27 de noviembre de 2016

La carne



   La sección Alalimón se presenta hoy con un formato diferente al habitual. Si bien desde este blog se trata de una reseña literaria, en el de Chelo no será una película el tema a tratar, sino una charla que concedió la autora del libro protagonista; resultará de lo más interesante y un perfecto complemento a la reseña de la novela.

   El libro es La carne y su autora es Rosa Montero (Enlace a El blog de Chelo).


    Si tuviera que hacer una sinopsis de la nueva novela de Rosa Montero utilizaría unas frases que aparecen nada más comenzar el libro:

“La vida es un pequeño espacio de luz entre dos nostalgias: la de lo que aún no has vivido y la de lo que no vas a poder vivir”
    Porque esta corta novela –demasiado corta para mi gusto– va de nostalgia y cierta derrota; la derrota que nos regala la vida cuando uno echa la vista atrás y ve lo que aún no ha hecho y posiblemente no llegue a hacer.

   Esta reflexión es la que se hace la protagonista, Soledad, una mujer que contrata los servicios de Adam, un gigoló (qué poco me gusta esta palabra), para que la acompañe a la Ópera y dar un escarmiento a su ex-amante. La velada acabará complicándose y ya de paso también se complicará la vida de Soledad.

    Los sesenta años que va a cumplir Soledad le pesan como una losa, en realidad lo que le pesa es el pasado y  la decepción de no haber conseguido todos sus sueños, especialmente los que al amor se refieren.

   Aunque Soledad ha conseguido muchas cosas sus carencias le pesan más. Y como recuerdo constante de los años vividos y sin vuelta atrás está su propia carne: 

“El cuerpo era una cosa tremenda. La vejez y el deterioro se agazapaban de manera insidiosa y a menudo el interesado era el último en enterarse”

    Y es que otra cosa que caracteriza a la vejez, o al paso de los años, es que cuando a uno le llega piensa que la decrepitud y el deterioro no nos van a afectar tanto como a los demás. Cuando esa etapa de la vida se acerca es inevitable pensar que algunas de las cosas que hacemos las hacemos por última vez, aunque “la gente casi nunca sabe cuándo es la última vez que hace algo que le importa”

    Soledad es la comisaria de una exposición que se está preparando en la Biblioteca Nacional sobre “Escritores malditos”. Y de malditos Soledad sabe mucho.

“Ser maldito es saber que tu discurso no puede tener eco, porque no hay oídos que lleguen a entenderte”

    La incomprensión cuando nos rodea por todas partes solo trae soledad y si esa soledad no es libremente elegida entonces se convierte en una maldición.

   Al hilo de esta exposición en ciernes Rosa Montero nos muestra un buen elenco de escritores que, por un motivo u otro, tuvieron una vida azarosa y maldita. Así nos hace un estupendo repaso de la vida de William Burroghs, Philip K. Dick, Guy de Maupassant y muchos más. Todos reales a excepción del último que cita: Luis Freeman y que a mí fue el que más me fascinó, pues la vida de este escritor inventado esconde una alegoría muy esclarecedora sobre el papel de la mujer en la sociedad.

   En esta parte de la novela, Rosa nos sorprende con un cameo. Ella misma aparece como un personaje más, algo que a mí me pareció original. La descripción que se da de ella en palabras de la protagonista es estupenda y llena de ironía.

   He disfrutado con esta mini-novela; está muy bien escrita –algo habitual y esperable en Rosa Montero– pero me he quedado con ganas de más. No soy amiga de los relatos excesivamente largos, ni de la aparición innecesaria de páginas que rellenen una historia corta, pero creo que a esta novela le falta profundidad. El personaje de Soledad se intuye complejo y rico en matices pero al final se queda todo en agua de borrajas. 

   Una vez más Rosa Montero vuelve a reflexionar sobre el paso inexorable del tiempo, algo que ya empieza a ser una constante en sus creaciones. Lágrimas en la lluvia (enlace reseña) , La ridícula idea de no volver a verte (enlace reseña) o El peso del corazón (enlace reseña) también hablan de esto. Quizás saber que “la última vez” la está acechando sea un motivo de obsesión y no pueda evitar plasmarlo en los libros que escribe. Quizás lo irreversible de lo ya vivido le empiece a pasar factura.

“Ser viejo es tener un pasado irremediable y carecer de tiempo para enmendarlo”

   A mí aún me faltan bastantes años para llegar a la edad de la autora, incluso me faltan unos cuantos para llegar a la de Soledad, pero siento cierta empatía con las dos pues soy consciente de que ya estoy en la segunda etapa de la existencia, esa en la que la vida nos va arrebatando las cosas que nos dio en la primera. 






Dedicatoria que me pidió Chelo en su encuentro con Rosa Montero

26 comentarios:

  1. ¡Bravo, querida compi! Has hecho una reseña de diez sobre el libro del que, aunque sé todo lo que le adorna, estoy deseando leer.
    Has contado con suma delicadeza lo que Rosa Montero pretendía que se supiera y has transmitido muy bien ese sentimiento de soledad que la protagonista padece y que indefectiblemente en algún momento sentiremos.

    Las frases que has subrayado están muy bien elegidas porque en el mensaje que contienen ella hizo un especial énfasis, así que te felicito por la reseña.

    Ha sido, una vez más, una gozada trabajar a tu lado en este nuevo "reto" por la feliz coincidencia que se ha dado de haber leído tú el libro y yo haber escuchado a su autora.

    Y la dedicatoria te la merecías de sobra, porque sé que la admiras y además (y sobre todo) te lo mereces por ser como eres.

    ¡Un besazo, Kirke!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta variante de nuestro querido Alalimón me ha resultado muy interesante. Contrastar la opinión de la propia autora con las sensaciones que el libro me transmitió me ha gustado.
      Además tú has sabido extraer lo más importante de aquel encuentro por lo que el resumen ha sido muy útil.
      Aprovecho este comentario para agradecerte públicamente esa dedicatoria que le pediste en mi nombre a Rosa Montero: ¡Gracias!
      Una vez más, es todo un placer colaborar contigo. ¡Qué gustazo!
      Un besote, compañera.

      Eliminar
  2. Muy bien contado Kirke, me ha gustado mucho la reseña.

    Como le escribía a Chelo tengo esta novela en el ebook preparada para leerla pero se van avanzando otros títulos que los compis nos recomiendan (ahora he empezado con Irène de Pierre Lemaitre) pero el próximo sin dudarlo va a ser este, porque encima es cortita y seguro que se lee rápido. A veces hay novelas que se quedan muy cortas, entiendo que esta es una de ellas.

    No sé por qué tanto el título como el argumento de la novela me traen sensaciones de tristeza y esa cita que habéis destacado tanto Chelo como tú de ese espacio de luz entre dos nostalgias me lo confirma, ese paso del tiempo y el pesar por lo que queda por hacer y no se ha hecho que conforme se van usando los años en la vida se notan más. Supongo que tal y como comentas es ese reflexionar sobre el paso del tiempo que es inevitable conforme se avanza en la vida, que va apareciendo como una preocupación que cuando se es joven ni siquiera se intuye.

    Fantástica esa dedicatoria, qué bien.

    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es bastante triste en cuanto que todo gira a esa nostalgia que la propia autora resalta. La nostalgia de los años ya vividos y el no poder cambiar el pasado.
      También hay algún atisbo de humor e ironía, pero la sensación general es de tristeza, al menos así lo he percibido yo.
      La lectura de esta novela no te llevará mucho tiempo porque es muy breve.
      Ya me contarás qué te parece cuando la leas, me encanta contrastar opiniones con otros lectores.
      Un besote grande y feliz lunes, Conxita.

      Eliminar
    2. Como le decía a Chelo, he aparcado unos días Irene que había empezado porque sé que seguiré con la saga, así que he adelantado a La carne y sí, desde las primeras páginas el libro tiene un poso de tristeza pero está tan bien escrito, qué fácil lo hace la autora. Ya te contaré mi opinión cuando lo acabe que supongo que será rápido porque se lee muy bien.
      Un beso

      Eliminar
    3. Al final te hemos tentado tanto que has decidido adelantar la lectura, jajaja, eso está bien.
      Como tú bien comentas, la lectura no te va a llevar mucho tiempo y podrás retomar a "Irene" enseguida.
      Me encantará saber qué te pareció.
      Un beso, guapa.

      Eliminar
  3. ¡Qué envidia me das, Kirke! Yo soy de la misma quinta que la Montero y, claro, la entiendo a la perfección. A ti, como muy bien dices, te queda mucho par llegar a esta altura de años.
    A mí la novela me gustó pero no me parece que sea su mejor obra. Por otra parte creo que Rosa Montero lo que hace es un corta y pega poco disimulado porque esas biografías de autores malditos las toma de los perfiles que ella fue publicando en artículos y periódicos. O sea que a la mini-novela que es -como tú bien dices- habría que restarle todos estos perfiles. ¿Qué queda entonces? Pues una constatación esencial: que la vida se va en un plis plas y nos seguimos sintiendo como cuando teníamos 16 años, pero, ¡ay!, tenemos que voltear los dígitos para dar nuestra verdadera edad. ¡Oh, dolor!
    Muy buena reseña, Paloma. Me encanta leerte. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco te creas que me quedan muchos años para llegar a la edad de Montero (o a la tuya), en cualquier caso sé que se me van a pasar volando porque otra cosa que tiene la vejez (vamos a dejarlo mejor en madurez) es que los años pasan más rápido que cuando se es joven.
      Respecto a lo que cuentas de la mini-novela tengo la desagradable sensación de que la autora ha querido cumplir plazos con su editorial. Pensé algo parecido con "Falcó" de Pérez-Reverte. Las dos novelas tienen en común que son cortas y con un argumento (sobre todo en el de Reverte) poco trabajado. Al menos las dos están tan bien escritas como se espera de unos buenos escritores, y eso siempre es de agradecer.
      Juan Carlo,s si te sientes como cuando tenías 16 años aprovecha esa sensación que es la que vale y no mires la fecha que aparece en tu DNI.
      Besos.

      Eliminar
  4. Hola!!!!
    Como le decía a Rosa el otro día, me apetece leerla, especialmente porque me gusta muco Guy de Maupassant, por ejemplo, y que aparezca es un puntazo, pero creo que la dejo para el verano, no me veo yo de cara a Navidad leyendo cosas que sé que me van a agobiar.
    Besos y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La parte en la que describe la vida (muy resumida) de algunos escritores es muy curiosa, pero apenas cuenta cosas. Es decir, de Maupassant pone como una página y media o algo así.
      Toda la novela no te llevará mucho tiempo. Yo me la leí en un día, es verdad que fue un día que tuve que pasar acompañando a mi marido en el hospital (una intervención de poca importancia, nada grave) y en esas situaciones el tiempo discurre más lentamente y cunde más.
      Espero que te guste.
      Un besote de lunes, Gema.

      Eliminar
  5. Acabo de llegar desde el blog de Chelo y después de haber leído su entrada "Carne" sobre el acto de presentación de esta novela al que asistió.
    Me reafirmo en que, seguramente "tocado" por mi edad (sesenta y seis, muy bien llevados, eso sí, jeje), esas reflexiones, verdades como puños, que yo mismo me he hecho en repetidas ocasiones y plasmado en algunos de mis posts, me resultan muy deprimentes como para sumergirme en esta novela que podría disparar todavía más la nostalgia crónica de un sesentón.
    De todos modos, quiero leer alguna de las novelas de Rosa Montero pues, como le decía a Chelo, no he leído ninguna a pesar del renombre de esta autora.
    Tú que has leído esta novela, la curiosa combinación entre el nombre y el primer apellido de la protagonista (Soledad Alegre), ¿tiene alguna connotación especial?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El nombre elegido para la protagonista, Soledad Alegre, creo que es una muestra de la ironía y la retranca que siempre ha tenido Rosa Montero (y que por desgracia, cada vez muestra menos en sus escritos). La protagonista se encuentra sola y muy alegre no es, ya te lo digo.
      Puede que este libro no sea el más adecuado para animarse, te podría recomendar La ridícula idea de no volver a verte, pero es que también es muy triste (la autora recuerda constantemente, a través de la vida de Marie Curie, a su marido fallecido),
      Quizás podrías leer de Montero sus obras más antiguas, en ellas aparece su lado más gamberro. La hija del caníbal puede ser una buena opción, o Historia del rey transparente.
      Un abrazo, Josep

      Eliminar
  6. Excelente reseña. Me ha parecido que incide directamente sobre las inquietudes y propósitos más profundos de la autora a la hora de escribirla. El tratamiento que hace de la soledad y de la mujer llegados a una etapa solemne de la vida es muy interesante, (no debe de ser casual que la protagonista se llame Soledad) como lo son aspectos de su estructura; ejemplo, ese cameo resultón de la propia Rosa Montero que juega con dos planos y dos perspectivas.
    Es el próximo libro que leeré, sin duda, aquí tengo buenas referencias de contenido, forma y personajes para tener una información previa que complementará la lectura.
    Un beso, Kirke.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro no es lo mejor que he leído de Rosa Montero pero es bueno.
      El nombre de Soledad está elegido con mucha intención, encima el apellido es "Alegre", algo que también tiene su sentido.
      Las reflexiones a las que se enfrenta la protagonista pueden ser las de cualquiera que esté en la misma etapa de la vida, la actitud que se toma ante estas reflexiones puede que ya no, ahí sí que influye mucho la personalidad y el talante de cada cual.
      Un beso, Marisa.

      Eliminar
  7. Creo amiga que es un libro que terminaré leyendo solamente para constatar todo lo bueno que contáis de él.
    el tema de la madurez y la vejez y esas tan acertadas frases y reflexiones que rosa va vertiendo a lo largo del libro, merecen ya por sí solas la pena.
    Una reseña como todas las tuyas: Amena, e ilustradora.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como le he comentado a Marisa, no es lo mejor de Montero pero merece la pena leerlo, claro que sí. Rosa Montero tiene una forma de escribir y de hacernos pensar que la hace merecedora de nuestra atención.
      Un beso, Francisco, y gracias por los piropos.

      Eliminar
  8. Genial tu reseña, Kirke. Y cierto, qué visión más parecida tenemos de algunas cosas. Las frases que ambas resaltamos son geniales y por eso nos han llamado la atención a las dos.
    También me hubiera gustado que profundizara en las situación presente y pasada de Soledad, pero lo que hay, me ha satisfecho sin entusiasmarme. Pero no es poco.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro que a ti y a mí nos han llamado la atención las mismas cosas, y que nos hemos quedado con ganas de saber más por los mismos motivos.
      Como comentas, a pesar de todo, es una buena novela. No es la mejor, al menos para mí tiene otros libros que me gustaron mucho más, pero está muy bien.
      Un beso, Rosa.

      Eliminar
  9. Compré el libro porque tengo como una especie de obsesión en reencontrarme con Rosa Montero y no termino de conseguirlo y creí que con este libro iba a conseguirlo. Aún no lo he leído pero la verdad que tengo dudas, así que dejo pasar el tiempo para olvidarme que esperaba más de lo que me dará y que disfrutaré de lo que me dé.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho me temo, Ana, que con esta novela no vas a reencontrarte con la Rosa Montero de antaño, pero aun así es un libro que merece la pena leerse.
      Tiene otros libros mucho mejores, pero si lo comparamos con el publicado anteriormente a este, 'El peso del corazón', está muy bien escrito.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Estupendo trabajo que potencia la originalidad de esta dupla que has conformado con Chelo, Kirke. Me han llenado de entusiasmo por leer a la Montero, y lo agradezco.

    Un beso grande!

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como todos los escritores, Rosa Montero tiene libros buenos y libros muy buenos. En cualquier caso es una autora que siempre gusta (o prácticamente siempre).
      Me alegra tu entusiasmo.
      Un besote, Fer.

      Eliminar
  11. Me compraré el libro de esta escritora, hay en casa alguno que leí hace tiempo creo que es el Peso del corazón. Y hace mucho leí la Hija del Caníbal. Ella es directa y tiene mucha ironía. En cuanto a sus obras escribe muy bien. Espero que este libro La carne me guste.aunque tu dices que no es mejor que los anteriores que leí. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí El peso del corazón no me gustó, ese mundo de distopías que ya empezó a recrear con Lágrimas en la lluvia, no se le da bien. Prefiero otro tipo de temáticas para esta autora.
      Un beso grande, Mamen.

      Eliminar
  12. Soy de leer novelas muy largas, pero las cortas tienen mucho enganche. El proble es si la concepción del mismo era un relato que se alargó. Es ese caso puede haber relleno. Pero si, como decís, no hay profundidad, deber ser una novela que se queda a la mitad.
    Ahora te dejo y me voy a lo de Chelo a ver esa entrevista.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan las novelas largas si tienen justificada la extensión, creo que logro conectar mejor con los personajes con el paso de las páginas. Si la historia es demasiado corta siento que no llego a implicarme en la trama.
      Supongo que todo es cuestión de equilibrio. En esta ocasión creo que la autora pecó de escueta, podría haber sacado más partido al personaje central, pero esa es solo mi opinión personal.
      Un saludo, Raúl.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores