27 de febrero de 2016

La multitud errante


   Siete por Tres y Matilde Lina huyen con los supervivientes de su pueblo, arrasado por la facción contraria de una guerra ya muy larga, de una guerra violenta, como todas las guerras. Huyen del ataque y la devastación, y en esa huida atacan y devastan a su vez. En su deambular arrasan otros pueblos que también deben huir. 



La guerra a todo envuelve, es un aire sucio que se cuela en toda nariz, y aunque no lo quiera, el que huye de ella se convierte a su vez en difusor

   En ese deambular Siete por Tres pierde a Matilde Lina. La busca por todo el país, pregunta por ella en todos los pueblos, en todas las ciudades, recorre con alma de peregrino cada rincón indagando, sin perder la esperanza de encontrarla algún día. 

   Han pasado muchos años desde que se separaron pero Siete por Tres no ceja en su empeño, debe encontrar a Matilde. A Siete por Tres  “le duele el aire, la sangre quema sus venas y su cama es de alfileres, porque perdió a la mujer que ama en alguna de las vueltas del camino y no hay mapa que le diga dónde hallarla”.

   Llega a un albergue donde van a parar otros caminantes errantes como él y allí hay una mujer que le acoge, que le escucha, que le entiende y que le ayuda. Ella se siente atraída por el caminante que busca sin encontrar y al mismo tiempo se siente fascinada por el papel que el destino le ha deparado: “Es extraño y seductor esto de servir de puerto cuando uno se sabe embarcación”.

   Este es el argumento de esta novela; más que novela es un relato corto –algo más de 100 páginas- y que la crítica califica de reportaje alucinado. Laura Restrepo es una escritora y periodista colombiana, famosa por su implicación en política y por preocuparse por la violencia en su país y el abuso de poder sobre los más débiles.

   Con un lenguaje poético Restrepo nos habla de la eterna búsqueda, nos habla de los caminantes en permanente movimiento para encontrar lo que perdieron. 

   En esa búsqueda se esconde el sentimiento de culpa que siempre arrastra el superviviente. Porque “la Muerte tiene una hermana, más taimada y perseverante, que se llama Agonía”. La culpa acompaña al que sobrevive y le hace preguntarse constantemente si no pudo hacer algo más por los que se quedaron en el camino. 

Kirke 




18 comentarios:

  1. Hola, guapa.
    Yo soy mas de novelas calibre XXL, vamos que los relatos me parecen un aperitivo, de ahí que lea pocos.
    Ciao, cara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este relato está tan bien escrito que merece la pena dedicarle un par de horas (no se necesita mucho más tiempo para leerlo).
      Yo tampoco soy muy aficionada a los relatos cortos pero algunos, como este caso, me hacen cambiar de opinión.
      Ciao ;)

      Eliminar
  2. Parece un libro un tanto nostálgico, como vuelto hacia dentro del protagonista más que centrado en la acción que se desarrolla fuera de él, seguramente estupendo para reflexionar y para disfrutar de una prosa que tiene mucho de poético. No lo leería buscando divertimento sin más, pero seguro que resulta interesante.

    Muchas gracias por esta nueva sugerencia, Kirke. ¡¡Una reseña genial!!

    Besos y feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es poesía en prosa, no sé si esta expresión está bien hecha, pero así lo sentí yo. La guerra y todo lo que conlleva está de fondo pero en realidad es un canto poético; por un lado el protagonista que busca a su amada y por otro la mujer que le acoge y que siente que esa búsqueda le impide acercarse a él.
      No sé explicarme mejor, pero esta no es una novela, es un cúmulo de sentimientos vertidos con una prosa (¿prosa?) preciosa.
      Buen fin de semana, Julia, un beso

      Eliminar
  3. Interesante reseña Kirke,
    Me parece durísimo ese sentimiento de culpa que queda en el que sobrevive y que tantas veces se da en el ser humano, que acaba hipotecando esas vidas que en principio se salvaron. Muy triste.
    Me parece muy reflexivo ese comentario al inicio sobre la guerra que todo lo envuelve, que acaba afectando y todos al final participan en que se difunda...es evidente que lo ensucia todo y que no deja a nadie indiferente, todos y todo queda afectado.
    Duro y muy triste.
    Un beso y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La búsqueda del protagonista esconde un acto de contrición por la culpa de saberse vivo.
      La forma de escribir de esta autora es realmente bonita y aunque hay un velo de tristeza al mismo tiempo hay esperanza.
      Como le comento a Julia, no sé expresarlo mejor. Es muy difícil, al menos para mí, plasmar el mensaje que transmite el relato. Como es muy corto te aconsejo, os aconsejo, que os lo leáis; merece la pena.
      Buen fin de semana, Conxita.

      Eliminar
  4. Me gusta mucho Laura Restrepo. La conocí con "Delirio" que ganó el Premio Alfaguara en 2004. Luego he leído "Leopardo al sol" y "Hot sur" y me han gustado mucho. Este que cuentas tiene muy buena pinta y la reseña que le haces es genial. Lo buscaré. A ver si me acabo por aficionar a las novelas cortas como ya me estoy aficionando a los relatos cortísimos por mor de nuestros amigos escritores.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya le comenté a Marisa que no soy aficionada a los relatos o novelas cortas porque, generalmente, me dejan la sensación de querer saber más, me saben a poco y no me da tiempo a implicarme en la historia.
      Pero con este relato no ha sido así. La forma de escribir en sí misma ya es una delicia; cada frase, cada párrafo encierra belleza.
      Estaba pensando en leer "Delirio", después de lo que cuentas ya lo tengo más que decidido. Gracias.
      Un beso y pasa un feliz fin de semana, Rosa.

      Eliminar
  5. Llevas buen ritmo lector, qué envidia. En mi caso, prefieron la novela corta a los mamotretos (dicho esto sin afán despectivo): cuestión de tiempo y como he leído hoy en una entrevista a Gonçalo Tavares, ¿por qué escribir en veinte líneas lo que se puede contar en diez? El tema promete y además de primer mano, me gusta esa última frase que has extraído de la novela. El superviviente es otro tipo de víctima.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela te la ventilas en poco más de dos horas porque es muy breve.
      Estoy de acuerdo con Tavares, pero yo añadiría una expresión muy castiza "ni tanto ni tan calvo".
      Aunque no soy aficionada a los relatos muy cortos, por las razones que le exponía a Rosa, tampoco soy partidaria de los textos excesivamente largos, los mamotretos (yo los llamo tochos), ya que soy de la opinión que muy pocas historias necesitan tanta página para ser contadas, salvo honrosas excepciones.
      Ese sentimiento de culpa del que se salva es algo que siempre me ha llamado la atención y en esta obra se expresa muy bien.
      Un beso, Gerardo.

      Eliminar
  6. Un libro que por corto, y dejar un mensaje acogido en nuestras mentes merezca la pena ser leído.
    Las guerras en toda su crudeza, matices y sabores, siempre deja rastros no solo de sangre, también los sentimientos de odio y venganza, de derrota y angustia.
    Lo malo de las guerras es que no se olvidan; pero si se hace con las secuelas del sufrimiento que termina diluyéndose en la memoria de dirigentes y el común de los mortales y esto, tiende a hacerlas repetirse a lo largo de la historia el hombre.
    Un beso amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este libro además muestra toda la crudeza de la guerra desde la perspectiva de los desplazados, los que tienen que huir porque sus hogares han sido destruidos y buscan un lugar donde vivir en paz.... ¿te suena?
      Y todo contado de una forma preciosa, a pesar del dolor de la pérdida y todo lo demás.
      Un besote, Francisco.

      Eliminar
  7. Hola! No conocía el libro pero la verdad es me ha atraído mucho así que en mi larga lista de pendientes queda apuntado. Gracias pro la reseña!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes, Beatriz, a pedir más vidas de repuesto para poder leer todo lo que deseamos.
      Un beso.

      Eliminar
  8. Una reseña genial, Kirke. Yo "conocí" a Laura Restrepo por recomendación de una profesora de escritura creativa a la que le fascina, pero no he leído este libro. Me lo apunto también :)
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Después de esta experiencia pienso seguir en contacto con esta escritora leyendo sus otras obras. Tiene una forma de escribir francamente buena.
      Un besote, Chari, y feliz domingo.

      Eliminar
  9. Este libro lo leì hace poco y me gustò mucho. NO es un libro popular, pero si que me recordò por su estilo, a Cien años de soledad. Yo me confieso fan de los escritores y escritoras colombianos y què chèvere que lo hayas podido leer. Yo tambièn le hice reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me animé a leer esta novela por tu reseña, Arethusa.
      Como suelo hacer cuando otras reseñas me incitan a leer un libro, no releí tu reseña hasta que tuve hecha la mía y comprobé que hemos elegido la misma frase para describir la parte en que habla de la guerra. Se ve que a las dos nos llamó la atención.
      Gracias por descubrirme a Laura Restrepo.

      Eliminar

Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores