8 de enero de 2017

El sueño de Hipatia

   En esta novela se cuentan dos historias completamente diferentes y muy distanciadas en el tiempo.

   Por un lado estamos en la Alejandría del siglo V después de Cristo, "la ciudad más egipcia de la ciudades griegas y la más griega de las ciudades egipcias". Una ciudad que se vanagloriaba de dar cabida a todo tipo de credos e ideologías y donde la sabiduría era la seña de identidad. Su famoso Serapeo era la muestra de ello y la Biblioteca donde se encontraban ejemplares de lo más variado del saber y del conocimiento era la envidia del mundo civilizado.

   Sin embargo todo esto está cambiando, una creencia religiosa está alcanzando cotas altas de popularidad. Los cristianos empiezan a ser numerosos y sus dirigentes no aceptan ningún credo ni ninguna forma de entender la vida que no se pliegue a las normas de su religión. Es una religión relativamente nueva que incluso tiene que dirimir qué textos se han de dar por válidos para sustentar sus principios. En el Concilio de Hipona se estableció la lista oficial que comprendía los libros de la Biblia (el Antiguo y el Nuevo Testamento) y en esta lista no se encuentran algunos de los evangelios escritos por discípulos que conocieron en persona a Jesús, -en cambio sí se aceptan como buenos los de otros que vivieron en épocas muy posteriores a Jesucristo-. 

    El poder creciente de los cristianos y su intransigencia hacen difícil mantener las formas de vida que no se basan en esa religión, por lo que los no creyentes o los que profesan otro tipo de creencias empiezan a ser acosados y perseguidos. En este "bando" se encuentra Hipatia. 

   Hipatia es la hija de un conocido y respetado astrólogo y además imparte clases de filosofía y matemáticas en el Serapeo. Cuando este es destruido por la facción más fanática de los cristianos continúa su labor docente en su propia casa. Hipatia defiende la libertad de elección y el uso de la razón por encima de cualquier creencia. Su manera de pensar y su especial querencia por manifestarlo públicamente y sin ninguna cortapisa la hacen ser objetivo a abatir por parte del poder eclesiástico de la ciudad que se personifica en el patriarca Cirilo. 

   Entre esta historia se intercala otra que se desarrolla en 1948 entre Londres y El Cairo. Un periodista inglés, su novia -una ex-espía de los servicios secretos británicos- y un viejo profesor de Historia viajan hasta Egipto para evaluar la autenticidad de un códice escrito en copto que un anticuario cairota quiere vender. Este códice parece ser uno de los evangelios "desechados" en el Concilio de Hipatia, está escrito por Felipe, un discípulo que sí conoció a Jesús por lo que su testimonio en principio debería considerarse válido pero que cuenta ciertos detalles de la vida de Jesús que parecen no casar muy bien con lo que pregona la Iglesia oficialmente.

   Con estas dos historias, la de Alejandría en el s. V y la de El Cairo en el s. XX, se desarrolla esta novela que es mitad crónica histórica, mitad trhiller

   Uno podría preguntarse, a tenor de lo ya contado. cómo se relacionan dos historias tan distintas. Yo me lo estuve preguntando durante casi toda la lectura. Hipatia es el hilo conductor pero de una manera endeble y muy traída por los pelos. Sin ánimo de destripar nada tengo que comentar que el papel de la mujer, representado por Hipatia, antes del fanatismo cristiano cambió irremisiblemente con la ocultación de los evangelios gnósticos. Y hasta aquí puedo contar.

   Siento especial predilección por el personaje de Hipatia, por lo que representa y por lo que hizo en el campo de la ciencia esta mujer. Tuvo una mente privilegiada que la convirtió en todo un referente de las matemáticas y la filosofía. Además vivió en una época en la cual la fe sustituyó a la razón, siendo el inicio de tiempos convulsos y oscuros donde el conocimiento y la sabiduría fueron reemplazados por el fanatismo y la intransigencia.

   Pero Hipatia además de simbolizar el pensamiento libre realizó importantes aportaciones en álgebra, llegó a explicar las órbitas irregulares de los planetas o a diseñar varios instrumentos científicos. Sin embargo de todo esto en la novela no se hace mención. Y es en este punto donde el libro me ha decepcionado. Sé que es una novela y no un tratado de ciencia, pero creo que el autor ha obviado aspectos de la vida de Hipatia que son importantes y solo se ha centrado en sus desencuentros con Cirilo y que tan trágicas consecuencias le reportaron (si queréis saber más de esta excepcional mujer os recomiendo que leáis algo sobre su vida o, en su defecto, la publicación que realicé sobre ella en Demencia, la madre de la Ciencia, pinchando aquí). 

   Me ha parecido curioso que el autor no se haya detenido a hablar -aunque solo fuera someramente- sobre los temas científicos que Hipatia estudió y en cambio sí haga un repaso de las normativas que regían los burdeles alejandrinos o los romanos. Desde luego es mucho más atractivo el modus vivendi de una prostituta que el álgebra, pero no entendí muy bien a cuento de qué había que explicar eso.

   Otra cosa que me llamó la atención fue que uno de los personajes de la acción que se desarrolla en 1948 es profesora de matemáticas y sin embargo no sabe quién fue Hipatia. Parece ser que el desconocimiento, desde el punto de vista científico, de esta mujer no solo afectó al autor de la novela.

   En resumen, esta es una novela histórica y de acción, donde se hace una crítica a la intolerancia y la intransigencia. Un canto a la libertad de expresión y una defensa a ultranza del sueño de Hipatia:

 Creo en otro mundo donde las ideas no sean perseguidas, donde las gentes puedan expresarse sin miedo y donde pensar de otra forma no sea un delito abominable. Sueño con un mundo donde el pensamiento sea respetado y la ideas sometidas a discusión. Sueño con un mundo sin fanatismos donde expresarse libremente sea algo cotidiano. Sueño con un mundo donde ser diferente no sea delito. 

    Un sueño que, 1600 años después, aún no se ha visto realizado.
   





34 comentarios:

  1. ¡Holaa! Acabo de descubrir tu blog y me quedo por aqui ;)
    No conocía el libro pero he visto por tu reseña que no es el tipo de libro que yo suelo leer así que por ahora lo voy a dejar pasar pero si en un futuro me animo puede que lo ella ;)
    Muy buena reseña!!
    Un beso y nos leemos <33
    Te dejo mi blog por si quieres pasarte http://deliriumnervosa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita.
      Me paso a ver tu blog.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Es imposible que una profesora de matemáticas no sepa quien era Hipatia. Creo yo, vaya. han tenido que estudiar en algún momento historia de las matemáticas o las aportaciones de Hipatia.
    Tuve la novela en la lista hace varios años a raíz de empezar a poner Agora a mis alumnos (la pongo cada año). Luego vinieron otras cosas y la dejé pasar. A pesar de tus objeciones ¿merece la pena que la rescate del olvido?
    Yo aparte de tu entrada en "Demencia, la madre de la Ciencia", también recomendaría Agora. Para las aportaciones a la astronomía, al heliocentrismo y las órbitas elípticas está muy bien. Es por lo que yo la pongo en clase, como complemento a los temas sobre el origen del Universo y la historia de las teorías al respecto.
    Hoy estoy por enrollarme.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo que intentas enseñar a tus alumnos es convivencia y respeto por las ideas de los demás, esta novela puede servir pues hace una crítica muy dura a la intransigencia y al fanatismo.
      Como ilustración de las teorías del Universo y lo que Hipatia estudió sobre el tema no sirve porque no se habla absolutamente nada sobre ello. Tan solo se menciona algo el trabajo de su padre, Teón, pero incidiendo en que era un astrólogo, así que desde el punto de vista de las teorías científicas esta novela no aporta nada.
      En cualquier caso la novela se lee bien porque está entretenida.
      Un beso.

      Eliminar
  3. Hola. Pues no he leído la novela y no sé que decirte. ¿Quizás el autor da por hecho que todos sabemos las aportaciones de la ciencia de Hipatia? ¿Quizás tema que aportar esos datos vuelva la lectura aburrida? No sé, hay muchas formas de introducir esta información que yo considero relevante pero no sabría qué decir porqué él no lo ha hecho.
    Respecto a la profe, imagino que en aquellos años nadie estudiaría a Hipatia, los nombres de personas relacionadas con la ciencia serían Galileo, Pitágoras, Thales...vamos, hombres.
    Adoro la novela histórica, pero me gusta aprender y yo no sé si con esta novela se puede aprender tanto como me gustaría.
    Besos y recuerdo muy bien tu post de Hipatia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si el autor decidió que hablar sobre las teorías matemáticas que esta mujer desarrolló y sobre los estudios de las órbitas de los planetas iba a ser poco interesante o que simplemente no se molestó en documentarse al respecto para cargar todas las tintas en el tema del fanatismo. Sea como fuere, eché de menos que no hablara sucintamente, al menos, del trabajo científico de Hipatia.
      Lo de que una profesora de matemáticas de los años cuarenta no supiera quién era Hipatia, puede que tu propuesta esté bien encaminada. Quizás en esos años se incidiera más en las teorías masculinas, no sé.
      Con esta novela aprenderás a valorar más el respeto que debe acompañar a la convivencia y también una serie de datos sobre cómo se eligieron los textos que conformarían la Biblia "oficial", relegando otros por ser menos complacientes con el ideario de los mandamases eclesiásticos de la época.
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  4. Un personaje singular que, por lo que observo, ha atraído a más de un autor y director de cine. Como ya dije en tu entrada sobre Hipatia, resulta casi inverosímil que en aquella época se permitiera que una mujer enseñara a hombres, impartiera clases a jóvenes, en lugar de quedar relegada al triste papel de esposa y madre.
    Y qué decir de la guerra de religiones. Los cristianos, antes perseguidos, se proclaman perseguidores.
    DE todo lo que has contado, lo que más me ha interesado (siempre que se mencionan) es el tema de los evangelios apócrifos y cómo se seleccionaron aquéllos que mejor casaban con la doctrina dominante y defendida por algunos, llegando a incluir en esa selección la de evangelistas que ni tan solo coincidieron con Jesús.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es curioso, pero en cierto momento de la novela se alude a lo que tú comentas: cómo una religión que sufrió la persecución y el escarnio se ha convertido en perseguidora y acusadora. Lo mismo se podría decir de los judíos, fueron perseguidos y masacrados durante el Holocausto y ahora muchos de ellos persiguen y confinan en campamentos de refugiados a otros pueblos. Qué ironía.
      A mí también me resultó muy interesante el tema de los evangelios apócrifos, cómo se eligieron los "buenos" y cómo se desecharon los "malos" entre estos últimos se encontraban algunos escritos por discípulos que conocieron y convivieron con Jesús por lo que cabría esperar una mayor fidelidad a la historia real y sin embargo los dirigentes del clero encargados de seleccionar decidieron apartarlos. También parece irónico.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Interesante reseña sobre un libro que trata sobre esta mujer adelantada a su tiempo. que pena que no profundice en la personalidad de esta y el autor se vaya por los cerros de úbeda. No obstante una novela tiene que ser amena y quizá el escritor pensó que hablar sobre matemáticas y astronomía fuese engorroso y lastrase la lectura.
    Lo tengo entre los pendientes pero lo vuelvo dejar pasar tras tu reseña. Me quedo con la película de Ágora que ya me la he visto unas cuantas veces.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no esperaba que se tratara con profundidad sobre los trabajos científicos de Hipatia, pero creo que sí hubiera sido justo al menos hacer alguna mención, un par de párrafos tampoco más. Sin embargo no se dice nada y creo que eso le resta potencia a esta mujer. Se la presenta como una valiente que habla y dice lo que quiere, que no se amilana ante el poder establecido y cosas así, pero creo que su aportación a la ciencia (y a la filosofía, aunque a este respecto algo sí se dice) es importante y no citarlo resta calidad.
      Un besote.

      Eliminar
  6. Que una profesora de matemáticas no sabía quién era Hipatia? Pero si lo se hasta yo, que soy de letras puras. Madre mía, después de leerte y ver las carencia de la novela, creo que voy a descartarla. Tengo bastantes conocimientos sobre este personaje gracias a ti y a la peli de Ágora. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor el plan de estudios de los años cuarenta en Gran Bretaña no era muy bueno y los profesores de matemáticas no estaban tan bien preparados como deberían ;) El caso es que el personaje al que aludo, una mujer, trabajó para los servicios de inteligencia y ayudó a desencriptar la máquina Enigma, así que de matemáticas debía saber mucho. Pero de historia de las matemáticas muy poco.
      Un besote.

      Eliminar
  7. ¡Hola! Te he nominado al premio Best Blog. Puedes acceder a la entrada en la que apareces haciendo click aquí.
    Te leo en la próxima entrada. ♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la nominación, Wave. Ahora mismo me paso.
      Un saludo.

      Eliminar
  8. ¡Hola querida compi! Aquí estoy después de mis minivacaciones, retomando buenas costumbres.
    En esta ocasión, aunque tu reseña me ha resultado completísima, con sus pros y sus contras como siempre, yo descarto la lectura de este libro ya que no es de los que me van.
    Me has hecho mucha gracia con lo de resultar más atractivo la vida en los burdeles que el álgebra. Quizás porque soy de letras letras, cualquier cosa me parece más divertida sin duda ;-)
    Kisses Kirke!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces en la vida de un personaje no todo es atractivo y se ve que el álgebra y las matemáticas no lo eran para el autor, por eso prefirió destacar otras cualidades de Hipatia.
      Bienvenida, compañera. Es una alegría volver a verte (leerte) por estos lares.
      Un beso muy grande.

      Eliminar
  9. Parece interesante leer esta novela, de hipatia se sabe que era muy buena en la enseñanza en Matemáticas, pero al ser mujer en aquellos tiempos quizás por eso se supo tarde de quién era, la anoto para posibles lecturas. Un abrazo y Feliz año Kirke, paste por mi blog para poder entrar en el sorteo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora mismo me paso por tu blog, Mamen. Estos días he estado algo alejada de la blogosfera porque la escritura de la tesis me tiene completamente absorbida. Intento pasarme por vuestras casas, aunque sea fugazmente, pero lo de tu sorteo se me pasó. Sorry.
      Voy a subsanar el error.
      Un besote y feliz año.

      Eliminar
  10. Es una reseña como siempre magnifica, estoy por atreverme a hacerlo yo del última novela policíaca que estoy a punto de acabar pero me da mucho apuro, he de confesártelo porque Rosa y tú hacéis unas reseñas tan buenas que no se yo si voy a estar a la altura.
    Esta novela me decepciona un poco ya que evitar fragmentos importantes en la vida de Hepatía no lo veo yo muy bien la verdad, me parece un completo error, pero bueno supongo que el escritor sus razones tendrá digo yo.
    Ahora también es cierto que si esta entretenida y conjuga el Thriller y la historia y distintas épocas y tiempos, puede ser interesante, de modo que tomo nota de ella y quizás la regalé a mi pareja o mi madre, y luego se la pida prestada, así me da tiempo a pensarlo. Un beso Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La novela es muy entretenida y cuenta muchas cosas interesantes pero el no contar nada sobre las teorías de Hipatia le restó calidad a mi modo de ver.
      Anímate a reseñar los libros que lees, Tere, será interesante conocer tu opinión sobre tus lecturas.
      Un besote.

      Eliminar
  11. Es interesante el personaje de Hipatia y estaba leyendo la reseña con ganas de continuar indagando más sobre su vida, aunque ya he leído sobre ella, pero siempre me entretiene. Tenía el vago recuerdo de si ya no te había leído algo de esta filósofa y científica cuando me tropecé con el enlace. Y es cierto. Ya una vez escribiste sobre ella y me gustó mucho.
    Qué pena esos fallos que tiene la novela, es imperdonable que la profesora de matemática no la conozca o que se prefiera la descripción exhaustiva de la normativa de los burdeles a otros temas más interesantes.
    Como siempre, Kirke, muy buena reseña. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás si yo tampoco supiera nada de Hipatia esta novela me hubiera gustado más, pero eché en falta las aportaciones que hizo a la ciencia y que al ser mujer y en esa época se convierten en algo aún mucho más excepcional.
      Lo de la profesora de matemáticas a mí me dejó completamente descolocada, estoy empezando a pensar que el personaje de Hipatia estuvo "oculto" hasta hace muy poco.
      Un beso grande, Ángeles y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  12. muy feliz año nuevo!!!!!! maravillosa lectura como acostumbras, es un placer visitarte y llevarnos un libro que nos entretenga, divierta o enseñe, esos maravillosos amigos se asoman de tus paginas ofreciendo sus hojas como si fueran niños curiosos o manos ansiosas. y estas buhas les dan cobijo. como a tu alma que se transparenta en cada entrada tuya. saludosbuhos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz año también para vosotras. Y muchas gracias por tan cálidas palabras.
      Un beso grande.

      Eliminar
  13. Rescato el mensaje que nos dejas como cierre, querida Kirke. En ocasiones, los autores hacen concesiones con la rigurosidad histórica a favor de lo que vende: sospecho que lo que no te ha terminado de cerrar de esta novela puede responder a eso. Muchas gracias por la reseña.

    Un beso.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego el álgebra y las órbitas planetarias no son temas que vendan mucho y que resulten interesantes a la mayoría de los lectores, es posible que esos sean los motivos de no citar nada del trabajo de Hipatia pero merma la calidad del personaje.
      Gracias a ti, Fer, por tu paso por aquí.
      Un beso grande.

      Eliminar
  14. Excelente resumen, Kirke. Es cierto que la ciencia no es un tema de conversación recurrente, las personas de ciencia tienen tendencia a aburrirse en las reuniones sociales, no importan las ciencias como tema de conversación a menos que estés entre colegas. Coincido contigo que unos parrafillos pudo dedicarle, no habrían muchos científicos femeninos en la época, al menos pudo jugar con esa curiosidad. Lo dicho, buen aporte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú bien comentas algunos temas cuando son muy técnicos pueden resultar aburridos para los legos en la materia pero creo que no se le hizo justicia al personaje de Hipatia al obviar el trabajo que realizó.
      Muchas gracias, Pepa, por tu visita y comentario.
      Un beso.

      Eliminar
  15. Es una pena que la novela no haga justicia a Hipatia porque era una mujer que daba mucho juego y que ha aportado mucho, pero lo que sí es verdad y lo vemos cada día es que vende mucho más hablar de burdeles que de matemáticas o de cualquier otra ciencia.
    Muy interesante la reseña Kirke, me la apunto.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El autor se centró más en la intransigencia y el fanatismo que llevaron a Hipatia, y a muchos otros más, a la muerte y dejó de lado sus aportaciones científicas.
      Gracias, Conxita, por tu visita.
      Un beso.

      Eliminar
  16. Por lo que mencionás albfinal sobre la profesora de matemáticas, la película Ágora no está basada en esta novela. El filme es aburrido, aunque se deja ver. Tal vez sea mejor leer su historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ágora a mí tampoco me gustó demasiado, pero en esa película al menos sí se habla de algunas de las teorías científicas que Hipatia desarrolló.
      La novela, a pesar de la carencia a la que hago alusión, es muy entretenida y se lee muy bien.
      Un saludo, Raúl.

      Eliminar
  17. ¡Me ha encantado esta entrada! Y me han entrado muchas ganas de leer la obra. ¡Muchas gracias por compartirla!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero que te guste.
      Un saludo y gracias a ti por tu visita.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores