universal, que efectivamente debió nacer en Alcalá de Henares y no en otros emplazamientos diversos de la geografía nacional, también se dice que su fecha de nacimiento coincide con el día de San Miguel, el 29 de septiembre y que luego fue bautizado el 9 de octubre en la iglesia de "Santa María la Mayor" de Alcalá de Henares.

    Por supuesto que poco tiempo duró su estancia en esa casa natal, porque enseguida su familia se trasladó a Valladolid, como tú muy bien indicas y porque allí también estaba la Corte de Carlos I de España y V de Alemania, ya en sus últimos años de reinado.

    Estás en tu derecho se dejarte llevar por la imaginación, permitiendo además, que tus pensamientos volasen libres. De manera que me ha encantado que vieras corretear a Miguel por ese patio o dar sus primeros pasos. Visualizarle durmiendo en esa cuna y aprendiendo a hablar y escribir sus primeras letras, que después han logrado cautivar a miles de millones de personas en todo el planeta.

    Me has contagiado de este ímpetu tan portentoso que impregnan tus letras también, acerca de lo que ha significado para España y para el mundo entero la figura de este genio incomparable de la Literatura y la Lengua española. ¡Mil hurras por Cervantes, pardiez!

    Un besazo enorme y ¡Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la sección "IV Centenario de la muerte de Cervantes" fui desgranando diferentes aspectos de la vida y obra de este genial escritor. El documentarme sobre él no hizo más que acrecentar la admiración que ya sentía.
      Como le comento a Rosa, mi predilección por este autor la heredé de mi padre y fue éste quien me regaló mi primer Quijote, una edición juvenil (tengo una entrada en donde cuento algunas anécdotas al respecto, "El Quijote y yo").
      En fin, que empiezo a contar sobre Cervantes y no paro. Visitar su casa natal supuso una emoción añadida.
      Y sí, pardiez, ¡viva Cervantes!
      Un besote, Estrella, que pases unas fiestas muy felices.

      Eliminar
  12. Qué bonita visita Paloma, cómo me ha gustado esta entrada tan especial. Y por supuesto, faltaría más, sigue soñando y fantaseando y nosotros disfrutando con ello.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tiene la imaginación, que se va por su cuenta y no tiene en consideración los hechos históricos. Pero soñar siempre es un buen ejercicio.
      Gracias, Mer, por tan agradable comentario.
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Gracias mil por compartir tú pasión por Miguel de Cervantes y tú fantasía. Te ha quedado una entrada muy bonita y las fotos de la casa invitan a visitarla, si voy intentaré hacer un hueco para coger el tren y visitarla, y se lo diré a mi hijo para que en un fin de semana se acerque y conozca Alcalá de Henares y por supuesto la casa de Cervantes. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una visita a Alcalá de Henares es casi obligado para el que va a Madrid, aunque hay tantas cosas que ver en la capital que si tienes pocos días el tiempo no da para mucho.
      Tu hijo, como vive en Madrid, sí que debería acercarse, merece la pena. Aunque si quiere hacerlo en el Tren de Cervantes tendrá que esperar a la primavera pues ahora no funciona (yo cogí el último de la temporada).
      Un besote, Tere.

      Eliminar
  14. La mezcla entre la realidad y la imaginación es una de las premisas para poder seguir soñando.... ¡y que sería de la vida sin sueños!

    Me alegro de que disfrutaras del viaje y gracias por llevarnos contigo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la realidad no nos da mucha información o no nos agrada, siempre tenemos la imaginación para rellenar esos huecos y para hacernos más llevadera la existencia.
      Gracias, David, por tu visita.
      Un abrazo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores