3 de julio de 2017

Peonías rojas (Segunda parte)


Ya instalados en un modesto motel de carretera a las puertas de Bridgewater, Mulder y Scully hablaban sobre el caso delante de unos platos combinados y un par de cafés.
—Estoy deseando saber qué te hace decir que lo que le ocurre a la señora Neville es un caso de reencarnación, Mulder –comentó Scully mientras daba un sorbo a su humeante café.
—Sé que eres reacia a creer en reencarnaciones, pero en este caso vas a darme la razón –respondió Mulder. Margaret Pole y Marjorie Neville tienen muchas cosas en común, Dana. La localidad en la que nacieron tiene el mismo nombre, Somerset, la primera en el condado que está en Inglaterra y la segunda en el de Nueva Jersey. Las dos tuvieron cinco hijos y se quedaron viudas a la misma edad. La madre de Margaret se apellidaba Neville. Has de reconocer, Scully, que las coincidencias son alarmantes.
—Te sorprendería saber hasta qué punto la probabilidad estadística juega con nosotros haciéndonos ver semejanzas donde no las hay –respondió Scully. En cualquier caso todo lo que cuentas no me parece suficiente para sustentar tu absurda teoría de la reencarnación.
—Espera Scully, que aún hay más. Margaret Pole murió decapitada a la edad de sesenta y siete años, los mismos que tiene ahora Marjorie. La señora Neville nos ha contado que el sujeto que la visita por las noches le avisa de que su muerte será dolorosa. Margaret Pole recibió diez golpes de hacha antes de morir definitivamente, fue un 27 de mayo y hoy estamos a 26. Esos sueños son el aviso de que la historia se repetirá.
Scully dejó la servilleta que tenía entre las manos para exclamar:
—No puedes hablar en serio, Mulder. ¿De verdad crees que el espíritu de una condesa decapitada hace casi quinientos años se ha reencarnado en la señora Neville?
—No me negarás que hay demasiadas similitudes y si no ¿qué explicación tiene todo esto, además por qué Marjorie sueña esas cosas? –argumentó Mulder.
Apoyándose sobre la mesa Scully se acercó a su compañero para replicar:
—Hay expertos que creen, basándose en investigaciones previas, que la memoria se puede heredar. Determinadas vivencias de nuestros antepasados pueden residir en forma de recuerdo en nuestro cerebro. Mientras tú ibas a registrarnos en el motel yo he estado haciendo mis deberes y he indagado por internet sobre la familia Neville. Son oriundos de Gran Bretaña y adivina en qué zona vivían sus antepasados. Sí, Mulder, en el condado de Somerset.
—¿Heredar la memoria, Scully? –respondió Mulder–. Ahora eres tú la que no puedes hablar en serio. En el caso de que así fuera ¿cómo pudo heredar ese recuerdo Marjorie si la vivencia traumática de su antepasada Margaret fue en el momento de morir?
—Es posible que el recuerdo heredado no provenga de la propia Margaret sino de alguien que presenció su muerte, por ejemplo alguno de sus hijos –respondió muy segura de sí misma Scully.
—Daré por un momento validez a tu teoría, Scully, solo por un momento. Pero, ¿me puedes explicar por qué precisamente ahora, cuando se va a cumplir la efemérides de la ejecución de su antepasada y en el año en que las dos tienen la misma edad, Marjorie tiene esos sueños inquietantes? ¿Por qué no los tuvo hace años, por ejemplo?
—Quizás la propia Marjorie leyó algo sobre su antepasada y lo olvidó –respondió Scully sin ceder un ápice de terreno en su teoría– y ahora su subconsciente le haya traído el recuerdo. Los mismos expertos que apoyan la hipótesis de la memoria heredada, afirman que los recuerdos pueden despertarse por sensaciones relacionadas con la escena recordada, como un olor.
Scully dio un sorbo más a su café y continuó.
—Me he dado cuenta de que en el porche de la casa de la señora Neville hay un parterre con peonías. Esas flores también se dan con frecuencia en Londres, es posible que el olor que desprenden, dada la época, haya sido el desencadenante de todo esto.
—De todas formas, Scully, me quedaría más tranquilo si vemos a la señora Neville mañana, el 27 de mayo –insistió Mulder.
—Como quieras, total ya doy por perdida la semana –contestó Scully.
***
Al día siguiente volvieron a la casa de Marjorie Neville. Ella, una vez más salió a recibirles en la entrada. Pasaron al interior de la vivienda y los dos agentes pudieron constatar que la señora Neville tenía un aspecto mucho más relajado que el día anterior. Según ella misma les relató, la pasada noche era la primera desde hacía varios meses en que no había tenido ninguna pesadilla, ningún verdugo ni ninguna voz amenazante la visitaron mientras dormía. El alivio y la esperanza se reflejaban en el rostro de Marjorie.
Los dos agentes se despidieron de la señora Neville después de que ella les agradeciera la cortesía y las molestias que se habían tomado al interesarse por lo que, ahora estaba segura, había sido una manifestación de un estado de ansiedad provocado por la edad.
Una vez en el coche, Scully, se giró hacia su compañero para decirle.
—Bien, ya has visto que la señora Neville sigue teniendo la cabeza sobre los hombros, además sus pesadillas han desaparecido de la misma manera que empezaron.
—Parece que el caso se ha cerrado inesperadamente –contestó Mulder de manera taciturna.
—Nunca hubo caso, Mulder. Tan solo una historia que tu mente excesivamente imaginativa formó alrededor de unos hechos sin demasiada importancia. El mundo onírico es tremendamente extraño. Anda, volvamos a casa.
El Mondeo Berlina negro enfiló la carretera y cuando tomó la primera curva dejó atrás la casa de la señora Neville. Justo en ese momento un hombre, con el torso desnudo y con una caperuza negra que le cubría completamente la cabeza, entraba por la puerta principal pisoteando previamente el parterre de peonías; en su mano derecha portaba un hacha.



NOTA: Margaret Pole fue ejecutada acusada de conspiración contra el rey Enrique VIII de Inglaterra. Como fecha de su muerte consta el 27 de mayo de 1541, pero otras fuentes señalan que realmente fue decapitada el día 28.

FIN


31 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Qué bueno!!!!!
    Con lo difícil que es escribir usando personajes tan conocidos como Mulder y Scally y te ha quedado genial, además el enfoque me ha encantado, menos extraterrestres y más fantasmas y pasado y presente entremezclados, efemérides de hechos un tanto...siniestros.
    Un final de diez, además adoro el mondeo, jejeje.
    Besos y me ha gustado mucho, se lee de maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gemma, me alegra saber que te gustó este episodio de Expediente X. De verdad, me hace mucha ilusión porque estaba muy insegura cuando me adentré en un tipo de escritura que no es habitual en mí.
      Un besote muy grande, guapa.

      Eliminar
  2. Genial tu relato. Muy buen dominio del diálogo. Un final muy bueno. Me ha gustado mucho. Enhorabuena. Se ve que el relato medio, se te da igual de bien que el micro. Ahora a por el de veinte páginas.
    ¿Ya se sabe quién ganó?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora veinte páginas, luego cincuenta y el próximo un tocho, jajaja.
      Bueno, no te negaré que ya estoy pensando en escribir algo más largo, no sé cuántas páginas alcanzará. Quién sabe, lo mismo me lío y me lío y acabo haciendo una novela (es broma).
      En la calificación de los administradores obtuve un 8 de nota, me superaron dos, uno con un 8,2 y el otro con un 8,6. En cuanto a los votos emitidos me quedé la segunda, con un voto menos que el ganador (sniff).
      El caso es que aprendí mucho porque las indicaciones de los que me corrigieron el texto me ayudaron a ver errores de los que no era consciente.
      Un besote.

      Eliminar
  3. Muy buen relato Paloma, te ha salido de diez, quien ganó el primero premio tendría que ser muy bueno porque el tuyo es superior. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me saldría de diez pero me pusieron un ocho. Fueron unos evaluadores muy exigentes, jajaja.
      El que sacó más nota estaba muy bien escrito, esa es la verdad. Pero te confieso que el argumento me gustó más el mío, aunque yo, claro, no soy una juez imparcial.
      Un beso grande.

      Eliminar
  4. Ostras! Menudo error de cálculo por parte de los historiadores, jeje. Pobre mujer, al final se confirma que no se estaba fumando el perejil. Pero yo me pregunto ¿de dónde salió ese verdugo? ¿Es un viajero en el tiempo o viene de una realidad paralela? Aquí hay tema para un libro, así que ya sabes Paloma...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De dónde salió el verdugo, si venía del pasado o de una realidad paralela, lo dejo a gusto del lector. Yo soy como Scully, no creo en fenómenos paranormales pero reconozco que hay cosas que, de momento, no tienen explicación.
      La pobre Marjorie, mucho me temo, que compartió el mismo sino que la aristócrata inglesa ¿por qué? Aún no hay datos científicos que lo expliquen, pero puede que más adelante sí.
      Mi marido me ha recomendado lo mismo que tú, que siga escribiendo más sobre la misma historia.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Qué buen final Paloma, lástima que tanto Mulder como Scully nunca sepan que sí tenían un caso para investigar, :) Aunque… podrías hacer otra entrega y así nos descubres al verdugo.

    Me ha gustado mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En principio este episodio está terminado. La serie tuvo unos cuantos capítulos donde el final no quedaba muy claro, y yo quise hacer un homenaje a ese tipo de historias. De todas formas, el final tan brusco fue en parte buscado así, adrede, pero también porque me quedé sin espacio (no se podían exceder las seis páginas). A lo mejor hago una versión extendida, o no, jajaja.
      Me alegra saber que te gustó.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Muy bueno, Kirke. Los diálogos son muy convincentes y la historia se lee bien. Felicidades por él. Y, como ya te comentan, a por el relato largo. Se te da muy bien.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ángeles. Lo cierto es que me he sentido cómoda escribiendo una historia más larga de lo que es habitual en mí. Este verano, que tengo más tiempo libre, puede que inicie una aventura diferente en esto de escribir.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  7. Es muy sugerente, lo de heredar las experiencias de nuestros antepesados. Cuando mis padres o mi abuela me han contado algo que les había sucedido de jóvenes, siempre he tenido esa sensación, como si yo hubiera estado allí. Por suerte, no había hachas ni peonías, jaja.
    Me gusta como se cierra el relato, la espera ha merecido la pena. Sigue así.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La teoría de la memoria heredada es cierta, aunque tiene bastantes detractores. Se empezó a plantear cuando algunos primates criados en cautividad desarrollaban habilidades que no habían podido "copiar" de sus semejantes pues no vivían con otros congéneres.
      A este respecto a mí me ocurrió que de adolescente visité la casa de mi bisabuela, donde se crió mi madre, por primera vez y la recorrí sabiendo dónde se encontraban algunas estancias e incluso supe de un cerezo que estaba en el patio antes de verlo. Intuición, buena recreación de algo que me habló mi madre, o memoria heredada, a saber.
      Me alegro que te gustara esta historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Es un relato que huele a Expediente X por los cuatro costados. Destaco sobre todo algo que sin haber leído esta parte te comenté en la primera. Lo más fascinante de la serie es que nunca se decantaba por una opción: fuera la fantástica o la más científica. Y tu lo has bordado con este final en el que esa duda es doble. Por una parte la más obvia como es la postura de Mulder o Scully ¿quién tendrá la verdad?. Pero luego está ese inciso final en el que se plantea la posibilidad de la decapitación el día 28, con lo que el lector se queda con ese gusanillo, o gusanazo, de conocer si a la cabeza de la buena señora le quedará un solo día más sobre los hombros. Doble duda fantástica. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me anima este comentario, David. Saber que he plasmado el espíritu de esta serie tan emblemática me sube mucho la moral.
      Uno de los principales atractivos de Expediente X, al menos para mí, es esa indefinición al terminar los episodios. Siempre se deja una puerta abierta, de tal manera que no se puede decir a ciencia cierta quién de los dos agentes tiene la razón.
      Yo quise reflejar eso en este relato. Quién es exactamente ese hombre que entra por la puerta y cuáles son sus intenciones es algo que dejo que resuelva cada lector.
      Un abrazo, David, y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  9. Un final estupendo, como debe ser. Mulder rara vez estaba equivocado.
    Las teorías de Scully eran más descabelladas, ja.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tú prefieres a Mulder, algo que no me sorprende por otra parte. Sin embargo, yo soy más partidaria de Scully, aunque algunas cosas no se pueden explicar (de momento) y ahí Mulder juega con ventaja pues puede fabular e idear posibles explicaciones.
      La teoría de Scully sobre la memoria heredada existe, puede que suene raro pero hay científicos que la defienden.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. ¡Qué relato más intrigante! La testarudez de Scully obliga a Mulder a tirar la toalla, a lo que contribuye que la Sra. Neville experimentara ese paréntesis sin sueño premonitorio, apaciguando así las sospechas del buen agente. Pero tenía que ser de este modo pues, de lo contrario, no habríamos podido disfrutar de ese desenlace tan inesperado.
    Muy buen trabajo, Paloma. Quedo a la espera de más relatos fantásticos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantada de que un escritor tan imaginativo como eres tú se haya visto sorprendido por el final.
      Como le comento a Ángeles, puede que este verano me decida a escribir algo con más envergadura. Ya veremos.
      Un abrazo, Josep Mª.

      Eliminar
  11. Veo con agrado que poco a poco te estás animando a escribir y además con buenos resultados.
    Ye ha quedado una historia muy realista con final inquietante.
    Sigue así y terminarás escribiendo una novela.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te gustó y que el final te pareció inquietante, esa era la intención.
      Lo de la novela es algo muy a largo plazo pero que no descarto, aunque solo sea para regalar a los amigos ;)
      Un beso.

      Eliminar
  12. No había tenido tiempo de leer el relato hasta ahora, Kirke. Pero lo he devorado en un abrir y cerrar de ojos gracias al ritmo ágil y atrayente que adquiere la narración. Un tema de lo más perturbador contado como las buenas novelas de misterio.
    A ver qué más nos traes para tus próximos relatos :D
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me he sentido muy cómoda escribiendo este tipo de historias y me lo he pasado muy bien, algo que creo es fundamental a la hora de escribir, así que no descarto insistir.
      Pero, por desgracia, mi imaginación es bastante limitada, así que tendré que esperar la visita de las musas.
      Un besote grande.

      Eliminar
  13. Muy bueno Paloma, el final te ha quedado fantástico.
    Muchísimas felicidades por un relato que se lee muy bien, que te atrapa y que hace que quieras seguir leyéndolo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu amable comentario, Conxita. Tú también sabes atrapar al lector por lo que tu valoración tan positiva me anima mucho.
      Un beso muy grande, amiga.

      Eliminar
  14. Al final te sales con la tuya, que no es la mía y le echas la culpa a los aromas de peonías, que alguien del Siglo de Oro relata como alucinógeno y culpable de las locuras de algunas de Chamberí y de la otra parte del charco.
    Menos mal que al final te cargas a la anciana de 67. ¡Cuidado, la doctora ataca!
    Los fines de semana me dan subidón y desvarío.
    ¡Sigue escribiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconocía ese efecto alucinógeno de la peonía, aunque supongo que el componente que lo provoca no será volátil y ejerza su función al respirar el aroma porque habría más cultivos de estas flores por los jardines, jajaja.
      La ancina de 67 en el relato se queda viva, de momento. Lo que pasa después de que entre ese verdugo es cosa del lector. En cualquier caso yo no me la cargo.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Se lee con atención deseando saber que le ocurre a la mujer. En este caso el olfato de Mulder se ha quedado un tanto corto, superado por la racionalidad de Scully, aspecto este que por cierto has retratado muy bien. Bien también en lo que se refiere a la documentación respecto a los sueños y la memoria heredada. así como los hechos históricos relacionados con la muerte de Margaret Poole. El final se intuye aunque al no cerrarlo por completo nos dejas con esa inquietud, es de suponer que la anciana muere pero... vete a saber. Interesante relato Paloma. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El final abierto, y te lo confieso a ti, Jorge, es porque tengo el corazón dividido. Yo soy más Scully que Mulder, tiendo a racionalizar todo, pienso que siempre hay una explicación científica para todo lo que ocurre a nuestro alrededor, pero también soy consciente de que hay cosas que no se explican (de momento) y hay muchas cosas entre el cielo y la tierra que no podemos entender.
      Como diría mi madre: Yo no creo en meigas, pero haberlas, haylas ;)
      Un abrazo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores