3 de febrero de 2016

Las cenizas de Ángela

Reseña perteneciente a la sección Alalimón




Las cenizas de Ángela escrita por Frank McCourt
Las cenizas de Ángela dirigida por Alan Parker (Reseña de Chelo)

   Leí esta novela por primera vez en el año 1998. Por aquel entonces ya era un fenómeno editorial y el libro se encontraba en todas las listas de los más vendidos. No soy muy amiga de leer best-sellers pero con este caso hice una excepción.

   En aquella ocasión reconozco que el libro me gustó mucho y recuerdo que lo recomendé efusivamente a mis amistades. Por eso, cuando Chelo y yo, pensamos en este título para nuestro Al alimón me pareció buena idea reencontrarme con los personajes que tanto me hicieron disfrutar hace casi veinte años.

      La novela es un relato biográfico del propio autor. Frank McCourt nació en EEUU en 1933 pero con cuatro años vuelve a la Irlanda natal de sus padres. La época vivida allí hasta que cumple 19 años es la que comprende esta primera novela. Le sigue una segunda "Lo es" donde ya relata su vida en el país que le vio nacer.

   Todo el relato se narra en primera persona por Frank. Como en el inicio es un niño de cuatro años la forma de contarlo imita la que, se supone, utilizaría un niño de esa edad. Y es esto lo que me hizo algo 'incómoda' la lectura. Hay algunas cosas que un niño de cuatro años, si se le quiere dar cierta credibilidad, no puede ni decir ni comprender a no ser que sea un niño muy precoz por lo que ese guiño de relatar la historia desde el punto de vista de un crío pequeño me pareció poco creíble y un impedimento para darle agilidad a la narración.

    Además la historia se me hizo muy larga. No sé si porque ya conocía en esencia lo que iba a ocurrir o porque son demasiadas páginas para lo que realmente quiere contar, que básicamente se puede resumir en una serie interminable de desgracias. 

   Para una familia pobre en los años 30 y 40 del siglo pasado la vida resultaba muy dura; en la Irlanda de esos años el trabajo escasea y la comida también, si a esto le añadimos que en esa familia el padre es un borracho y la madre una mujer depresiva la malaventura está asegurada. Las condiciones de los barrios más pobres son tan insalubres que la esperanza de vida es muy baja y la mortalidad infantil muy alta. En este ambiente crece el niño/adolescente Frankie, por eso su máxima ambición es huir de allí y volver a EEUU donde labrarse un porvenir y olvidar tantas penurias y calamidades.

A veces suelo releer un libro que me gustó porque siempre capto matices que se me escaparon en la primera lectura. Esta vez creo que el efecto ha sido inverso; en esta segunda lectura no he debido captar los matices que en la primera me hicieron disfrutar la historia porque la sensación final que tengo es que no me ha gustado demasiado o al menos no tanto como aquella primera vez. 

  Este sabor agridulce que me ha quedado al volver a leer un libro que me gustó mucho en el pasado me ha hecho recapacitar y preguntarme por qué. Soy de la opinión de que cada libro tiene un momento para ser leído y que si ese momento no es el adecuado puede no gustar. Quizás es esto lo que me ocurrió. O puede que hace veinte años yo era muy distinta a la persona que ahora soy.

   Soy partidaria de la evolución, creo que alguien que permanece inmutable durante toda su vida demuestra poca riqueza intelectual, y aunque siempre hay que basarse en unos principios estables que rijan nuestra vida, la madurez requiere cambiar -se supone que para bien- y puede que eso se traduzca en una distinta percepción de determinados hechos según la edad.

   Perdonad la psicología de andar por casa de la que hago alarde pero estoy empezando a plantearme volver a leer libros que me gustaron mucho hace muchos años y comprobar si esta teoría se cumple o no. Por otro lado la madurez también lleva implícita -al menos en mi caso- un mayor aprecio del tiempo, por lo que procuro evitar malgastarlo en experimentos con poco futuro. Qué dilema.

   De momento me voy a leer la reseña de Chelo y quizás lo que deba hacer es ver la película y dejarme de divagaciones. 

Kirke



32 comentarios:

  1. En la esencia, coincidimos querida compi. A mí, a pesar de lo que cuentas, me ha gustado mucho tu reseña.
    Creo que ha sido una buena experiencia la que has tenido, de releer un libro que en su día te gustó, porque ahora, como dices, tienes servido el dilema de si eres tú la que eres distinta. Y estos dilemas son positivos porque nos hacen pensar en cómo éramos y cómo somos.
    Ahora soy yo la que está divagando, pero ya sabes que me gusta,no lo puedo evitar

    Mil besos y, de nuevo, un placer 'volar' a tu lado ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Divagaciones aparte lo que sí sé es que voy a ver la película; por lo que tú cuentas creo que en esencia la historia es la misma y no se me va a hacer tan larga como leyéndola.
      Lo que no se me ha hecho nada pesado, todo lo contrario, ha sido trabajar al alimón contigo, me he divertido mucho.
      Como siempre ha sido un placer la colaboración, compi.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Hace tiempo que leí el libro y coincido contigo en que cada libro tiene un momento para ser leído por eso en pocas ocasiones me lanzo a releerlo, sobre todo si me ha gustado. Este me gustó y mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te gustó quédate con ese recuerdo y no insistas, no sea que te pase como a mí y te quedes con un sabor agridulce.
      En otras ocasiones he releído libros que me gustaron y me siguieron gustando en la relectura. Este en cambio no. Cosas de la psique, o de mí; quién sabe.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Los libros leídos son como amigos del pasado. Los hay que cuando te re-encuentras con ellos te alegras de nuevo y sabes que algo profundo enraizó en esa relación. Los hay que fueron amigos buenos mientras duró la relación y sabes, que si te los volvieras a encontrar no sabrías ni de que hablar, pues ya no hay nada que os una.
    Es cuestión de madurez, cuestión como bien dices de "tiempos"
    Yo no me leería en la actualidad ninguno de Emilio Salgari porque aunque en su momento fueron lecturas intensas e imborrables, ahora me resultarían fuera de lugar.
    Interesante reseña como es habitual, donde prima tu absoluta sinceridad.
    Eso te honra.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena la alegoría entre libros leídos y amigos del pasado; expresa muy bien las distintas reacciones que nos podemos encontrar al releerlos/reencontralos.
      Sólo me había pasado algo parecido con otros dos anteriormente, uno de Hermann Hesse (Narciso y Goldmundo) y otro de Thomas Mann (La muerte en Venecia) pero como esos la primera vez que los leí fue en la adolescencia creí que era cosa de las hormonas que nos nublan el entendimiento.
      En fin, cosas que pasan.
      Un beso, Francisco.

      Eliminar
  4. Una buena reseña. Yo solo lo he leído una vez y creo que si volviera a leerlo me gustaría menos. No es que me entusiasmara mucho la primera vez, pero lo leí a gusto y para ser un best seller, me sorprendió para bien. Si que le vi un exceso de hambre y de drama, que será histórico, peros e puede contar de maneras que no chirríe.
    Estoy de acuerdo contigo en que al crecer cambiamos y cambia nuestra percepción de las cosas. Pero las buenas novelas de verdad siempre aguantan lecturas segundas, terceras y cuartas.
    Me voy a leer a Chelo que siempre la dejo para después, porque en reseñas también prefiero empezar por el libro como en la vida real.
    Un beso y felicidades por esta cuarta entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olvidé decirte que hay por ahí otra novela escrito por el hermano de Frank, Malachy McCourt. Lo encontró mi hermana en alguna librería. Aunque no creo que te hayan quedado ganas de más. Yo no lo he leído.

      Eliminar
    2. Creo que esta novela es de las de leer sólo una vez, te guste o no te guste demasiado. También creo, como tú, que las buenas obras gustan siempre, quizás con diferente intensidad según el momento elegido pero gustan igualmente.
      No sabía que el hermano también se había apuntado a contar su historia. Cuando salió "Lo es" me lo leí y ese ya no me gustó tanto por lo que no me quedaron ganas de leer más continuaciones (o diferentes versiones de la misma historia) y ahora después de esta pequeña decepción menos.
      Un besote, Rosa

      Eliminar
  5. Pues sí, Kirke, sucede a veces que un libro que te gustó mucho vuelves a tomarlo entre tus manos y te desilusiona totalmente. Y es que hay obras que no soportan el paso del tiempo, que no envejecen bien, o sea, a nuestro paso, obras cuyo éxito es fruto de una conjunción de circunstancias... El tiempo es el mejor crítico literario que existe. Y lo comprobamos a diario cuando leemos a esos inmortales de siglos pasados y siguen llenándonos sus mensajes, los sentimientos que allí presentan..., en fin, vamos, que son unos clásicos y por tanto intemporales.
    Como le he dicho a Chelo en su reseña mucho he recordado este libro de Frank McCourt mientras leía "El bar de las grandes esperanzas" (¡uy, a ver si un año de estos lo reseño en mi blog!)
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba contestando a Rosa sin haber leído previamente tu comentario y vengo a corroborar todo lo que tú reseñas.
      Las buenas obras, las que realmente están bien escritas no envejecen, son buenas siempre. Algunos temas no pierden interés nunca, por mucho tiempo que haya transcurrido.
      A partir de ahora cuando piense en volver a leer alguna novela me lo pensaré dos veces pero no pienso renunciar al 'vicio' de releer.
      Un beso, Juan Carlos

      Eliminar
  6. Hola! Yo he visto la película y he leído el libro, es una buena historia, dura pero bonita. La verdad es que el libro lo tengo un poco olvidado pero la película me gustó mucho.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La película la veré en breve y espero que no se me haga tan larga como el libro.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Como le decía hace un momento a Chelo, vengo directamente de su blog, ví la película hace unos años y me pegué tal paliza de llorar, que he quedado definitivamente vacunada contra el deseo de volver a verla o de leer el libro. Me gustó según recuerdo, pero no me gusta pasar tan mal rato viendo pelis o leyendo.

    Respecto a tu reflexión, estoy totalmente de acuerdo contigo. Del mismo modo que cuando visitamos un lugar significativo de nuestra infancia y ya no obtenemos las mismas sensaciones que recordábamos, así pasa también con los libros. Las circunstancias personales marcan el ánimo y por tanto la percepción e interpretación de lo que leemos. Espero que nos cuentes el resultado de tu experimento si llegas a realizarlo, pero estoy casi segura de que pocos libros que te gustaran mucho te harán sentir lo mismo que recuerdas.

    Gracias por este estupendo post, Kirke.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es un cúmulo de desgracias y llegó un momento en que se me hizo demasiado penoso, algo que no me ocurrió la primera vez que lo leí. Es evidente que todos cambiamos y el estado de ánimo influye mucho a la hora de valorar algo.
      No recuerdo qué estado de ánimo tenía en aquella primera lectura pero reconozco que el de ahora no era el más adecuado para leer sobre muertes prematuras.
      Gracias por tu visita y por plasmar tu opinión, Julia.
      Un beso y feliz jueves.

      Eliminar
  8. Estoy con Juan Carlos, el tiempo separa el grano de la paja. Y a esto habrá que añadir tu bagaje lector veinte años después. Tengo pendientes relecturas para este año, de libros que leí hace tanto que apenas recuerdo detalles. A ver si le echo un vistazo a la reseña de Chelo cuando tenga un rato. La película es muy famosa, veremos.
    Un abrazo y perdona por mi escueto comentario, ando últimamente bastante liado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, Gerardo, que valoro mucho tus comentarios pero cuando el tiempo escasea hay que dosificarse. El mero hecho de que te pases por aquí y me leas ya me resulta muy valioso. No te preocupes si no puedes pararte a comentar.
      Espero que tus relecturas tengan mayor éxito que esta mía. Como le comento a Juan Carlos, a pesar de este bache no pienso dejar de releer de vez en cuando.
      Un beso.

      Eliminar
  9. Yo también creo que cada libro tiene su momento para ser leído, aunque en la apreciación de un libro influye, por supuesto, la edad a la que lo lees, pues la experiencia vital no es la misma, y lo que en un momento te pareció maravilloso puede convertirse en mediocre con el paso de los años. O aburrirte, o dejarte indiferente.
    A mi me encanta releer libros y lo cierto es que los que releo, no sé por qué, me gustan igual o casi igual que el primer día. Miedo me da pensar en eso, o es que son libros magníficos o es que yo no he evolucionado nada... a saber.
    Tu reseña, como siempre, estupenda. Coincido con Francisco, que seas tan sincera te honra y hace que los que te leemos confiemos en lo que recomiendas.
    Un beso enorme, Kirke

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si vuelves a leer un libro y te ha vuelto a gustar no creo que sea porque no has evolucionado, es porque sabes elegir esas lecturas de las que hablan otros compañeros, esas lecturas que son inmortales y que perduran en el tiempo con la misma frescura y vigencia.
      Respecto a la sinceridad ese es mi "leitmotiv" a la hora de reseñar pero te confieso que me ha dado problemas más de una vez con algún comentarista/escritor.
      Muchas gracias por tu comentario, Chari.
      Un besote.

      Eliminar
  10. Como bien decís, hay momentos y momentos, yo creo que los libros 'aparecen solos' cuando les toca el turno de ser leídos, capaz por aquel entonces era lo que tu corazón necesitaba. Es una lástima la decepción con la que te topaste,no conozco el libro pero se me hace demasiado triste por el momento, aunque capaz lo tenga en mente para más adelante
    Un gran Abrazo!

    Me quedo por acá...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro se puede catalogar de muchas formas: éxito editorial, fenómeno de masas y muchas cosas más pero desde luego alegre no es. Por lo que si no se anda muy sobrado de ánimos esta lectura es poco recomendable.
      Bienvenida a este blog que puedes considerar también tuyo.
      P.D. Me encanta el nombre de 'búho'; de pequeña, en el colegio, me llamaban 'buhito'.

      Eliminar
  11. Hola Kirke, yo como tu creo que los libros tienen momentos, hay momentos en que nos gustan y otros en que ese mismo libro no nos llena.
    En mi vida han aparecido libros en cada momento que lo tenían que hacer, ahora que soy más sabia y me conozco un poquito, soy capaz de discriminar y decidir que hay momentos en que un libro, por el tema, por como se trata, no me apetece leerlo.

    Yo no he visto la película, pero leí el libro hace muchísimo tiempo y también su continuación, a pesar de que no podría decir si me gustaron o no, eran libros duros, eso es lo único que recuerdo, muy duros y sobre todo al saber que era un libro autobiográfico del autor.

    Excelente reseña que describe perfectamente el libro.
    (por cierto he podido estar leyéndote sin que haya aparecido mi antivirus...¿será que se ha relajado después de saber que es el único "tiquismiquis" del mundo mundial?)
    Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes he puesto otros dos ejemplos de libros que me gustaron la primera vez y al repetir la lectura ya no. Ahora te pondré el caso inverso. En el instituto nos hicieron leer "Cien años de soledad", para mí fue un auténtico martirio. Cuando ya más mayor leí otras obras de García Márquez y descubrí su genialidad me decidí a repetir con aquella novela y fue todo un acierto porque me encantó.
      Efectivamente, cada libro tiene su momento.
      Gracias, Conxita, por tu comentario (¿tu antivirus se ha rendido al poder de las masas y ha dejado de ser singular?, jajaja)
      Un besote.

      Eliminar
    2. ¿Sabes...que yo aún no he conseguido releer Cien años de Soledad? Mi experiencia fue similar a la tuya en el cole y como tu, un martirio y no consigo darle una oportunidad de nuevo, espero poder hacerlo, pero hasta la fecha no lo he conseguido.
      Y síiii mi antivirus, por fín y no sé como, se ha rendido, no abre la boca jajajaja.

      Feliz fin de semana

      Eliminar
    3. Mi hija leyó a Márquez por primera vez en el bachillerato con "Crónica de una muerte anunciada" y le gustó tanto que pensó leer "Cien años de soledad", ante mi experiencia le aconsejé que esperara unos cuantos años para leer esa novela. Creo que hay que tener cierta edad para valorar todo lo que encierra esa obra.
      Anímate.

      Eliminar
  12. Hola!!!!! Estoy de acuerdo, a mí el libro me gustó pero me da miedo releerlo, yo lo leí después de ver la peli, creo que en el 99 o 2000 como mucho, y no es lo mismo tener 25 o 26 años que mis 41, uffffff.
    Los libros tienen su momento, me ha pasado también con libros que no me gustaron y luego, con los años sí que me han gustado. Y a algunos quiero darles una segunda oportunidad por eso, especialmente a algún clásico importante como La Regenta, que se me atravesó más de una vez y quizás solo fue cosa de la edad.. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te gustó la primera vez y ante mi experiencia yo te aconsejaría que lo dejaras así, como decía mi abuelo 'mejor no meneallo'.
      Acabo de poner el ejemplo de "Cien años de soledad" como un libro que al principio no me gustó y con el paso de los años sí. Ya ves que esas cosas nos pasan a muchos.
      Clásicos como La regenta no creo que te decepcionen nunca; es lo que ya comentábamos anteriormente, hay obras tan buenas que nunca defraudan.
      Un besote, Marigem

      Eliminar
  13. Kirke, gracias por la sinceridad en la reseña. NO he leìdo ni el libro ni visto la pelìcula. A mi tambièn me ha pasado eso que comentas, pero soy de la mentalidad que el gusto se refina o las circunstancias que vivimos en nuestra vida real nos acondicionan para apreciar determinado libro en determinado momento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahh.. hace tiempo te querìa preguntar, ¿què significa Al alimòn? Primero me pareciò haber leìdo Al limòn, pero sigo sin entender.

      Eliminar
    2. Alalimón significa 'conjuntamente'. En tauromaquia se emplea cuando dos toreros lidian con el mismo capote un toro aunque también tiene ese nombre un juego infantil.
      He ido al diccionario de la RAE a buscar la definición exacta y me he encontrado con que ¡lo estoy escribiendo mal¡ Resulta que se escribe todo junto. Me pongo a rectificar ahora mismo.

      Eliminar
  14. Muy buena y sincera reseña, como deben ser las reseñas. El propósito es guiar al lector. Lei el libro hace bastante, como tú, guardo cierto recelo frente a los bestseller. Sin embargo en ese momento, el libro me agradó, con el sabor agridulce de esa realidad miserable. Pero no lo leería nuevamente. En estos momentos hay mucha literatura que solo permanecen un tiempo pero no trascienden. Los buenos libros son los que cada vez que los lees te revelan algo nuevo y maravilloso, por la estructura, el lenguaje, la visión del ser humano, en fin... De nuevo gracias y felicitaciones esta forma de abordar la literatura "al alimon" me gusta. Cariños

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viendo lo que os ha pasado a vosotros, es decir, un éxito editorial que gustó en ese momento pero que ahora o no apetece volver a leerlo o, como es mi caso, defrauda, quizás habría que reflexionar hasta qué punto la expansión de un libro nos predispone a valorarlo positivamente (aunque algunos, como tú y yo no seamos amigas de bestseller). No sé, creo que esto lo podría analizar mejor un psicólogo o un sociólogo.
      Un beso, mariaÉ

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores