4 de diciembre de 2017

"El ladrón de vírgenes"-David de Juan Marcos

Cómo iba a saber que aquel hombre traía la muerte consigo. Debí darme cuenta por su olor a cebolla rancia. Debí darme cuenta cuando la leche cuajaba a su paso en los cubos de metal. Cuando las palomas morían desplumadas por la tiña, o porque allá por donde pasaba doblaba los racimos y dejaba una pestilencia a plomo de preludios de tormenta de verano.

Así comienza una novela inquietante y desconcertante por su forma de narrar. El estilo que se entrevé en estas pocas líneas ya me sugirió que me encontraba ante una obra especial. 

No creo en los flechazos amorosos y tampoco creo que en las primeras páginas de un libro se sepa si me va a gustar o no. Creo que la lectura, igual que el verdadero amor, se va fraguando con el tiempo, con el transcurrir de las palabras y las frases. Más de una novela empieza siendo un tostón para ir evolucionando, a medida que el lector se sumerge en la historia, y acabar siendo una lectura agradable. Me gusta, por este motivo, dar oportunidad a una novela a pesar de su inicio, aunque siempre dentro de unos límites, claro.

“El ladrón de vírgenes” fue la excepción a esta regla mía tan particular. El párrafo que inicia esta reseña me impactó y avisó de que comenzaba una lectura muy interesante. No me equivoqué.

Pero vayamos por partes.

Después de quince años de ausencia Andrés Pajuelo aparece por su pueblo. Sus tres hijos y su esposa le reciben de distinta manera pues antes de su marcha no dejó buen recuerdo. Andrés es huraño, malhumorado y con un genio muy violento; es uno de esos hombres “que arremeten contra el mundo tras la cobardía de los susurros”. 

Andrés viene acompañado de un enigmático personaje. Involucra a dos de sus hijos y al prometido de su hija en sus actividades que no son otras que el robo y expolio de obras de arte sacro por ermitas e iglesias de pequeños pueblos que no saben del valor real de las imágenes que albergan. Pero mientras programan uno de sus robos se comenten varios asesinatos y Andrés es acusado y ejecutado en la horca por la turba en su propio pueblo.

No me gusta destripar el argumento de las novelas, es algo que me molesta cuando leo otras reseñas por la red. En este caso podría creerse que he hecho spoiler, pero no es verdad pues la novela comienza narrando un suceso que se da al final de la misma. Y es en este aspecto donde me sentí impactada pues me recordó a otra novela, del gran maestro don Gabriel García Márquez, en la que se utiliza la misma técnica y que, al igual que en esta, no restó ni un ápice de interés a la lectura: saber el final no evita querer averiguar qué pasó para llegar hasta ese desenlace.

Pero las similitudes con aquella otra novela (Crónica de una muerte anunciada) no paran ahí. Ciertas situaciones sobrepasan la realidad para sumergirse en un mundo mágico y onírico: el agua empieza a hervir en el caldero antes de ponerlo en la lumbre o una mujer tiene una coleta de dos metros de longitud que se recoge alrededor del cuello como si fuera una serpiente.

Podría pensarse que esta novela es una imitación del realismo mágico hispanoamericano. Yo no lo vi así. Esa imaginación desbordante que se da en los escritores americanos que utilizan este estilo aquí no es tan manifiesta, está atenuada. Yo lo calificaría de realismo mágico a la española.

Estilo literario aparte, que a mí me encantó, hay un análisis estupendo sobre la religión y el papel de ésta en la vida de los seres humanos, la necesidad que el hombre ha tenido de creer en algo y cómo ha sido muchas veces el motor de su evolución. Podría poner un montón de frases que me parecieron fantásticas al respecto pero me limitaré a unos pocos párrafos:

En la Naturaleza todo aquello que no es útil se desecha, todo lo necesario persiste. Si en miles de años la idea religiosa no ha sido eliminada de nuestro instinto es por lo ineludible del concepto”.

Se reflexiona sobre la religión como la búsqueda de protección, de seguridad. La religión como un diálogo con Dios que muchas veces es un diálogo con uno mismo. 

Pero si en ocasiones la religión sirvió de motor para avanzar también sirvió para frenar esa evolución: la dualidad de todo aquello que puede ser bueno o malo según se utilice.

Lo malo de la religión es cuando alguien se atreve a interpretar la de otros; cuando alguien te dice lo que debes creer y cómo debes creerlo.

Porque el hombre creyente ahuyenta el miedo al sentirse protegido por su Dios, confía en Él y en sus representantes y ahí radica otro peligro:

La Iglesia le pone una mordaza al miedo y así poder seguir en ese simulacro de felicidad que es la ignorancia, delegando el destino en otros” y es así como uno se vuelve frágil y maleable.

Reflexiones aparte la novela está llena de suspense –a pesar de saber cómo acaba uno de los protagonistas– y el giro final que se da en las últimas páginas, aunque para mí fue algo rocambolesco, añadió la sorpresa que remata una historia muy peculiar, por lo que cuenta y ante todo por cómo lo cuenta.

“El ladrón de vírgenes” ha sido todo un descubrimiento y el autor también. David de Juan Marcos tiene otras dos novelas que pienso añadir a mi estantería en cuanto tenga ocasión. Es uno de esos autores que escriben muy bien, con un estilo poco habitual y además trata temas interesantes. ¡Qué más se puede pedir! 




36 comentarios:

  1. Me encanta cuando la reseña consigue transmitir ese sentimiento de satisfacción que ha provocado su lectura. Como afirmas al final si tiene suspense, una trama elaborada, un estilo con personalidad y cierta profundidad de mensaje, no se puede pedir más. Además es un autor que desconocía y que apunto en la lista. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí el libro me gustó. Tiene los dos ingredientes fundamentales a la hora de leer un buen libro: argumento y estilo narrativo. Además, en este caso, el estilo narrativo me pareció original.
      Otra cosa es que le guste a todo el mundo.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  2. Hola! Hace tiempo leí varias reseñas de este libro y la verdad es que, pese a que el argumento me pareció entretenido, me esperaba más así que por el momento no creo que lo lea pero no lo descarto si algún día disminuye mi montaña de pendientes.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este libro se sale de la norma, es bastante original en la forma de contar las cosas y eso, a mí, me llamó mucho la atención.
      Un saludo, Beatriz.

      Eliminar
  3. He indagado y he visto que el autor es biólogo. Algunos de sus pensamientos que tú citas están muy en consonancia con los míos.
    Te iba a decir que a lo mejor era gallego por la corriente de Realismo Mágico gallego de Cunqueiro o Torrente Ballester o Wenceslao Fernández Florers , entre otros, pero veo que es de Salamanca. Yo creo que el Realismo Mágico es tan español como hispanoamericano, aunque ellos le dieran la fama.
    Me has tentado mucho con este libro. Lo apunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también pensé en Galicia como el lugar donde se desarrollaba la acción, y aunque no cita topónimos por las descripciones del paisaje me di cuenta que no correspondía a la costa cantábrica.
      Tienes razón en que Torrente Ballester y otros más utilizan esa manera tan peculiar de narrativa, mezclando la magia con lo cotidiano, pero como se hizo "famoso" el estilo este con García Márquez creo que ya todos tenemos asumido que nación en Colombia aunque no sea realmente así.
      Espero que te guste tanto como a mí si te decides finalmente a leerlo.
      Un besote.

      Eliminar
  4. PUES ALGO MUY PECULIAR LO QUE AL PRINCIPIO POR SU NARATIVA NO PODIA ENTENDER NADA LUEGO DE SEGUIR LEYENDO PUDE VER LO QUE TRATAVAS MUY BUENO BENDICIONES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que tiene un estilo peculiar este autor, merece la pena leerlo.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. Me alegro de que hayas disfrutado tanto de esta novela. Lo cierto es que a mi me sorprendió mucho que el autor usara esa prosa tan poética y rica en matices, tan poco habitual en este tipo de historias, con frases cargadas de cadencia y musicalidad, pero me ralentizó su lectura. Es una novela diferente...Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te debo dar las gracias, Marina, porque me animé con este libro cuando leí tu reseña. Una vez más tu buen criterio me ayudó a conocer un autor del que no tenía noticia.
      Apúntate otro tanto más porque con esta recomendación diste en el clavo conmigo.
      A mí no me resultó lenta la lectura y aunque algunos párrafos estaban llenos de musicalidad, como tú comentas, a mí me resultaron originales.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  6. Muy interesante. Tomo buena nota.

    Gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Kirke, para mí lo más importante de un autor es lo que dejas ver de ser distinto a los demás y además buscar en esa diferenciación un buen estilo narrativo. Y no cabe duda, de que David de Juan Marcos es uno de esos elegidos al descubrir los párrafos que has destacado y señalado. Por otro lado, me parece muy interesante en sí mismo, el concepto y el entendimiento sobre la religión que has querido dejar reflejado y que sin duda se acerca mucho a la manera que personalmente tengo yo de entender este tema. Muchas gracias por descubrirme un autor que me ha resultado muy llamativo, especialmente por acercarse a la literatura hispanoaméricana dentro de su estilo, ya que es una de las formas de expresión literaria que más me gusta.
    Un abrazo y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me llamó la atención la originalidad del estilo narrativo. Cuando un autor apuesta por una fórmula diferente y además lo hace bien (hay cada payasada por ahí...) es de agradecer.
      Este ha sido el caso con esta novela.
      Encima, añade unas reflexiones estupendas sobre la religión y los peligros que se pueden derivar de un mal entendimiento de la misma. Esto fue ya el remate.
      Yo quedé gratamente sorprendida con su lectura y disfruté mucho.
      Un abrazo y feliz día de la Constitución.

      Eliminar
  8. Ay qué tentación. Cuando mencionaste lo de la muerte al principio inmediatamente pensé en García Márquez, claro, y eso tienta.
    Me gusta mucho el realismo mágico y como curiosidad te diré que en mi familia conocimos a una mujer que vivía en una casita ne medio de los Picos de Europa, cerca del pueblo d mi abuela que tenía una coleta larguísima alrededor del cuello, a mi hija de pequeña le daba miedo.
    Besos y otra más a la lista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, vivir sola en una casita en medio de la montaña ya es para tener un poco de recelo hacia esa persona, si encima tiene el pelo así de largo... apaga y vámonos.
      Siento añadir más títulos a tu larga lista, pero creo que esta novela merece un puesto ahí.
      Un besote.

      Eliminar
  9. Hola Paloma desde luego con ese inicio es casi imposible no quedar atrapada a una novela y encima como tú dices que aún sabiendo cómo acabará quieres seguir leyendo y eso dice mucho de cómo se ha llevado la novela.
    Es cierto que parece una historia un tanto diferente, por los personajes, por el uso del lenguaje... pero como bien ha dicho Marigem no toca otro remedio que apuntarla a la lista de pendientes.
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía tiempo que una novela no me sorprendía tanto, y eso lo agradecí. El estilo es muy peculiar y me gustó. Pero, como le comento a David, eso no quiere decir que le vaya a gustar a todo el mundo.
      Cuando me muestro tan entusiasta con una reseña me da un poco de reparo, porque cabe la posibilidad de que otro no lo vea así, se anime ilusionado con el libro y se lleve un chasco. Pero estas son las sensaciones que la novela me transmitió y así las he plasmado.
      Ojalá, coincidan con las tuyas si te animas a leer esta novela.
      Un besote, Conxita.

      Eliminar
  10. Este libro desde luego después de leer tú reseña es para tomar nota, de modo que así lo hago y lo apunto en mi lista ya interminable. un beso y buenos días festivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento engrosar esa lista de lecturas pendientes, pero creo que merece la pena. Está muy bien escrita y además no es muy larga.
      Un beso muy grande, Tere.

      Eliminar
  11. Podría decirte: Otra más para añadir a mi interminable lista que se va engrosando según leo sugerentes reseñas como las tuyas. Pero esta ya la tenía seleccionada para leerla en cuanto se tercie.
    Ahora recién leído tu entusiasmo escrito en letras, paso a darle cierta prioridad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ya la tenías seleccionada harás bien en adelantarla varios puestos en la parrilla de salida. Es una novela muy interesante, y bien escrita.
      Creo que no te decepcionará.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Hola Paloma, difiero de tu opinión. A mí si no me engancha un libro desde las primeras páginas, dejo de leerlo. Gracias por tu recomendación, después de leer tu elaborada reseña la verdad, que es una invitación en toda regla a leer "El ladrón de Vírgenes". Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta darle una oportunidad a los libros, pero dentro de un orden, como apunto en la reseña. Algunas historias necesitan cierto calentamiento para funcionar bien y que el lector se sumerja en el argumento. Evidentemente, todo tiene un límite. Además, cada vez soy menos paciente y abandono antes si no estoy convenciada, pero nunca en las primeras páginas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  13. No conocía la novela, pero veo que tiene muy buena pinta y además por la manera que dices que está narrado creo que me va a gustar bastante. Las citas del libro que mencionas ya me han llamado la atención, tan reflexivas.
    Me ha gustado mucho la comparativa entre el flechazo amoroso y el inicio de un libro, porque yo opino igual que tú.
    Aunque tengo una lista enooooooorme de novelas pendientes, me apunto esta también. Necesito dos vidas para leer todo lo que quiero jajajajaja
    Un besito guapa! feliz miércoeles! :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he comentado, algunas historias necesitan su tiempo para calar en el lector. Otras, como esta, te enganchan desde la primera página, pero eso no es lo habitual. Por eso esta novela me ha gustado tanto.
      Siento añadir más agobio a tu lista de lectura, pero creo que esta novela merece la pena.
      Un beso y buen día también para ti, o lo que queda de él.

      Eliminar
  14. Pues tengo que leerla. Con lo que has contado ya se me ha disparado la curiosidad y el deseo, jeje. Pues yo soy de los que, tras leer el primer capítulo, creo intuir si me gustará a o no una novela, y debo decir que pocas veces (siempre hay excepciones honrosas) me he equivocado. Será casualidad o quizá me he dejado llevar por la primera impresión, que ha nublado mi entendimiento, jajaja
    Buenas y acertadas frases sobre la religión las que has seleccionado, Paloma. La fe no debería dotar de resignación cristiana a quien, pudiendo luchar contra la pobreza o la injusticia, se deja llevar por lo que considera inevitable pensando en la recompensa en el más allá. Pero sí es cierto que reconforta a quienes, viéndose en el final de sus días, creen que volverán a abrir los ojos en un "mundo" mejor. Sirva esto de disquisición colateral y a colación de mi entrada en "Cuaderno de bitácora" sobre la religión y en la que me comentaste que sacarías a relucir aquí este tema.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya ha comentado Rosa, el autor es biólogo, y aludir que la Naturaleza elimina lo que no sirve y si la religión aún perdura es porque es necesaria me pareció fantástico.
      Nunca lo había visto así.
      Como tú comentas mucha gente es feliz gracias a la religión y eso hay que respetarlo. De hecho, yo que soy atea, envidio a muchos porque afrontan mejor las desgracias personales, o eso me parece a mí. Lo que ya no me parece tan bueno de la religión es que sirva para someter al pobre, para que se calle esperando un mundo mejor más allá y así soportar los abusos de otros con docilidad.
      Me encantan tus disquisiciones y comprobar que coincidimos prácticamente en todo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. ¡Hola Paloma!
    Tu apasionante reseña trasluce tu gran entusiasmo por el estilo de la narrativa de este autor, David de Juan Marcos, del cual no tengo el gusto de haber leído ningún libro. Sin embargo si leí hace tiempo alguna reseña por Internet del libro que nos mencionas de este autor, pero hasta que hoy no me he topado con la tuya, pues podría decirte que ni pena ni gloria sentía por David de Juan... Y es que tus letras revelan que hay algo oculto en esta novela, que no debo haberlo visto en otras reseñas, por lo que ahora ya me has dejado con ese gusanillo de la curiosidad...je,je,je Bueno no te digo cuando podré leerla, pero ya anotada queda en mi lista de futuras lecturas.

    Muchas gracias, Paloma, por este ingente trabajo en favor de la cultura, ya que nos facilitas la criba, o como separar el grano de la paja.

    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo evitar plasmar en mis reseñas las sensaciones que un libro me transmite. Ni puedo ni quiero evitarlo porque yo no soy crítica literaria, soy una lectora que vierte por el blog lo que siento al leer un libro, ni más ni menos.
      Es cierto que siento un poco de aprensión por si mis gustos no coinciden con los de mis lectores y los animo a leer un rollo, pero ese es el riesgo.
      Espero que no sea este el caso y que yo haya sabido acertadamente separar como grano esta novela.
      Un besote, Estrella.

      Eliminar
  16. Las frases que has seleccionado dan mucho que pensar pero me dejan la duda de la relación que tienen con las acertadas pinceladas que das sobre el argumento. Desde luego, el principio (y final de la novela), enganchan.
    Por tu reseña tan precisa lo apuntaría, pero como sé que no doy abasto con todo lo que tengo apuntado, estoy siendo ya superselectiva y ésta es una más de las que se queda en el limbo.

    Gracias, compi. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al dedicarse los protagonistas a robar arte sacro y frecuentar templos religiosos sale el tema de la religión con naturalidad y uno de los personajes es todo un filósofo en la materia (es sacerdote).
      Es complicado hacer caso de todas las recomendaciones que por estos blogs de Dios se dan. Yo hice caso de la recomendación de Marina y no me arrepiento.
      Un besote grande, grande, compañera.

      Eliminar
  17. Según tu criterio parece un libro interesante y bien escrito. Aunque tengo muchos libros esperando lectura, me lo apuntaré para comprarlo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste tanto como a mí, Mamen.
      Es una buena novela.
      Un abrazo.

      Eliminar
  18. La verdad es que tu reseña me ha dado muchas ganas de conocer a este autor, Paloma. Conseguir que el argumento enganche aún conociendo el desenlace, tiene un gran mérito. Por otra parte me han gustado mucho las frases y párrafos que has seleccionado, donde se adivina, como tú decías, un estilo peculiar. Vamos, que me lo apunto y ojalá que tenga ocasión de leerlo. ¡Gracias por descubrirme una lectura que a buen seguro es interesante!

    Un beso de domingo :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que esta novela no deja indiferente a quien la lee, es original en el estilo y solo eso ya hace que el lector se sorprenda.
      Quizás hay cierta monotonía a la hora de escribir novela y cuando un autor "saca los pies del tiesto" y lo hace bien nos llama la atención.
      Espero que disfrutes con esta novela tanto como yo.
      Un beso de lunes ;)

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores