29 de enero de 2015

Contra la fuerza del viento

    Aquí tenemos la continuación de Tu nombre después de la lluvia. Aunque opino que (casi) nunca segundas partes fueron buenas he de reconocer que esta novela es una honrosa excepción. Si la primera me gustó esta me ha encantado.

 El equipo del periódico Dreaming Spires se ve inmerso en una nueva investigación. Nos reencontramos con el sensato profesor Quills, el alocado Lionel, el taciturno Oliver y la misteriosa señorita Stirling. En este caso la acción discurre en Nueva Orleans. Si en el primer libro se describía magistralmente el ambiente mágico que rodea a las leyendas irlandesas ahora le toca el turno al vudú y los rituales africanos de los antiguos esclavos de las plantaciones.

   Un barco que se hundió misteriosamente en el Missisippi durante la Guerra Civil americana arrastra una maldición.  Asistimos a las historias que se esconden en las vidas de la desafortunada tripulación: amores imposibles pero también eternos, personajes entrañables y complejos; leyendas que se cuentan en las noches de tormenta. Es decir, todo lo necesario para que la historia sea muy atrayente.
  En algunos momentos la trama se vuelve demasiado rocambolesca (el desenlace de la vida personal de uno de los protagonistas es propio de un folletín) y esto hace que el hilo argumental parezca débil pero está contado de una manera tan interesante que se puede perdonar. El suspense y la tensión que se percibe en todo el relato consiguieron que leyera hasta horas intempestivas cuando la razón me demandaba un rato de descanso. Los diálogos están muy bien elaborados haciendo que el ritmo no decaiga en ningún instante. Si a todo esto le añadimos un final impactante el resultado es más que aceptable.

    Espero con impaciencia las nuevas aventuras de este equipo tan peculiar porque supongo que la saga continuará, al menos confío que sea así. Desde luego el suspense está servido.

Kirke  


22 de enero de 2015

El lazo púrpura de Jerusalén

   Brian de Lasterra, un caballero navarro viaja a Tierra Santa como cruzado para expiar una afrenta a la Iglesia y así poder entregar un objeto de un antepasado a su auténtico dueño. Este es el inicio de una serie de aventuras que correrá el caballero y que sirve para exponer de manera perfecta el estatus social y político que se vive en Ultramar.

   Se nos describe con minuciosidad todos los escenarios que presenciaron las luchas de las cruzadas: Ascalón, Bizancio-con la pompa y los fastos de la corte-, El Cairo, Trípoli y por supuesto Jerusalén. También aparecen los personajes históricos ligados a esta época: Raimundo de Trípoli, Balduino -el rey leproso-, el gran maestre del Temple, el Viejo de la Montaña y su secta de asesinos, Saladino, etc, etc. Todos estos personajes que son un referente en cualquier historia que se desarrolle en las cruzadas no por conocidos dejan de ser fascinantes. También se nos cuenta la historia de la orden del Monte Gaudio, una pequeña aportación de caballeros hispanos a la defensa de Jerusalén.

   Además de las aventuras de Brian de Lasterra se relatan las andanzas de Urso de Marsac, un caballero templario y de Zahir, un guerrero druso sujeto a una vil extorsión. Al principio las historias parecen independientes y esto hizo que no me situara muy bien en la trama general pero el destino hace que estos tres personajes se unan en una única misión donde pondrán a prueba su lealtad y sus convicciones.

   La novela tiene todos los ingredientes que se espera de un argumento así; aventura, acción, Historia, algo de romance. La evocación de una época histórica que, a mi modo de ver, explota demasiado el lado idealista pero que igualmente pone de manifiesto la parte más oscura en la que la ambición y el ansia de poder también tuvieron lugar.

   Entretenida, algo extensa y con un final épico y entrañable. Una historia muy bonita.

Kirke  



13 de enero de 2015

El color de los sueños

   "Josie es una chica que vive en el peor barrio de Nueva Orleans, el Barrio Francés, su madre ejerce la prostitución y su mayor sueño es salir de allí y poder ir a la universidad." 

   Este es el resumen de la sinopsis y también puede decirse que es el resumen del argumento porque no hay mucho más que contar.

    Lo único que destacaría sería la lacra que arrastra la protagonista por el comportamiento tan egoísta de su madre que nunca la quiso y siempre se aprovechó de su hija. Un lastre que la tiene marcada y que se refleja en la personalidad de Josie continuamente.

    Una historia bastante simple, desde luego sin nada de acción y contada de una manera sensiblera.  El final es digno de una película Disney.

    No sé de qué color serán los sueños de Josie, pero si tuviera que describir 'el sabor' yo diría que son dulces, muy dulces, almibarados más bien. Demasiado empalagoso.

Kirke  



8 de enero de 2015

El espejo negro

    En la antesala de la Segunda Guerra Mundial, Jerónimo, un pintor español, recibe el encargo de hacer una copia de un cuadro de El Bosco, Jonás y la ballena. Este es el punto de partida de una historia que se desarrolla en dos épocas, la que se refiere a la copia del cuadro y otra en la que un experto en arte conoce a Jerónimo cuando ya es anciano. Además de contarnos las vicisitudes del cuadro en cuestión también asistimos a las de los dos protagonistas, el pintor y el experto en arte; asimismo se añaden pinceladas de la vida del pintor original del cuadro: El Bosco.

   Así, de antemano, el argumento parecía interesante, sobretodo lo relacionado con la vida del pintor holandés pero el caso es que la amalgama de las tres historias ha sido decepcionante. No me he enganchado en ningún momento y en general me he aburrido bastante.

   Desde luego la novela está muy bien documentada y explica muy bien todo lo relacionado con el mundo del arte y sus artificios pero al tocar tantos temas (los campos de concentración nazis, la guerra civil española, las epidemias en el siglo XV, etc) el argumento se dispersa y una tiene la sensación de que se habla de muchas cosas pero en realidad de ninguna.

Kirke  


1 de enero de 2015

Ofrenda a la tormenta

   Tercera entrega (¿y última?) de la Trilogía de Baztán. Seguimos con las pesquisas de la inspectora Salazar intentando resolver los flecos que quedaron pendientes en el segundo libro (y también en el primero).

   Como ya me pasó en Legado en los huesos la parte que concierne a la vida sentimental de la inspectora me ha resultado pesada, incluso cargante por la insistencia con algunos aspectos (el trauma que arrastra por el comportamiento de su madre cuando era pequeña ha sido cansino por lo repetitivo).

   Respecto a la parte estrictamente policial me ha gustado bastante aunque también empezó a hartarme la recurrencia a situaciones que ya se expusieron sobradamente en los otros dos libros. Es decir, más de lo mismo y es que no se puede abusar tanto de algunas fórmulas por muy seguras que se tengan en la aceptación del lector. Además deduje quién era 'el malo' desde casi el principio de la lectura lo que quiere decir que era muy evidente porque yo soy muy torpe para averiguar antes de tiempo quién es el sujeto que busca la policía en una novela de suspense.

   Cuando leo trilogías, y más si tienen éxito antes de estar terminadas, siempre me pregunto si habrá una cuarta entrega, quinta, sexta o más. Me molesta bastante que se quiera 'estirar' el filón de un éxito. No sé si en este caso habrá más libros pero, a mi modo de ver, el final no es redondo y me parece que la puerta está abierta a posibles continuaciones. Si es así me parece fatal, pienso que una buena historia se caracteriza porque en algún momento se acaba definitivamente.



Hada verde:Cursores
Hada verde:Cursores