1 de diciembre de 2017

Félix Lope de Vega y Carpio


El protagonista de este mes de diciembre en Poemas y Cantares es Lope de Vega.

Félix Lope de Vega y Carpio nace en Madrid el 25 de noviembre de 1562. Es hijo de un bordador de Cantabria que se fue a la capital del reino buscando trabajar en la corte, aunque la versión del propio Lope dice que la verdadera razón de la llegada a Madrid de su padre fue una aventura amorosa, su madre fue a rescatarlo y se reconciliaron, siendo Lope el fruto de esa reconciliación. 

Lope es un niño precoz, lee latín y castellano y compone versos con cinco años; con doce escribe comedias. Pero todo esto lo cuenta él y teniendo en cuenta que a lo largo de su vida se caracterizó por una gran egolatría, este testimonio hay que tomarlo con muchas reservas.

Estudia para ser sacerdote en la Universidad de Alcalá pero su talante juerguista le impide conseguir el sacerdocio y ni siquiera el grado de bachiller. Se gana la vida como secretario de nobles y gente influyente en la Villa y Corte. De esta manera se codea con los poderosos, pero siempre desde un plano inferior pues él no deja de ser un sirviente.

Se enamora y se lía con una actriz, Elena Osorio. Esta sería la primera de una larga lista de amantes. El padre de Elena era el director de la compañía de teatro en la que trabajaba. Lope escribe varias comedias para esta compañía. Pero el progenitor de la actriz decide que es más provechoso que su hija se encame con un noble, sobrino de un cardenal, que con un escritorucho de tres al cuarto. Es entonces cuando un despechado Lope despliega toda su artillería de mala leche y se dedica a difundir una serie de libelos donde la pobre Elena y su padre no salen bien parados.

Por este motivo Lope acaba preso, pero una vez cumplida la condena vuelve a las andadas y esta reincidencia le cuesta ocho años de destierro de Madrid. En este periodo se casa con Isabel, la hija de un pintor de la corte, y se alista en la Gran Armada. Vuelve derrotado de la desastrosa campaña en costas británicas sin pena ni gloria, algo que le dejará una huella imborrable y será causa de vergüenza y motivo de cierto complejo de inferioridad ante otros autores que tuvieron un pasado militar mucho más glorioso –léase Cervantes y su participación en la victoriosa batalla de Lepanto–. 

Con treinta y dos años enviuda de Isabel cuando esta muere de sobreparto. La viudedad le dura cuatro años pues se casa con Juana, una mujer poco agraciada física e intelectualmente pero hija de un rico comerciante, lo que dio lugar a muchos chismes entre sus allegados pues todos pensaron que en su matrimonio el único amor que existía era el que tenía Lope al dinero. El otro amor, el físico y espiritual, Lope lo encontraba fuera de su hogar.

Porque Lope además de escribir comedias y poemas también se le da muy bien enamorar y enamorarse. Son muchas las amantes que tiene a lo largo de su vida. También es padre de muchos hijos, quince entre legítimos y bastardos –aunque hay autores que elevan este número a diecisiete–. Entre todas las amantes que Lope tiene, y mantiene, destaca la actriz Micaela de Luján por ser la madre de Marcela, la única descendiente que siguió los pasos literarios de su padre y a la que esta sección le dedicó una publicación hace meses (Sor Marcela de San Félix).

Siempre se ha hablado de la gran productividad literaria de este escritor (3000 sonetos, tres novelas, cuatro novelas cortas, nueve epopeyas, tres poemas didácticos, y varios centenares de comedias) y que le procuró el sobrenombre de Fénix de los ingenios. Dicen que su desbordante imaginación le llevó a escribir con un ritmo frenético. Otros autores, más pragmáticos, explican esta alta productividad en la necesidad de mantener a tantas amantes y tantos hijos. 

Lope se sabe rodear de los poderosos y a su sombra consigue prebendas y elogios. Es secretario del duque de Sessa, un personaje muy influyente en la corte. Además, sus comedias son celebradas por el público y se convierte en un escritor famoso y aclamado. Una auténtica celebrity de la época fue nuestro Lope.

Es famosa la guerra de celos y piques profesionales que mantuvo con Cervantes, pero con quien realmente se llevó mal fue con Góngora. El estilo literario tan retorcido y difícil de comprender de este último llevó a Lope a cuestionar su validez –si un texto, por muy bien escrito que esté, no se entiende, en realidad no sirve para mucho–. Góngora contraatacó alegando que el estilo de Lope era demasiado vulgar. Mientras, Quevedo –que también se llevaba fatal con Góngora– se puso de parte de Lope. Y entre medias, Cervantes con su Quijote andaba a lo suyo y metiendo cizaña con unos y con otros. Cosas de los genios y sus egos.

Aunque hay que reconocer que de todos ellos el que mejor se lo montó fue Lope de Vega. Ganó sus buenos dineros y vivió a todo tren.
Fachada posterior y jardín de la vivienda de Lope de Vega

Interior de la vivienda
Pero entre tanto éxito Lope sufre una crisis espiritual y se hace sacerdote. Porque en la vida de este celebrado escritor no todo son parabienes. El destino se muestra cruel con él y sufre varias desgracias familiares.

Su esposa Juana enferma y fallece al dar a luz, además, uno de sus hijos muere siendo casi un niño. Decide tomar los hábitos para recogerse y hacer examen de conciencia. Esta sería la versión oficial. La versión chismosa dice que toma los hábitos para evadir la justicia de algunos maridos enfadados por tener ciertos aditamentos en la cabeza a causa de los cortejos de Lope con sus mujeres.

Ya sabemos que la gente chismosa suele ser malintencionada pero a veces acierta con sus maledicencias porque el hecho es que Lope, siendo ya sacerdote, sigue teniendo amantes. De hecho se amanceba con otra mujer, Marta.

Pero las desgracias siguen en la vida privada del famoso escritor. Marta se vuelve loca y muere varios años después de iniciar su relación con Lope. Uno de los hijos que tiene con Micaela de Luján se ahoga en Venezuela. Uno de sus nietos, el hijo de su única hija legítima, muere como soldado en la campaña de Milán. De los quince hijos que Lope tiene tan solo uno le sobrevive: Marcela, la monja que vive recluida en un convento de clausura tan solo a unos metros de la vivienda de su padre.  

Lope muere en Madrid el 27 de agosto de 1635, tiene setenta y dos años. Sus restos no están en una tumba individual, al igual que ocurrió con los de Cervantes, se encuentran en una fosa común, en este caso de la iglesia de San Sebastián sita en la calle Atocha. 


Lope, por su inquina hacia Cervantes, no me cae simpático. Siento una predilección especial por el autor del Quijote y me dejo llevar por mis sentimientos. Pero hay que reconocer que Lope de Vega escribía muy bien. He asistido a la representación de muchas de sus obras de teatro y siempre he salido encantada con el verbo de este autor. Fuenteovejuna, La dama boba, El perro del hortelano son obras que he visto en los últimos meses y son auténticas maravillas. Las cosas como son.

Muchos son los versos que Lope compuso, tanto por separado como en sus comedias, por lo que es difícil elegir. Me he decidido por unos versos que hablan de lo que es sentirse enamorado, algo que el autor conoció muy bien pues se enamoró muchas veces si atendemos al número de amantes que tuvo.

 Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor suave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Félix Lope de Vega (1562-1635)

Amar es un sentimiento maravilloso, pero en ocasiones nos da zozobra, angustia y todo ese cúmulo de sensaciones que tan bien expresa Lope. Ese estar feliz y triste al mismo tiempo, esa inquietud que nos desbarata es lo que hace creer que el cielo en un infierno cabe.




36 comentarios:

  1. Ay qué buen post.
    Yo con Lope tengo sentimientos encontrados. Me gusta y me pasa como a ti, he visto representaciopnes de sus obras y es increíble pero...su inquina a Cervantes y que a veces tengo la impresión de que, aunque no dudo de su calidad, sus obras no son tan buenas como las de sus contemporáneos, ellos dedicaban más tiempo y esfuerzo y él escribía tan deprisa...pero aún así me maravilla y me sé su biografía de memoria porque siempre me ha llamado la atención.
    Besos y el poema elegido es una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que escribiera deprisa no es motivo para pensar que sus obras no eran tan buenas. Recuerdo un diálogo que se da en "El perro del hortelano" donde los protagonistas se lanzan frases con doble sentido que es un prodigio de imaginación y del dominio del lenguaje. Puede que su gran productividad residiera en que era muy trabajador y le dedicaba más horas que otros.
      Quizás cae algo antipático porque era un poco engreído, pero hoy en día también hay muchos escritores afamados, y con menos calidad que Lope, que son insoportables por su endiosamiento.
      Un besote grande, Gemma.

      Eliminar
  2. Estas entradas siempre se ven muy trabajadas, pero esta especialmente, me parece muy buena. La vida de este genio, entre amores y batallas, da para una buena serie de televisión. No sé cómo a nadie se le ha ocurrido. Yo prefiero a Quevedo, pero por puro gusto personal. No me atrevería a decir cuál escribía mejor.
    Tampoco me parecen quince muchos hijos para la época y menos siendo un hombre. Mi abuela, que los tuvo que gestar, parir y amamantar, tuvo catorce. Le sobrevivieron cinco.
    Genial post, como te decía.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, ¿has visto a Lope en "El Ministerio del tiempo"? Es idéntico al de tu entrada. Bueno, un poco más risueño que en esta foto está un poco serio.

      Eliminar
    2. Es cierto que quince hijos en aquella época no son tantos. A mí me llama la atención que la mayoría los tuviera fuera del matrimonio. Era un adúltero redomado. Mi propia abuela materna tuvo diecinueve hermanos, si bien mi bisabuelo se casó dos veces (con la primera esposa tuvo once hijos y con la segunda, nueve).
      He visto a Lope en la serie que mencionas y sí, el actor está muy bien caracterizado. Incluso el personaje de Cervantes me pareció muy acertado.
      Por el retrato a Lope se le adivina muy pintón, si además tenía un buen piquito de oro, a tenor de cómo escribía, a las mujeres se las debía de llevar de calle.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  3. Caramba con Lope de Vega, ignoraba esa vida tan azarosa. Me alegro de haber leído esta entrada porque, además de entretenida, muy instructiva. Ese poema, pese a mi aversión, o indiferencia más bien, hacia la poesía, me gusta mucho. Ahora pincho en el enlace que pusiste de la hija para seguir indagando. Muy buen día, Paloma-Kirke (¿qué significa Kirke?). Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como comenta Rosa, la vida de Lope bien podía llevarse a la gran pantalla.
      Kirke es la transliteración del nombre en griego de Circe, una diosa-bruja de la mitología griega y que aparece en la Odisea. Como hacía pócimas, algunas con oscuros propósitos, me gustó mucho el personaje.
      Tengo una entrada al respecto, si miras en el blog, arriba a la izquierda puedes acceder al enlace, aparece con el título " Por qué me llamo Kirke (De diosas y de brujas)".
      Un besote muy grande.

      Eliminar
  4. Hola Kirke, me has descubierto a un Lope ligón, muy ligón,ja,ja,ja. Y es que es verdaderamente casi inimaginable saber de donde sacaba el tiempo el autor, para además de su profusa carrera literaria, tener tantos amores, hijos y los conflictos que aquello conllevaría. También es cierto que para aquella época su longevidad es bastante llamativa. De sus obras El perro del hortelano y La dama boba han sido llevadas al cine y con acierto en mi opinión.

    Gracias por una entrada tan instructiva y por explicarla tan bien. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En aquella época no había ni televisión ni cine, Miguel, había que entretenerse de otra manera y parece que Lope se inclinó por una sola, jajaja.
      Según he leído sobre él, como tú comentas, la convivencia con tanto hijo legítimo y no legítimo, más la amante de turno, no fue fácil. De hecho, la única hija que le sobrevivió, Marcela, se marchó de casa e ingresó en un convento porque no soportaba vivir con las amantes de su padre ni el bullicio de tanta gente en la vivienda paterna.
      Gracias a ti por pasarte y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola! Pese a que sabía algún dato que se me quedó al estudiarlo en el colegio la verdad es que he descubierto muchas cosas. Muchas gracias por la entrada.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, Beatriz.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. ¡Entrada de lujo, Paloma! No solo por el personaje, una bestia de la literatura, sino por la manera amena y clara con la que has mostrado la vida de este grande. Algunos datos los conocía, otros me los has recordado y el resto, los referentes a su vida gamberra, me los has descubierto. ¡Ay! Si en el colegio se explicara así la literatura creo que otro gallo nos cantaría. Fabuloso, Paloma. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en el colegio tienen una obligación más severa que la mía para explicar literatura. Si yo hubiera hablado del estilo literario de Lope con la métrica de los sonetos, que si el endecasílabo o el octosílabo, seguro que esta publicación no hubiera sido tan amena.
      Lo bueno del blog es que me puedo recrear en la parte más lúdica y más divertida de los escritores, es decir, su vida. Algunos, como Lope, tuvieron una existencia muy azarosa, además, conocer sus entresijos personales los hace más cercanos.
      Muchas gracias por tus elogiosas palabras, David. Encantada de haberte entretenido.
      Un beso.

      Eliminar
  7. Que buena entrada! La verdad es que siempre aprendo algo leyéndote. No conocía tantos detalles de su vida, y tu documentación siempre es bastante impecable.
    Yo también prefiero a Cervantes, aunque tampoco puedo decir que Lope de Vega no me caiga simpático. Ese carácter de vividor y un poco "fiestero" me hace gracia jajajaj :))
    Un besote guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si somos rigurosos, dejando aparte nuestras preferencias personales, Lope debía de ser un tipo mucho más simpático que Cervantes, y se tomó la vida con mucha más alegría.
      Es verdad que él consiguió fama y dinero, algo que Cervantes nunca tuvo, pero Lope también sufrío muchas desgracias personales (la mayoría de sus hijos murieron en la infancia, y los demás, salvo una, ya adultos pero antes que él). Sin embargo, parece que todas esas desgracias nunca le quitaron las ganas de vivir y disfrutar de los placeres. Bien por Lope.
      Un besote grande, María.

      Eliminar
  8. Dicen que el hambre agudiza el ingenio por lo que Lope el príncipe o Fénix de los ingenios debió pasar mucha hambre y la libido tan exacerbada debería estar un tanto enjuto al menos al principio, de joven.
    Luego el dinero le llegó solo y más después de aquello de "...más de ciento, en horas veinticuatro, pasaron de las musas al teatro..."
    Siempre me llamó la atención su segundo apellido Vega Carpio. No sé si hay algún pueblo por Cantabria que sea Carpio o que parte de su chispa podría ser andaluza -de Córdoba-.
    Kirke, tú debes ser familia de Lope, así que ándele. Ahora toca D. Critóbal Colón que dicen que fue un príncipe polaco espía portugués en la corte española y para colmo se casa con una noble de Madeira que debió ser tatarararara...buela de Cristiano y antecesora de mi Muniz.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú como siempre barriendo para casa. No solo en Andalucía hay chispa, el salero se puede encontrar en muchos sitios.
      Viniera de donde viniera, Lope de Vega debía de tener mucha labia y por eso se le daba tan bien enamorar.
      No creo que escriba nunca sobre Colón porque ni es científico ni es poeta, así que no entra, a priori, en ninguna de las categorías que yo suelo escribir; aunque nunca digas de este agua no beberé.
      ¿Lo de Madeira y Muniz es cierto? ¿Hay alguna posibilidad, aunque sea muy remota, de que seas pariente de Cristiano? ¿En serio? Si es así, que seas culé es una traición como un castillo a tus orígenes, que lo sepas.
      Un beso, jefe.

      Eliminar
  9. Pues yo siempre he tenido cierta curiosidad por la vida de Lope de Vega, en realidad esa época dorada de las letras españolas me ha atraído mucho. Pones para ilustrar esta entrada algunas fotos de su casa museo en el macrileño barrio de las letras, casa que he visitado y que recomiendo por lo cuidada que está y la didáctica visita guiada que ofrecen. A pocos metros como dices está el convento de las trinitarias descalzas donde procesó su hija Marcela, y no muy lejos, ya en la calle Atocha, la iglesia de San Sebastián, donde fue enterrado y reposó en una tumba hasta que quien pagaba el alquiler de la misma dejó de hacerlo y sus huesos fueron a parar a un osario. Una vida interesante sin duda la de este personaje, tanto como su obra y sus rencillas con otros grandes de la época, especialmente con Cervantes. En este sentido hay un episodio de la serie "El ministerio del tiempo" donde se retrata en clave de humor la relación entre estos dos personajes, con un Lope magníficamente interpretado por el actor Víctor Clavijo. Un personaje que dejó huella, sin duda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compruebo que conoces bien el barrio de las Letras, una zona por la que me gusta pasear y que adoro especialmente.
      Como ya has detectado las fotos son de la casa museo de Lope de Vega. Y sí, la visita es muy recomendable por las explicaciones de la persona encargada de enseñarla.
      Desconocía el detalle del alquiler de la tumba de Lope. Había oído que el cementerio aledaño a la iglesia fue expropiado (ahora es una mezcla de vivero y sala de exposiciones, algo muy raro) y que las tumbas se levantaron para unir todos los restos en un lugar común, aunque no he encontrado documentación al respecto.
      Vi el episodio que mencionas de "El ministerio del tiempo" (le he comentado a Rosa qué bien caracterizado está el actor que encarna al escritor) y ahí se escenifica de manera muy graciosa la relación de esos dos grandes de la Literatura, Lope y Cervantes, incluir a Shakespeare en el tinglado, aunque fue una licencia de los guionistas, añadió un plus de humor.
      Por cierto que haciendo parodia al apodo de Fénix de los ingenios, Cervantes llamó a Lope 'Monstruo de la Naturaleza'. Dos trenes de mercancías en colisión fueron estos hombres.
      Muchas gracias por tu estupendo comentario, tan ilustrativo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Darte la enhorabuena, Kirke por tan magnífica entrada, bien documentada que nos acerca a la figura del escritor y al hombre (muy mujeriego él)

    Lope era un triunfador: "Fue un fenómeno de fans de la época. Las mujeres suspiraban por él cuando salía a la calle, le lanzaban piropos, murmuraban al verlo pasear, no le pedían un "selfie" o un autógrafo porque no estaba de moda...".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que si Lope de Vega hubiera vivido en nuestro siglo sería portada de muchas revistas del corazón con sus escándalos y sus amoríos.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Qué entrada tan ilustrativa la tuya, Paloma, y tan bien narrada. Ya conocía, muy por encima, las vicisitudes y algunas de las "características" de este gran dramaturgo y poeta, y su enemistad con Cervantes. Pero cuando vi la película "Lope" me percaté de que era un tipo de cuidado.
    Según esta película, tenía una increíble facilidad para improvisar versos y llegó a batirse en un duelo dialéctico-poético con no recuerdo qué otro conocido poeta. Sus versos salían de su boca a raudales ante un público entusiasmado e incrédulo por tanta imaginación e ironía que aquel derrochaba.
    Pensando que el tipo de personaje que se mostraba en la película era fiel reflejo de su forma de ser, me cayó fatal. Nunca he soportado a los engreídos, y mucho menos a los que se encaman con las esposas de otros, jajaja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que no presume quien quiere, sino quien puede. Lope de Vega tenía motivos para presumir, su capacidad para hacer versos y su manera de escribir son estupendas.
      Otra cosa es que uno se venga arriba y se vuelva engreído, eso ya hace cargante al personaje por muy bueno que sea en lo suyo.
      Indudablemente algo tenía este hombre para ligar tanto, aunque puede que su fama también le facilitara el camino con algunas damas. Ayer, igual que hoy, ser un personaje famoso abría muchas puertas (y alcobas).
      Dejaremos nuestras inquinas personales, Josep Mª, con este autor y nos quedaremos con su magnífica forma de escribir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. Menudo elemento era Lope de Vega y no tanto por su fama bien merecida de don Juan sino porque cuando alguna se le resistía le hacía sentir todo el peso de su afilada pluma y eso me parece muy poco ético.
    Siempre me produce cierta hilaridad ver lo mal que se llevaban estos autores y es que los celos y la envidia no acostumbran a ser buenos consejeros.
    Muy instructiva y amena la entrada.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquel Siglo de Oro fue un auténtico hervidero de mentes brillantes y además vivían muy cerca unas de otras por lo que la convivencia era complicada. Cuando se junta tanto genio pueden darse esos enfrentamientos que a los ojos de extraños nos parecen en cierta manera infantiles.
      Lope cuando se vio despechado utilizó el arma que mejor sabía dominar: la palabra y demostró que podía hacer mucho daño.
      Gracias por tu amable comentario, Conxita.
      Un besote grande.

      Eliminar
  13. Kirke nos has regalado una completa biografía de Lope de Vega, algo sabía del dramaturgo y poeta, pero poco de su afamada vida conyugal y amatoria. ¡Vaya con Lope! jajaja y no parecía ser muy guapo galán. Las enamoraría con su labia y sus poesías. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alguien que escribía tan bien seguro que tenía el don de la palabra y sabría manejarse estupendamente para requebrar damas. Su puntito de famoso supongo que algo le ayudó también.
      Un abrazo, Mamen.

      Eliminar
  14. Una biografía pintoresca la de Lope de Vega, no hay duda. La verdad es que no conocía muchos de los detalles que nos has contado en tu post, así que me ha encantado aprender más cosas. Al menos este gran autor se lo montó de manera que vivió bien, y no como otros que pasaron tantas penurias a pesar de ser tan grandes. Por cierto, precioso los versos que has elegido :)

    Un post muy ameno e interesante, Paloma, ¡gracias!

    Un beso grande y feliz comienzo de semana.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nadie duda a estas alturas que Lope de Vega escribía muy bien, pero además tuvo algo que le hizo triunfar. Cervantes escribía también fenomenal y no alcanzó nunca la fama.
      Puede que el saber rodearse de la gente adecuada que sirva para que le promocionen a uno o caer en gracia tenga algo que ver en todo esto.
      El caso es que supo asentar su carrera y que fuera retribuido largamente lo que le permitió llevar un buen tren de vida. Su casa era todo un palacio si se compara con la de otros escritores, como el mismo Cervantes, por ejemplo.
      Me alegra mucho saber que te gustó esta manera de ver a Lope de Vega, su vida amorosa y sus devaneos.
      Un beso grande, Julia.

      Eliminar
  15. Desconocía la sumamente tormentosa y agitada vida sentimental de Felix Lope de Vega y Carpio, en cambio conozco algo mejor su vida literaria, especialmente la relacionada con su prolífica producción de comedias, como estas tres que has mencionado. Su temática fue muy variada, aunque destacan las comedias de capa y espada, que se basan en la intriga de acción amorosa. En cuanto a las obras más prestigiosas, son las que tratan de los abusos por parte de los nobles, como Fuente Ovejuna, El caballero de Olmedo, El mejor alcalde, el rey y Peribáñez y el comendador de Ocaña. También son muy conocidas sus obras teatrales de tema amoroso.
    Me gustaría mencionar su primera novela: La Arcadia, donde idealiza la vida campesina y de los pastores en general, de género lírico y con numerosos poemas.

    Cervantes que conocía muy bien las ambiciones de Lope de Vega y su arrogancia, tras ciertas dificultades por llevar sus obras al teatro, ya que por entonces Lope era quien triunfaba, pues él había estado preso en Argel, lo que le apartó cierto tiempo de la literatura para buscarse la vida, de ahí que luego cuando quiso volver al teatro, los directores ya no compraban sus comedias, pues se había puesto de moda en toda España el estilo de Lope de Vega.
    Y de estas trifulcas, nació este soneto que el genio de Cervantes le dedicó a su rival.

    Hermano Lope, bórrame el soné
    e versos de Ariosto y Garcila,
    y la Biblia no tomes en la ma,
    pues nunca de la Biblia dices le.
    También me borrarás La Dragóme
    y un librillo que llaman del Arca
    con todo el Comediqje y Epita,
    y, por ser mora, quemarás la Angé,
    Sabe Dios mi intención con San Isi;
    mas quiéralo dejar por lo devo.
    Bórrame en su lugar El peregri.
    Y en cuatro leguas no me digas co
    ; que supuesto que escribes boberi,
    las vendrán a entender cuatro nació.
    Ni acabes de escribir La Jerusa;
    bástale a la cuitada su traba.

    Finalizo mi comentario agradeciéndote, querida amiga Paloma, tu impecable labor informativa, así como el gran esfuerzo a la hora de indagar estos datos acerca de este insigne escritor español.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tu estupendo comentario has complementado esta publicación sobre Lope. Yo me he centrado más, como es habitual en esta sección, en la vida personal del escritor, dejando la obra en su más estricto sentido literario un poco aparte.
      Estoy en la idea que saber qué vicisitudes tuvieron estos personajes ayuda a comprender un poco mejor cómo escribieron.
      Lope tenía cierta envidia de Cervantes por ese pasado glorioso militar y a cambio Cervantes intentó probar suerte en el teatro, a la sazón una actividad muy lucrativa pues era un entretenimiento con gran aceptación entre el público, pero no lo consiguió y es que tener como rival a un fenómeno de las tablas como Lope se lo puso muy complicado
      Dicen que Lope se acabó de enemistar con el de Alcalá por ciertas burlas que Cervantes hizo sobre su obra en el prólogo del Quijote. En fin, que más parecieran niños de escuela que literatos de calidad, pero gracias a esa enemistad salieron versos muy buenos. Algo es algo.
      Muchas gracias por tan ilustrativo comentario, Estrella.
      Un beso grande.

      Eliminar
  16. Hola Paloma,
    ¡Qué personaje! No conocía nada del terreno personal de Lope de Vega, así que he disfrutado mucho de esta entrada, aunque da la sensación que antes la vida se vivía con una intensidad de la que ahora parece que nos hemos quedado incoloros.
    Con tanta trama, casi, casi parece una telenovela.
    Me ha encantado leerte, :)
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que antes se tuviera más constancia de la brevedad de la vida y por eso se viviera así, eso el que podía permitírselo, que otros bastante tenían con poder comer todos los días.
      A veces, los personajes literarios nos sorprenden con sus vidas complicadas.
      Un beso muy grande, Irene.

      Eliminar
  17. Se me había pasado esta entrada de un autor que están entre los tres de mis predilectos. el primero de los cuales es Cervantes el segundo Quevedo y en tercer lugar este que nos traes a colación que era un vividor, pero con sus altibajos.
    Completo historial contado con desparpajo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí Cervantes está en el primer lugar porque le tengo un especial cariño, por el Quijote y por la mala suerte que le acompañó durante toda su vida, pero a los demás escritores del Siglo de Oro no les pongo número de orden, simplemente me parecen geniales todos ellos, aunque algunos sean más difíciles de entender (verbi gratia, Góngora)
      Un beso.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores