1 de septiembre de 2017

Ramón María del Valle-Inclán


   Con la vuelta a la normalidad traigo de nuevo una sección que quedó aparcada mientras estaba inmersa en mi tesis doctoral: Poemas y Cantares. El protagonista de este mes de septiembre es Valle-Inclán. También aprovecho para anunciar que a partir de ahora complementaré algunas publicaciones con vídeos realizados por mí (una de las ideas que me han venido este verano de desconexión).

   Ramón María del Valle-Inclán (en realidad se llamaba Ramón José Simón Valle y Peña) nació en Villanueva de Arosa (Pontevedra) el 28 de octubre de 1866, aunque otra población cercana, Puebla del Caramiñal, también se disputa el honor de ser el lugar de su nacimiento. El propio escritor zanjó la pelea afirmando que nació en un barco cuando atravesaba la ría de Arosa que discurre entre ambas localidades.

   Su familia era de ascendencia hidalga venida a menos. Tras una preparación académica en el hogar y en un instituto de Pontevedra, inicia los estudios de Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela. Pero le gusta más asistir a las tertulias literarias en los cafés que a las clases en las aulas. Tras repetir curso varias veces abandona la Universidad y se va a Madrid.

   En Madrid las tertulias literarias están en pleno apogeo y él se hace un hueco gracias a su ingenio. Empieza a colaborar en diferentes revistas publicando cuentos y algunos artículos. También se aficiona a la zarzuela.

   Con 26 años viaja a México, allí trabaja como traductor de textos en italiano y francés. Aunque su estancia en ese país no llegó a un año dejó huella. Participa en un duelo y en una pelea bastante sonada en Veracruz. Cuando regresa a España se instala en su Pontevedra natal donde vuelve a participar activamente de las tertulias literarias. Recién llegado de México exhibe una imagen peculiar: se cubre con un poncho mexicano (que más tarde cambiaría por una capa), lleva polainas blancas y una larga barba. 

   Vuelve a Madrid con casi 30 años al conseguir una plaza de funcionario del Estado. Se ve envuelto en diferentes escándalos (se bate en duelo y resulta herido). En las tertulias madrileñas, a las que tan aficionado es, conoce a Pío Baroja, Azorín y Jacinto Benavente. Los cafés de Madrid le conocen por su lengua vivaz y malintencionada, por su costumbre de monopolizar las conversaciones y por su querencia por la gresca. En uno de estos cafés, el Café Nuevo de la Montaña, sito en la Puerta del Sol, se pelea con un periodista, éste le rompe un brazo, uno de los gemelos se le clava produciéndole una herida que se gangrena y acaba en amputación. 

Placa conmemorativa de la pelea donde perdió un brazo. Hoy, en ese lugar se emplaza una tienda selecta de teléfonos móviles norteamericanos.

   Con 33 años es ya famoso con el mote de “El manco”. Este suceso no le impidió volver a los cafés a seguir vociferando y metiéndose con todo quisque. 

   La beligerancia de este peculiar personaje era legendaria. Cuentan que un día se cruzó en la Carrera de San Jerónimo (muy cerca del malhadado café de la Montaña) con Unamuno y Baroja. Estos tres escritores se llevaban fatal entre sí por celos y envidias literarias, lo que explica que estuvieran durante un buen trecho de esta calle andando e insultándose mutuamente a voz en grito. Debió de ser todo un espectáculo (bochornoso).

   Este gusto por la confrontación tuvo su lado positivo. Durante la convalecencia de una herida en un pie causada por un disparo escribe Sonata de otoño. 

   Con cuarenta años se casa con una actriz de teatro doce años más joven. Tienen seis hijos. Mientras ella va de gira teatral él ejerce de director artístico. Cuando no está de gira, reparte su vida entre Galicia y Madrid.

   Al inicio de los años 20 y coincidiendo con un empeoramiento de su salud, Valle Inclán empieza a utilizar el término “esperpento” que según él mismo definió “es una modalidad que busca encontrar el lado cómico en lo trágico de la vida”.

   Tras su paso por diferentes países participando en distintas iniciativas de corte semi-político (viaja al México revolucionario, a La Habana y Nueva York) emprende un proyecto ambicioso: El ruedo ibérico, una especie de episodios nacionales que narren los avatares históricos desde el reinado de Isabel II hasta la pérdida de las colonias de ultramar, pero solo escribe tres novelas.

   Cuando Primo de Rivera llega al poder, en 1923, se opone abiertamente al dictador y deja patente su parecer en cafés y tertulias, llegando a ser detenido en varias ocasiones. Monta uno de sus numeritos con escándalo incluido, en el estreno de una obra de teatro y como se niega a pagar la multa es encarcelado durante quince días.

   A pesar de intentar durante toda su vida recuperar los títulos nobiliarios que tenía su familia, es un firme defensor de la República (paradojas que tienen los genios), se presenta como diputado del partido de Lerroux pero no sale elegido. Al mismo tiempo es nombrado caballero de la Orden de la Legitimidad Proscrita por el carlista Jaime de Borbón (más paradojas geniales).

   Tras veinticinco años de matrimonio, su mujer le pide el divorcio, repartiéndose la custodia de los hijos pues él no puede pagar la manutención de todos ellos. Se marcha a Roma como director de la Academia Española de Bellas Artes con los tres hijos cuya custodia tiene. Corre el año 1933 y en España el ambiente político está enrarecido.

   En 1934 regresa a España y su salud no es buena. Se va a vivir a Santiago de Compostela y allí fallece el 5 de enero de 1936, tiene sesenta y nueve años y su entierro consiste en una ceremonia civil por expreso deseo del finado que dejó escrito: “No quiero a mi lado ni cura discreto, ni fraile humilde, ni jesuita sabiondo”.



   El poema que traigo se titula “Los pobres de Dios”. Durante años oí a mi abuela materna recitar los últimos cuatro versos y siempre creí que era una canción popular, hasta que ya adulta descubrí que era el final de un poema de Valle Inclán -aunque realmente es de Rosalía de Castro, pues estos últimos versos los tomó el poeta, se cree que como homenaje, prestados de su paisana-. Nunca pensé que mi abuela conociera esta poesía (o, en su defecto, la de Rosalía de Castro), y lo malo es que cuando supe el origen real de esas estrofas ya era tarde para preguntarle dónde las aprendió. Aquí traigo la poesía completa. 

Por los caminos florecidos
va la caravana de los desvalidos,
ciegos, leprosos y tullidos.
No tienen albergue en la noche fría,
no tienen yantar a la luz del día,
por eso son hijos de Santa María.
El polvo quema sus llagas rojas,
sus oraciones son congojas:
van entre el polvo como las hojas.
Van por caminos de sementeras,
caminos verdes entre las eras,
en donde cantan las vaqueras.

COMO CHOVE MIUDIÑO,
COMO MIUDIÑO CHOVE,
POL'A BANDA DE LAIÑO,
POL'A BANDA DE LESTROVE.

Ramón María del Valle-Inclán (1866-1936)

   Una poesía dedicada a los que vagan sin rumbo, a los que no tienen dónde ir porque nadie los acoge. Ayer fueron ciegos, leprosos y tullidos, hoy son refugiados de guerras lejanas, siempre, ayer y hoy, vagando, siempre rechazados por sus semejantes. Hay cosas que nunca cambian, como la crueldad humana. 

   Y mientras nosotros miramos para otro lado, los pobres de Dios vagan mientras “chove” (llueve), bajo la lluvia, bajo nuestra indolencia y nuestra indiferencia.









.


33 comentarios:

  1. No sabia que Valle-Inclán fuera tan pendenciero. Yo me lo imaginaba estudioso, quizá un poco misántropo, gran lector, pero, entre tertulias y peleas, quizá se le pasara el tiempo. Algo he leído de él, hace tiempo.
    El poema, bien. Es cierto que se puede aplicar a cualquier época. No han dejado de existir los desheredados.
    Gran entrada, Paloma, muy entretenida e instructiva a la vez. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había leído en algún sitio que Valle-Inclán tenía mal genio pero no que lo demostrara dándose de porrazos con sus contertulios, al indagar sobre su vida yo también he descubierto cosas que desconocía de él.
      Me alegro de que te haya gustado la publicación.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Me encanta que hayas retomado esta sección pues es importante también conocer las biografías de aquellos autores que nos agradan. Para mí Valle es de lo mejor que ha habido en España. Señalas contradicciones en su vida, pero yo pienso que las personas jamás somos lineales sino que tenemos en los años que estamos aquí varias caras, somos poliédricos. ¡Eso es un ser humano! Para inalterables, las piedras. Los seres de carne y hueso somos mudables y si además, como Valle Inclán, son creadores geniales, su humanidad crece y crece y crece.
    Un hurra por este retorno
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Valle-Inclán más que evolución o mutación veo contradicción, ser republicano y querer recuperar sus títulos nobiliarios al mismo tiempo no tiene mucho sentido pero no seré yo quien cuestione a tan grande escritor.
      En cualquier caso sus obras son estupendas y además con una crítica social (y antimonárquica también) que a mí me encanta.
      Gracias por tu hurra, Juan Carlos, así da gusto volver.
      Un beso grande.

      Eliminar
  3. Hola! Pues a parte del nombre poco más sabía de él así que muchas gracias por tanta información.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que he contribuido con mi modesta publicación a que conozcas un poco más a Valle-Inclán.
      Un abrazo, Beatriz.

      Eliminar
  4. Muchísimas gracias por ponerme al día con este autor, eres más apañá que la wikipedia. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la red he conseguido gran parte de la información y he preferido centrarme más en el lado humano que en el estrictamente literario que para eso ya están los libros de texto.
      Un besote.

      Eliminar
  5. Todo un personaje, Valle Inclán. Me ha gustado conocer detalles de su biografía. Hubo un tiempo en el que los escritores se hacían notar, por ejemplo Blasco Ibáñez se batió en duelo con un teniente conservador y casi muere por las heridas. Aparte del famoso episodio de Unamuno y Millán Astray. Hoy día nuestros escritores, salvo honrosas excepciones que por otra parte no tienen relevo a la vista, han sido relegados por figuras más "mediáticas". Una pena que no tengamos algún Valle Inclán que sepa dónde y sobre todo cómo rascar para que escueza, sin caer en simplezas ni demagogia.
    Espero que hayas renovado fuerzas este verano. Ya he visto que incluyes video al final y prometes más, me gusta la idea.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según iba enterándome de la mala baba que se gastaba este escritor se me venía a la cabeza la imagen de Fernando Fernán Gómez con su "váyase usted a la mierda", no sé si Valle-Inclán llegó a ser tan abrupto.
      Aunque creo que en el caso del pontevedrés su lengua era más ácida y más proclive a la crítica aunque ese no aceptar que le contradijeran... Como tú comentas, todo un personaje.
      En el Siglo de Oro también se llevaban a matar muchos escritores así que puede que eso de darse de bofetadas (literarias y literales) sea cosa de nuestro suelo patrio.
      Gracias por tu visita, Gerardo, un abrazo.

      Eliminar
  6. Qué bien Kirke, ya se echaba de menos esta sección.
    Me ha encantado la entrada, cuántas cosas ignoraba de Don Ramón María que he aprendido leyéndote. Cuán ciertas tus palabras acerca de los olvidados a los que nadie quiere tender una mano. Siempre los habrá. En unas épocas serán unos y en otras otros, pero esa lacra no se la quita de encima el ser humano.
    Una cosa, no consigo ver el vídeo, me dice "Invalid parameters". Se debe de creer que soy políglota (es broma, no soy políglota, pero hasta ahí ya llego).
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le comento a Marina me he centrado más en la vida personal del escritor que en la obra literaria. Tengo la sensación de que conocer algunos detalles del comportamiento de los escritores nos hacen comprender mejor su obra o el porqué escribieron de una manera determinada.
      El vídeo lo he colgado siguiendo las instrucciones de Blogger, si no se puede ver en todos los dispositivos tendré que hacerlo a través de un enlace. Ya iré viendo, aún soy algo novata en esto de colgar vídeos propios.
      Besos.

      Eliminar
  7. ¡Hola Kirke! Agosto es ideal para retomar ideas y gestar nuevas. Cierto es que es contradictorio pero ¿qué escritor no lo es? De hecho, ¿no es la contradicción lo que da sentido a la Literatura? Es estupendo recordar a estas figuras que ya no son habituales en las redes de lo supermoderno y destacar esos aspectos de su vida lo hace humano. Algo en lo que tendrían que incidir en los colegios porque imagínate la cara de los adolescentes cuando ven esa foto de Valle-Inclán. Humanizarlo es amarlo. El vídeo me ha encantado, muy acertado haberlo acompañado por la música de Luar na lubre.
    He visto el comentario de Rosa te lo comento porque a mí me pasó. Cuando subes un vídeo directamente a blogger, no sé porqué, cuesta verlo en móviles o tablets. En PCs no hay problemas. Para asegurarte que no sea visible 100% te aconsejo que lo subas a YouTube y pegues el enlace al blog.
    ¡Un abrazo! Espero que hayas disfrutado de un merecido descanso veraniego tras este año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he comentado anteriormente que en estas semblanzas de escritores me centro más en su vida personal que en la literaria pues, como tú comentas, los humaniza y a mi modo de ver explica por qué escribieron de una manera determinada. El bagaje vital deja huella y se plasma a la hora de escribir.
      No tengo cuenta en YouTube y solo de pensarlo ya me pongo nerviosa porque soy una torpe sin remedio con las redes sociales (aún no le he cogido el truco a Twitter, no te digo más).
      Gracias por tu comentario, David, y por tus indicaciones.
      Un abrazo grande.

      Eliminar
  8. ¡¡¡¡Adoro esta sección!!!!!
    Y adoro a Valle Inclán, me sé su biografía de memoria y en Pontevedra hicimos la ruta Valleinclaniana aunque en su día pregunté en Información y turismo de Villa Nueva de Arousa y me miraban como una loca...al final la encontré.
    Besos y he disfrutado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que te miraran raro porque dijiste el nombre mitad en castellano, mitad en gallego? O dices Vilanova de Arousa o dices Villanueva de Arosa, la mezcla a lo mejor les confundió, jajaja.
      Me encanta que hayas disfrutado con esta entrada.
      Besos.

      Eliminar
    2. Jajaja, no lo dije bien(mi abuelo era gallego), me pregunto en qué estaba pensando cuando lo escribí aquí, es más bien que eran dos chicas jovencitas que estaban un poco pez, jejeje.

      Eliminar
  9. Sorprende y sorpresa. Los mancos besan la diosa fortuna de las musas.
    Tú vas camino de perder un brazo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si me vaticinas la pérdida de un brazo porque yo también tengo muy mala leche o porque las musas me van a dar sus dones.
      Sea como fuere prefiero estar con los dos brazos que los necesito mucho, es más, en muchas ocasiones me gustaría tener algunos más, como esas deidades hindúes.
      Besos.

      Eliminar
  10. Hola Paloma.
    Me gusta esta sección, se aprende un montón y Valle Inclán y sus esperpentos siempre me parecieron de lo más geniales. Desconocía que el hombre era tan pendenciero o igual es que en esa época les iba más la gresca a los escritores y por una coma aquí o una crítica allá enseguida llegaban a las manos.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que el malhumor y la pendencia no son exclusivos de nuestra época, Conxita, a lo que se ve el gusto por discutir ha existido siempre.
      A mí me hubiera encantado asistir a una de esas tertulias tan animadas, pero por si acaso, algo apartada de don Ramón María, para no llevarme un bastonazo perdido.
      Un beso grande, y bienvenida.

      Eliminar
  11. Estuve esta primavera en Madrid en un bar que asegura haber inventado las patatas bravas. Conservan allí un espejo bastante deteriorado que aseguran que es el que aparece en "Luces de Bohemia", en el callejón del gato.

    No he leído hace mucho a este maravilloso escritor del que enamoré en 1º de BUP, cuando el profesor nos hizo leer esa obra en clase. Lo digo para los que son enemigos de las lecturas obligatorias...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que el honor de inventar las patatas bravas se lo disputan varios sitios, de hecho y según me contó mi padre el bar donde se inventaron ya no existe. A saber.
      Creo recordar haber visto una placa o algo así en ese callejón del gato, al lado de Sol.
      Las lecturas obligatorias generan controversia pero es verdad que nos descubren obras estupendas. Cuando me obligaron a mí a leer pasajes del Quijote en el instituto descubrí una novela entretenida y nada acorde con la imagen que yo tenía, hasta entonces, de una obra clásica que se suponía era sinónimo de rollo.
      Gracias por tu visita, Albert, y bienvenido a esta tu casa.
      Un saludo.

      Eliminar
  12. Menudo personaje este Don Ramón. En lo pendenciero me recuerda un poco a Quevedo, en sus rencillas personales con otros escritores a Lope y Cervantes, aunque ambos tres de época diferente. Desconocía que le iba tanto la gresca, ni que fuera manco como el de Lepanto. Cierto es que le tocó vivir una época convulsa de nuestra historia, aunque ¿cuál no la ha sido? Interesante entrada Paloma. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya sabía de su mal carácter pero tampoco me lo imaginaba pegando bastonazos o batiéndose en duelo.
      Indagar en la vida de estos escritores me está enriqueciendo mucho para comprender un poco más su forma de escribir y los pensamientos que plasman en sus obras.
      Un abrazo, Jorge.

      Eliminar
  13. Gracias por traer toda esta información sobre el célebre escritor, plagada de anécdotas.

    "Don Ramón María del Valle Inclán siempre tuvo claro que para triunfar como escritor debía fabricarse a nivel personal un personaje lo suficientemente atractivo como para que las masas se fijasen y hablasen de él. Fue así como nació el escritor polemista, altanero, contradictorio y bohemio que llegó a desfigurar la auténtica personalidad del escritor"

    Como inventiva nunca me ha faltado me dan ganas de inventarme una biografía...(Es broma) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta invención tuya tan bien traída podría servir como reclamo publicitario en la contraportada de una biografía alternativa. Qué imaginación, Lola.
      Si Valle-Inclán hubiera vivido en la actualidad se podría pensar que todo era una pose para obtener más seguidores en Instagram o Twitter, pero en su época las redes sociales no existían (eso que se ahorró) y su manera de ser fue completamente genuina.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Totalmente desconocido para mí; qué de gente talentosa que hay por ahí, y qué vidas sorprendentes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que en Argentina no es un autor "obligado". En España, al menos cuando yo estudiaba en el colegio y en el instituto, sí que lo es y se agradece en este caso pues es un autor muy bueno.
      Un abrazo, Raúl.

      Eliminar
  15. Qué vida más agitadita, por no decir otra cosa.
    Me ha encantado que nos muestres la otra cara del autor, aunque te aseguro que no me lo esperaba de esta manera, para nada. ¡Qué vida!
    Tengo pendiente de lectura Luces de Bohemia, ahora lo miraré con otros ojos, eso desde luego, ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta saber de la vida personal de los escritores porque ayuda a comprender mejor su obra.
      Creo que es inevitable que las experiencias personales influyan en lo que escriben.
      Luces de bohemia es una preciosidad.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Desconocía esa faceta oscura del, para mi, genial escritor,... en todo caso creo que no le quita un ápice de su genialidad. Por cierto la última estrofa del verso que pones no es de Rosalía de Castro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la última estrofa es de Rosalía de Castro. Lo comento en el post, se cree que Valle-Inclán los añadió a su poema como un homenaje a la poetisa.
      Además, a raíz de esta publicación una amiga que se la leyó me comentó que Amancio Prada tiene una canción con esa poesía (la de Rosalía de Castro). En cualquier caso sigo sin saber dónde aprendió esos versos mi abuela porque no creo que conociera a ese cantante.
      Besos.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores