19 de octubre de 2017

"Los instrumentos del mal"-Imogen Robertson

Sussex, 1780. Cuando un cadáver sin identificar aparece en las lindes de su propiedad, la curiosa Harriet Westerman no puede evitar implicarse en la resolución de este misterio. Para ello busca la ayuda de su huraño vecino, un anatomista de inteligencia notable pero escasas aptitudes sociales. Las pistas apuntan a la familia del conde de Sussex, a su joven segunda esposa y a su hijo alcohólico, excombatiente en la guerra de Independencia americana. Mientras tanto, en Londres, Alexander Adams es asesinado delante de sus dos hijos pequeños. Las deudas y la complicada historia de los pequeños los llevarán también a Sussex, donde se convierten en un elemento clave de la resolución del misterio. La presión sobre Harriet y Gabriel es grande, y el peso de los secretos del conde amenaza con sepultarlos a todos.

Esta es la sinopsis del libro que se puede leer en la carátula.

Dos asesinatos en principio sin conexión resultan que sí están ligados y los misterios a los que se hace alusión en la sinopsis se ven venir mediado el libro. "Los secretos del conde" tampoco son demasiado originales a mi modo de ver por lo que eso de que pueda "sepultar a todos" me pareció bastante exagerado. 

Un thriller sin demasiadas pretensiones pero bastante entretenido, las cosas como son. Hay asesinatos, hay investigadores voluntarios y desde su "amateurismo" (ni Harriet ni Gabriel son detectives profesionales) intentan averiguar quién se esconde tras esos hechos tan luctuosos. Todos los ingredientes del género policíaco -si es adecuado emplear el término policíaco cuando la trama transcurre en el siglo XVIII- se dan en esta novela; hay asesinados y asesinos, hay investigaciones, hay un pasado oscuro en alguno de los personajes que aflora y como un fantasma acosa a toda una familia. Y de telón de fondo unos hechos históricos que le dan más colorido, por un lado la guerra de la independencia de EEUU y por otro los llamados disturbios de Gordon (unas algaradas que se dieron en Londres a raíz de un edicto donde se permitía a los católicos tener propiedades y heredar tierras).

Quizás en lugar de una reseña debería hacer aquí un análisis sobre las sinopsis de los libros. ¿Quién las hace? Siempre he pensado que son personas a sueldo de la editorial, pero siempre creí que además se habían leído el libro. Dado que últimamente lo que cuenta la solapa del libro difiere bastante de lo que uno se encuentra entre las páginas del mismo... empiezo a tener mis dudas sobre esto último.

En cualquier caso quienes escriben las sinopsis saben mucho de psicología o son optimistas redomados y saben extraer conclusiones que muchos lectores -entre los que yo me suelo encontrar- son incapaces de sacar. Algunos además, y me estoy refiriendo a esta sinopsis en particular, cuentan demasiado, porque alguna de las cosas que se reseñan en la misma ocurren al final de la novela, y eso ya me parece fatal.

Como ya empieza a ser habitual en mí, cuando un libro me decepciona me pongo a marear la perdiz y me paro en detalles que no tienen demasiada importancia pero que me llaman la atención. Por ejemplo, en un momento dado uno de los personajes escribe una dirección en un "cuaderno", arranca la hoja y se la da a su interlocutor. Llamadme tiquismiquis, pero ¿en el siglo XVIII había cuadernos? Tenía la impresión de que escribir en aquella época era una tarea bastante ardua, por lo del tintero, la pluma, secar la tinta y todas esas cosas. Pero si había cuadernos a lo mejor no era tan complicado.

Otra cosa que yo creía bastante peliaguda en ese siglo era lo de enviar cartas. Estaba en la idea de que la correspondencia se daba de tarde en tarde y había que esperar bastante para enviar y recibir una carta. Sin embargo, uno de los personajes tiene una importante noticia que contar a una amiga suya y le pone en antecedentes pero sin entrar en detalles, porque eso tan importante se lo va a contar en otra carta que enviará ese mismo día pero por la tarde (!). Evidentemente, a ese personaje le pasa algo y la carta donde se aclararía "un gran misterio" no se escribe y el misterio se hace de rogar -y el libro se puede prolongar unas cien páginas más-.

Y ya por último, otro personaje es testigo de una escena muy importante, pero se le olvida, así sin más, sin recibir un golpe en la cabeza ni nada por el estilo. Treinta años después la recuerda -la memoria de este personaje parece que viene y va sin motivo aparente-, y desencadena una reacción en otro personaje que derivará en hechos trágicos. Siento no ser más explícita pero no quiero destripar el argumento -para eso ya está la sinopsis-.

En fin, un libro para pasar un rato entretenido y no darle tantas vueltas como he hecho yo. Porque la lectura de evasión es entretenimiento en forma de libro y los libros, libros son.


36 comentarios:

  1. Personalmente, cuando una novela me decepciona acabo olvidándola pronto y paso de perder el tiempo analizando su trama. Y creo que las sinopsis las hace gente que no tiene ni idea de qué va el libro porque o no se acercan ni de lejos a la trama o meten un spoiler como un camión de grande. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón sobre quién escribe las sinopsis, pero yo soy tan tonta que me fío de ellas y las leo antes de empezar un libro, aunque últimamente procuro no prestar mucha atención para que no me destripen más de lo necesario el libro.
      El ironizar sobre una trama poco trabajada me sirve de desahogo.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  2. Por supuesto que las sinopsis salen de alguien que trabaja en la editorial y la editorial quiere vender y siempre te pondrán el libro por las nubes, lo merezca o no. Ahora, lo menos es leerse la novela antes de escribir una sinopsis porque si no, da la sensación de que nos toman el pelo.
    Caray, Kirke, vaya cuidadín que hay que tener contigo. Deberían contratarte de alguna editorial para corregir novelas; le haces la autopsia rápidamente y le sacas cualquier fallo por mínimo que sea.
    Me ha encantado tu reseña y todas las puntas que le sacas a la trama y a los detalles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de sacar fallos debe de ser deformación profesional, estoy tan cansada de ver mis fallos en los análisis de los revisores de mis artículos que ya me pongo yo también en plan exigente.
      De todas formas tú sabes también cuántos escritores noveles tienen obras muy buenas y no consiguen publicarlas, al menos a través de una editorial seria que se encargue de todos los trámites, y a mí personalmente me da mucho coraje que otros con una manera de trabajar más chapucera lleguen a vender montones de libros. Me parece muy injusto.
      Mi única manera de mostrar mi disconformidad es ironizar y ver los fallos que aparecen en libros exitosos o que al menos se venden bien.
      Un beso, Rosa.

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Conocí a un escritor que se ganaba la vida haciendo reseñas, (mil euros por mes), no sé quién hará la reseña en éste caso, pero es cierto que Kirke ha reparado en detalles, que por lo general pasan desapercibidos.

    Cuando se escribe de época, hay que documentarse e investigar antes. Es lo que opino de la persona que hizo en su momento la sipnosis.

    Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el que hace la sinopsis, como mínimo, debería leerse el libro en cuestión. Es cierto que si tiene que hacer la sinopsis de muchos libros al mes lo mismo no ganaría tanto dinero (mil euros no es una fortuna pero no está nada mal tal cual están las nóminas en este país).
      El que me fije en detalles que a otros pasan desapercibidos no sé si es bueno o malo, porque muchas veces creo que los árboles no me dejan ver el bosque y eso es un gran inconveniente.
      Debo de tener algún cortocircuito en mi cabeza porque cuando veo películas me pasa algo parecido, veo fallos (en un plano la protagonista tiene pendientes y en el otro no, por ejemplo) y luego no me entero de la trama general.
      En fin, cada uno es como es.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Jajajaja madre mía! Que bueno lo de olvidarse de los detalles! Y lo de la carta...me pasó algo así con La historiadora, lo empece hace años, pero nunca lo acabé porque tenía mil detalles parecidos al de la carta que comentas. Un personaje le contaba algo importante a otro y solo la explicaba la mitad, porque al día siguiente iban a otra ciudad y ya se lo explicaría allí. Y yo no paraba de pensar: pero que hacéis?!?! Que viene Drácula!!!
    Al final me cansé de tanta rutita por europa y lo dejé, y eso que me cuesta dejar los libros...En fin, aunque sea entretenido no me apunto esta novela, que cuando los personajes hacen cosas poco coherentes me desespero.
    Un besito guapa!! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me tranquiliza saber que tú también piensas igual que yo. Cuando el escritor, en su afán de mantener el misterio, provoca situaciones que no tienen sentido la historia se hace poco creíble y aunque el misterio se prolongue deja una sensación de que algo no encaja.
      Como esos personajes que cuando están en peligro siempre se quedan sin batería o sin cobertura en el móvil y no pueden pedir ayuda, ¡qué casualidad!
      Un besote, María.

      Eliminar
  5. Desde luego vaya con la sipnosis, que graciosos, en fin, al menos podían resumir sin destripar el final, así es imposible leer un libro.
    Por otro lado, viendo los detalles de la novela, como por ejemplo, lo de la carta que como a ti me resulta curioso, y si encima a mitad del libro ya sabes mas o menos por donde van los tiros, en fin me parece a mi que por muy entretenida que sea y tenga suspense, misterio y acción, me parece que va a ser que no. Un besote. TERE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta novela creo que se han forzado algunas situaciones para desembocar en el punto que la escritora quería.
      Eso ocurre en muchas historias y para mí demuestra que es un argumento poco trabajado. Ante todo creo que, dentro de la imaginación del autor, la historia ha de ser creíble y debe fluir con coherencia.
      Un beso, Tere.

      Eliminar
  6. Hola! No conocía el libro pero tampoco me llama la atención y si solo es para pasar el rato tengo tantos pendientes que me llaman más que lo dejaré pasar. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tantos libros en espera si este no te llama la atención no merece la pena.
      Gracias a ti por tu visita, Beatriz.
      Un beso.

      Eliminar
  7. ¡¡¡¡¡Hola!!!!!
    Este lo he leído y comparto cien por cien tu opinión, es entretenido y en su momento me sirvió para distraerme, que era lo que buscaba.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo miras bien, el que un libro entretenga ya es importante y no todos lo consiguen. Así que este bienvenido es.
      Pero es que yo me estoy haciendo vieja, Gemma, me estoy convirtiendo en una cascarrabias y veo esos fallos y no me puedo quedar calladita, jajaja.
      Un besote.

      Eliminar
  8. Hay novelas que están repletas de tópicos y absurdos como ya estamos acostumbrados a ver en el cine. Hechos irreales, que sobrepasan la ficción, sin caer en la cuenta de que el lector o el espectador es más observador e incluso inteligente de lo que cree el autor o el guionista.
    Hay situaciones que se repiten hasta la saciedad. Algo que, en la realidad, tardaría mucho en suceder, en la "mala ficción" ocurre en una abrir y cerrar de ojos, o bien situaciones que son impensables. Leyendo tu acertada reseña, estaba pensando en una serie televisiva española que ha tenido, creo yo, mucho éxito: Isabel (la Católica). Los mensajeros de palacio no paran de recorrer toda España y parte de Europa, llevando y trayendo cartas y mensajes del o para el Rey. Miles de kilómetros (de Segovia a Flandes, por ejemplo) se recorren a caballo en un par de días. O bien la Reina se desplaza de Toledo a Granada, montada a caballo por esos caminos repletos de salteadores y enemigos de la corona, con solo cuatro o cinco soldados como escolta. Ridiculeces así desprestigian a la obra y a quienes las originan.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compruebo que tú también eres un buen observador. De la serie que mencionas a mí también me llamó la atención la poca escolta de la reina (aunque algunas veces iba acompañada por el Gran Capitán y ese era mucho soldado, jajaja).
      Siguiendo con fallos históricos que desprestigian toda una obra, te diré que vi la película Gladiator en versión original y cuál sería mi sorpresa cuando vi que en la escena donde el emperador Marco Aurelio le pregunta al protagonista de dónde es, éste le contesta que de ¡Trujillo!, una ciudad que no existía por esa época. Menos mal que al doblar la película los traductores debían de tener más idea de historia y el personaje decía Emérita Augusta. Algo es algo.
      En fin, chapuzas los hay en todas partes.
      Un abrazo, Josep Mª.

      Eliminar
  9. "Homines sunt" querida Paloma, y no hay escritor o guionista que se libre de meter la pata o cometer fallos indeseados. Escribir es un reto por el peligro que entraña poner lo escrito bajo la mirada escrutadora y crítica de censores, correctores y evaluadores de tus letras.
    Es verdad que ahora publica todo quisqui, y no todos valen para hacerlo con la calidad que merece un buen lector. Hay mucha basura entre tanta publicación. Rachas en que eliges libros por la extraordinaria portada o la tentadora sinopsis de la contraportada y te pegas el gran batacazo provocado por la decepción del contenido.
    Me parece estupendo que catadoras de libros como tú, nos pongáis sobre aviso de cual merece la pena y cual no. Y este por supuesto va a ser que no.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quien tiene boca se equivoca, y eso me parece lógico. Lo que ya no me parece bien es que haya tantos errores y que ese texto se publique en una editorial "seria" donde se supone eligen narraciones de calidad. Si el argumento no está trabajado convenientemente esa editorial debería haberse dado cuenta.
      Me alegra saber que al menos mi lectura ha sido provechosa para otros.
      Un beso.

      Eliminar
  10. Hola Kirke, me parece un soplo de aire fresco encontrarme con una reseña crítica a la vez que fundamentada en los aspectos más pobres de la novela. En la literatura se dan casos de incongruencias como las que has comentado, pero en el cine por ejemplo es un vicio casi a diario. Por mi parte queda descartado este libro y te agradezco tu opinión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que en el cine también se dan fallos importantes. No sé hasta qué punto eso es disculpable, pues se supone que en ese libro o esa película trabajan varias personas, además del escritor o el director. Previamente a la publicación/emisión se ha debido de corregir y valorar y ¿nadie se ha dado cuenta de que está mal?
      En mis reseñas intento ser lo más sincera posible, no me caso con nadie. Si un libro me gusta lo digo sin ambages, pero si no me gusta tampoco me corto. Eso no quiere decir que yo no me equivoque; simplemente es mi opinión personal.
      Un abrazo, Miguel.

      Eliminar
  11. Desde luego, las reflexiones que te ha sacado esta novela hay que guardarlas y tenerlas muy a mano. La verdad es que últimamente apenas compro novedades editoriales, una o dos al año. Prefiero dedicarme a clásicos modernos, que esos ya están contrastados y a autores autopublicados una vez me convence el autor por sus publicaciones en blogs, etc... Pero es cierto que las sinopsis se parecen más a los malos thrillers de películas en los que al verlo te dices ¿Y para qué voy a verla entonces si ya me ha contado el inicio, el disparador, el desarrollo y el desenlace?
    Esta novela que reseñas parece seguir la moda de la Novela enigma, la clásica de detectives, de ambientarse en épocas pasadas o lugares exóticos. En ocasiones de manera pretenciosa, intentando que ese supuesto "exotismo" encubra la falta de historia.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy muy impulsiva, y las sinopsis me engañan como una boba, pico casi siempre. No aprendo.
      Hasta me he dejado llevar alguna vez por la portada de una novela para decidirme a leerla, no te digo más.
      Pero creo que de las malas experiencias también se extraen cosas buenas, aunque sea una reflexión como la que he plasmado en esta reseña.
      Como bien comentas, en esta novela el "exotismo" de una época pretérita sirve de adorno a una historia que no está demasiado trabajada.
      Un abrazo, David.

      Eliminar
  12. Hola Paloma, lo cierto es que se agradece un montón que des tu opinión sincera, con la de pendientes tan enorme que tengo y el poco tiempo, prefiero ir sobre seguro y no hacerme muchas expectativas que después me decepcionan.

    Agradezco como la que más esos libros para pasar el rato, pero les pido que estén bien resueltos, porque esos detalles como el que comentas acaba pasando que le das vueltas a lo que te está chirriando y al final no disfrutas del libro, será que yo también ya tengo unos años jajaja
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menos mal que no soy la única a la que una situación poco creíble en una novela la deja con el runrún en la cabeza el resto de la lectura. Ya creí que eran paranoias mías.
      Es incómodo, como tú comentas, porque es como si la historia cojeara y el desarrollo de todo lo demás ya no encaja.
      Puede que tengamos unos años, Conxita, pero creo que podemos decir que nos sirven para valorar mejor y ser más críticas, y eso siempre es bueno.
      Un besote grande.

      Eliminar
  13. Empezaré diciéndote que a mí me ha hecho mucha gracia tu reseña, que no el libro que no iba a apuntar porque no me llama mucho el género policíaco y menos mezclado con Historia.

    Pero me ha parecido muy interesante lo que apuntas respecto a quiénes hacen las sinopsis, porque hay algunas veces en las que pasa lo que tú nos cuentas, y otras en que les falta poco para "destripar" el final.
    Tus ejemplos son los que me han hecho sonreír por tu particular forma de narrarlos. Es como si viera hasta la cara que pones jajaja

    Bueno, compi, genial post por lo que tiene de sincero (y de análisis minucioso) ;-)

    Un besazo muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, no me vi la cara pero cuando leí algunos pasajes sí que se me escapó algún exabrupto, pero por lo bajini (ten en cuenta que suelo leer en el transporte público y no es plan de que me llamen la atención por ordinaria).
      Me da rabia no dar con la lectura adecuada y me desahogo escribiendo la reseña. Cada uno emplea la terapia que mejor le parece ;)
      Un besote grande, compañera.

      Eliminar
  14. Lamento mucho que los libros que estás leyendo últimamente no te gusten demasiado, pero lo cierto es que me encantan tus reseñas "desencantadas" jajajaja. Te sale la vena científico-crítica y es todo un espectáculo, en sentido figurado, leerte :))

    Me has hecho caer en la cuenta de que pocas veces releo las solapas de los libros una vez terminados. Seguramente se debe a que como leo en ebook, tendría que volver al inicio y no suelo hacerlo, pero parece que es una experiencia interesante. Me tengo que fijar en cómo destripan sus propios libros o parecen corresponder a novelas diferentes jajajaja.

    El libro no sé si merece la pena, Paloma, pero tu reseña está claro que sí :))

    Un beso, guapa, ¡y gracias por las risas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no lees las sinopsis haces muy requetebien. Yo no solo las leo, además me las creo y así me va. Como le comento a David, hasta me animo a leer un libro por la portada. Quizás debería hacérmelo mirar.
      Te confieso que detrás de esta vena crítica que me aflora cuando me decepciona una novela puede que se esconda una amargada. Me rechazan artículos científicos por nimiedades y cuando veo estos fallos tan gordos en libros publicados me subo por las paredes.
      Pero que cada palo aguante su vela.
      Gracias por leerme, Julia, es un placer.
      Un besote muy grande.

      Eliminar
  15. El libro no creo que lo lea, pero con tu reseña sí que he disfrutado. En cuanto a lo que comentas de la sinopsis, hace tiempo que decidí no leerlas o por lo menos no elegir un libro por lo que en ellas cuentan, ya que me encontré más de una vez con frases del tipo " no apto para personas que padezcan del corazón...", y yo pensaba encontrarme con mucho suspense, intriga, una trama inquietante y comenzada la lectura nada de nada. O por otro lado, contar ciertos detalles que no son ciertos porque no pasan así o simplemente que están ausentes en la novela. En fin que me gusta más dejarme llevar por los comentarios de blogs que sigo y de los que confío en su criterio, en los cuales te incluyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que los que escriben las sinopsis de los libros tienen más imaginación que el propio escritor. Lo malo es que algunos, entre los que yo me encuentro, seguimos creyéndonos lo que ponen y luego vienen los batacazos.
      Yo también suelo guiarme por las opiniones de otros blogueros de los que, como tú, confío en su criterio, porque por internet circulan muchos "críticos" demasiado complacientes con las editoriales (eso también sería motivo de reflexión).
      Muchas gracias por esa confianza depositada en mí, Mer.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  16. Parece una de tantas novelas de misterio con tintes detectivescos, algo que ya se ha escrito muchas veces aunque es cierto que cada historia es única y dependiendo de la forma de contarla puede tener un efecto u otro muy diferente. Al menos la ambientación histórica siempre le otorga un plus, aunque por lo que cuentas parece que también comete errores en ese sentido. Si al menos te has entretenido tal como indicas, no ha sido tiempo perdido. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho la novela histórica, algo menos la detectivesca. Por eso esta, que combinaba las dos cosas (o eso parecía) me pareció una buena lectura.
      No obstante, a pesar de los gazapos, me entretuve leyéndola, y eso ya es importante. Como comento a menudo, para mí la lectura es evasión, y esta novela me la proporcionó.
      Un abrazo, Jorge.

      Eliminar
  17. A mí me encanta que tus reseñas tengan toquecitos 'quisquillosos', Paloma, te aseguro que las disfruto muchísimo más y me haces sonreír al leerte, porque te imagino en la tarea, de esto no cuadra por época, aquello no está como debería... :) Así que me encantan.
    Un besote, y no, no me la apunto para un futuro, jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además, Irene, me lo apunto porque con la mala memoria que tengo encima soy capaz de volverme a leer el libro (no sería la primera vez, también te lo digo).
      Me encanta que te encanten mis reseñas. Creo que las cosas cuando no salen como uno espera es mejor tomárselas con humor. Al fin y al cabo enfadarse no va a servir de nada.
      Un beso grande.

      Eliminar
  18. Yo leo las sinopsis una vez terminadas las novelas y siempre me digo lo mismo: no leyeron una mierda, porque te cuenta algo distinto de lo leíste.
    En fin... una novela entretenida siempre suma, aunque da bronca que haya cosas que no cuadren.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que me pasa lo que me ha ocurrido con esta novela me propongo no leer más sinopsis, pero acabo cediendo a la tentación y vuelvo a picar.
      Un saludo, Raúl.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores